Consultar ensayos de calidad


La arquitectura neoproductivista



Además es estas propuestas radicales, desde finales de los 50 se realizan en los países desarrollados edificios que desde la alta tecnología han aportado grandes innovaciones.

Gran Bretaña.
Aquí se ha desarrollado una sólida corriente de arquitectura high – tech, influida por las fantasías de Archigram, aunque basada en el rigor y el pragmatismo.

El equipo de Norman Foster (1967) es el más emblemático de esta arquitectura. Ha buscado el rigor de las realizaciones prácticas, la versatilidad de las muy diversas especializaciones técnicas y la elegancia del diseño industrializado.

Se trata inicialmente de una arquitectura tecnológica, tremendamente impositiva e interesante, respecto a medio, continuando laprepotencia del Movimiento Moderno.

Edificio de Oficinas para Willis Faber y Dumas. Si se adapta al medio urbano, en cambio el proyecto regional para Abujero en la Isla de la Gomera, se basaba en proponer un cambio de clima en la zona del proyecto. Se prefiere cambiar el ambiente en lugar de interpretarlo y revalorizarlo. Caso de la Ford Fundation en Nueva York de Roche y Dinkeloo.



También James Stirling en sus primeras obras, como el Edificio de la Facultad de Ingeniería de Leicester (1959-1963) empieza a desarrollar una arquitectura tecnológica e influida por Le Corbusier.

Una obra representativa y de mayor calidad fue el conjunto residencial Brunswick Centre en Bloomsbury, en Londres (1968-1972) proyectado por Patrick Hodgkinson, que mediante estructuras de hormigón armado adopta una forma escalonada con viviendas orientadas hacia un espacio interior común.

Norteamérica.
País que más ha desarrollado una arquitectura productivista que aproveche al máximo las posibilidades plásticas y materiales de la tecnología.

Rascacielos y edificios terciarios son los bancos de prueba de una arquitectura cada vez más transparente, hermética, climatizada, ligera, resistente,

Ford Fundation en Nueva York (1963-1968). Kevin Roche y John Dinkeloo. Total énfasis en la experiencia del control visual y ambiental (idea de Panóptico). Propone la tipología de L alrededor de un patio de gran altura, que es tratado como una plaza cubierta o invernadero que sirve de transición entre la calle y las oficinas. Aprovechando el efecto invernadero Roche, consigue un espacio cuyo clima es constante y moderado. Elcerramiento interior de vidrio alcanza la tercera dimensión, un paisaje interior aislado climatológicamente, ambiental y acústicamente del exterior.


A lo largo de los 70, Roche y Dinkeloo desarrollaron una serie de hitos dentro de la arquitectura de oficinas basadas en el alarde tecnológico y en la experimentación de formas volumétricas puras.




College Life Insurance Co. en Indianápolis (1973). Repetición de nueve torres idénticas de las sólo se construyeron tres. Con forma levemente apiramidadas, con dos muros ciegos y gruesos y dos muros – cortina inclinados. Geometrías simples sobre una plataforma enfatizada por un estanque. Aquí se lleva la poética de los rascacielos a un resultado expresivo y épico que sintoniza con el minimal art norteamericano.

Edificio para la Deere and Company en Illinois (1975-1976). Rascacielos horizontal articulado entorno a un jardín cubierto.

Rascacielos para el Hotel Plaza, Oficinas de Naciones Unidas en Nueva York (1973-1976).

Alemania.
Conjunto Olímpico de Munich (para los JJOO de 1972) por Behmisch Partner y Frei Otto.

España.
En Cataluña se desarrolla una fuere polémica entre la postura defendida por Oriol Bohigas de un desarrollo de tecnologías artesanales adecuadas a un medio modesto y los planteamientos pragmáticos desarrollados por Enric Tous y J. M. Fargas en edificios de oficinas de tecnología avanzada.

A la larga se realizan curiosos híbridos como Walden 7 por Ricardo Bofill.
En Madrid, Alejandro de la Sota, sabrá desarrollar una arquitectura de gran simplicidad, en la que se unan gestos tecnológicos con la reinterpretación de espacios yelementos de la arquitectura popular, anónima e industrial, como el Gimnasio del Colegio de Ntra. Sra. De las Maravillas en Madrid (1962).

Latinoamérica.
A lo largo de 1950 y 1960 se implantará una arquitectura llamada “del desarrollo”.

Banco de Londres y América del Sur en Buenos Aires. Se desarrolla una espectacular estructura de hormigón armado en el tejido histórico.

Otro cambio: el expresionismo tecnológico y experimental promovido por el uso de los materiales (el hormigón armado en Félix Candela o el ladrillo en Eladio Dieste). Aquí predomina la poética de los materiales perviviendo patrones y métodos artesanales.


LA FORTUNA TECNOLÓGICA DE LOS 70.

Dos obras de los 70 son resultado de los planteamientos más radicales.

