Consultar ensayos de calidad


Alejandro VI - biografía, origenes



Biografía
Origenes
La estirpe de los Borja o Borgia tiene su origen en el Reino de Valencia; el progenitor de la familia Borja, fue Don Diego Atares, nieto del rey Don Ramiro I, Dueño y Señor de la Villa de Borja.La familia participó de la Conquista de Valencia, entre 1229 y 1245, asentandose allí desde entonces,los