Torre Nagakin cápsula en Tokio (1971-1972) de Kisho Kurokawa.
Aplicación de la idea de ciudad en el espacio y de la lógica de la agregación de células prefabricadas presentes en las fantasías de Archigram y Metabolism. Mediante una serie de astucias de diseño, consigue obtener el mínimo repertorio formal, la máxima impresión de avance tecnológico y ciudad enchufable e intercambiable.

Dos torres de accesos verticales permiten un amplio margen de juego formal. Dos tipos de células prefabricadas basadas en una misma idea espacial con acceso lateral o axial, posibilitan combinaciones volumétricas. Dichas células son levantadas por guías y soldadas a la estructura. Cada célula posee una sola ventana circular, en su interior todo está mecanizado y unificado en un mismo espacio, excepto el baño.

Kurokawa realizará posteriormente la Sony Tower en Osaka.Centro Georges Pompidou en París (1972-1977).
La más brillante y popular consecuencia de esta eclosión de la arquitectura de alta tecnología. Propuesta de un nuevo tipo de edificio urbano, un gran contenedor homogéneo capaz de alojar todo tipo de funciones en sus diferentes plantas libre, salas de exposición temporales, el Museo de Arte Contemporáneo, el Centro de Creación Industrial, Biblioteca, bares,

El proyecto ganador (Richard Rogers y Kenzo Piano), planteaba de manera radical la idea de una megaestructura a la que se iban añadiendo diversos módulos transparentes. Esta primera idea fue posteriormente perfeccionada, otorgándole al edificio una lección de diseño: darle a la escalera mecánica de la fachada principal el papel de gesto y elemento protagonista.

La opción de diseño básica del edificio consiste en un doble recurso, por una parte plantear una planta totalmente libre y por otra, trasladar a la fachada todos aquellos elementos técnicos que entorpecen siempre la flexibilidad y libertad total de la planta, que ahora se convierten en elementos de lenguaje y expresión. Dos recursos relacionados y una voluntad de expresar en la periferia toda obstrucción interior.
Tipológica y estilísticamente el edificio hace referencia a la arquitectura industrial.

El edificio lleva hasta sus últimas consecuencias los planteamientos formales de la arquitectura del New Brutalism, la tendencia a mostrar todos los materiales de la estructura y a enfatizar las instalaciones dejadas vistas.



Este recurso de trasladar los elementos estructurales y técnicos al exterior del edificio tiene similitudes conla catedral gótica, con su expresiva estructura de contrafuertes, arbotantes, torres,

El Centro Pompidou se ha convertido en el símbolo del París contemporáneo.


LAS MEGAESTRUCTURAS Y LA CRISIS DEL OPTIMISMO TECNOLÓGICO.

Preocupación por la dimensión urbana y la búsqueda de edificios que actúen a esta escala gigante. Otro planteamiento de base es la multifuncionalidad de los edificios, tendencia que empieza a apuntarse en los años 70.

Las nuevas estructuras de hormigón y acero permiten construir complejos que alojen gran cantidad de funciones, que manifiesten su posibilidad de crecer. Podrán ser centros de diversión, cívicos, de consumo y servicio, Sus más importantes condiciones son el tamaño colosal, la posibilidad de crecimiento e intercambiabilidad, la multiplicidad de funciones y un cierto carácter lúdico y futurista.

Centro Cívico de Cumbernauld.

Según Banham, la decadencia de esta tipología a lo largo de los 70 es otro síntoma de la crisis formal de la arquitectura moderna. A finales de los 70 se evidencia cierto agotamiento del optimismo tecnológico. El Hábitat de Montreal o el Barrio Thamesmead en Londres, que en su momento causaron gran impacto no van a tener continuidad por su alto coste.

Así, el rascacielos, el símbolo más espectacular de la arquitectura moderna, empieza a ser claramente criticado por las distorsiones que introduce en su entorno histórico, urbano y paisajístico.




LA RELACIÓN ENTRE AVANCE TECNOLÓGICO Y FORMA ARQUITECTÓNICA.

Además de los condicionantes urbanos, la intervención de los promotores, las exigencias funcionales de losusuarios, la capacidad proyectual de los arquitectos, el repertorio tipológico de la disciplina, etc., otro factor esencial que influye en la evolución de la arquitectura son las disponibilidades tecnológicas.

Este es un hecho manifiesto a lo largo de la historia de la arquitectura del siglo XX, la obra de Le Corbusier no se hubiera podido desarrollar sin los logros técnicos, pero el mismo Le Corbusier evolucionó. Ello le permitió que su arquitectura de formas cúbicas y brutalistas, combinada con cubiertas abovedadas, se extenderá en países como Brasil, Japón, India o Marruecos.

También, sin las nuevas estructuras de pórticos de acero y fachadas de cristal, Mies no hubiera podido desarrollar su pulcra y perfeccionista arquitectura de pabellones y rascacielos.

L. Kahn, en cambio, tuvo que retornara la solidez y simplicidad de la fábrica tradicional de ladrillo para extender su obra por países subdesarrollados como la India, Pakistán o Bangla Desh durante los años 60 y 70.

Este manifiesto y trascendental papel que desempeñan las disponibilidades tecnológicas es cada vez más presente. La sensibilidad actual, a partir de los 60, viene definida por la fuerte incidencia que los nuevos instrumentos tecnológicos, están teniendo en la radical transformación del saber. Y las formas de la arquitectura están condicionadas por el uso que se hace de estas posibilidades casi infinitas.

Ello puede llevar a dos extremos opuestos:
- Un uso indiscriminado de todas estas disponibilidades tecnológicas.
- La búsqueda de un sentido común perdido que estuvo presente en las tecnologías más tradicionales y asumidas.IX. ARQUITECTURA Y ANTROPOLOGÍA.

A lo largo de los 60 y 70, se produce un fenómeno nuevo en el mundo de la arquitectura. Se empieza a aceptar a fondo las consecuencias del relativismo cultural y antropológico, entendiendo que no todas las sociedades pueden ser medidas según los mismo patrones culturales, asumiendo que la cultura occidental no es superior a las demás, aceptando la pluralidad y diversidad.

En el campo del urbanismo, de la arquitectura y del diseño, a lo largo de los años 70, se empiezan a buscar soluciones a los vigentes criterios culturales, económicos, tecnológicos, soluciones más experimentales, atrevidas y adecuadas a cada contexto social, que no imponga modelos sino que se aprenda de cada lugar.

Se está expresando uno de los resultados de la tendencia al humanismo y del interés por el individuo común. Lévi – Strauss: sus trabajos constituyen una defensa de la diversidad de lógicas culturales.

La crítica radical de los 50 y 60 es otro de los motores de esta voluntad de transformación que coincide con movimientos ecologistas y que ponen en duda el modelo capitalista de desarrollo. En los 50 se empieza a plantear una arquitectura del “hágalo usted mismo”.

Parte de estos movimientos culminan en 1957 con la creación de la Internacional Situacionista, de gran influencia en los 60 y antecedente de los movimientos sociales del 68. Defenderán una arquitectura sin arquitectos, proponiendo la creación de un ambiente urbano como obra de arte colectiva, síntesis creativa de todas las actividades humanas.

El Informe del Club de Roma, elaborado por economistas e industriales(1970-1972) pone de manifiesto el previsible agotamiento de los recursos naturales, si continuaban las pautas de crecimiento, consumo y despilfarro.

Schumacher desarrolla en su libro planteamientos para alcanzar una sociedad y una tecnología en la medida del hombre. Esto está relacionado con evidentes influencias del pensamiento oriental, el pacifismo y el ecologismo, con una clara defensa de un sistema socialista.

En el campo de la arquitectura esta concepción es heredera del auge de las ciencias del hombre y es resultado de inclinaciones iniciadas ya por la tercera generación, Van Eyck, Utzon, Coderch, Barragán, especialmente por su humanismo, su estudio de las culturas primitivas y su admiración por la arquitectura vernacular.

La exposición y catálogo “Arquitectura sin arquitectos” (1964) de B. Rudofsky demuestra con sus fotografías que la arquitectura de los arquitectos es incapaz de producir la belleza, sentido común, adecuación y capacidad de permanencia de las arquitecturas populares de diversas culturas.

Philippe Boudom reinterpreta por primera vez las transformaciones que los usuarios hicieron sobre los edificios proyectados por Le Corbusier como un fenómeno positivo y vital.



NUEVA ALIANZA ENTRE DISEÑO Y CULTURA MATERIAL.

Este movimiento de los 70 alcanzará ámbitos mucho más amplios que la arquitectura, desde el planteamiento de un diseño participativo, con tecnologías adaptables a los países pobres, hasta un urbanismo de participación, con intervención de los colectivos que se autoconstruyen sus viviendas marginales.

Esta nueva tendencia del urbanismo, la arquitectura y eldiseño, teniendo sus raíces en el mundo occidental (Europa y Norteamérica) tomará sus referencias de aquellos contextos aún no transformados totalmente por la industrialización y el consumo. Los países latinoamericanos y otras culturas con vías de desarrollo serán tomados como antecedente por su capacidad de intervención activa en la configuración de sus propios espacios.

En estos años aparecen propuestas de viviendas participativas planteadas por técnicos europeos y norteamericanos para ser aplicados en culturas con medios singulares. Se trata de acercar el mundo de los artistas y técnicos al mundo del usuario, de la vida cotidiana.

Las experiencias de teóricos y diseñadores (E. Mari, Branzi, T. Maldonado) intentan romper con la tradición del diseño industrial moderno; pensar unos objetos para un montaje fácil, realizados con materiales naturales y dirigidos a las culturas locales.

Esta crítica al diseño de matriz racionalista se expresa también en la experiencia del diseño radical europeo de los 60 y en grupos como Archizoom, Superstudio y el grupo UFO.

Estas experiencias de diseño radical surgen especialmente en Italia y Centroeuropa y parten de unas premisas comunes:
- Negación del exclusivismo del arquitecto y diseñador como técnico.
- Renuncia a la producción e imposición de modelos de comportamiento.
- Invocación a las capacidades creativas del usuario, etc.





Política de privacidad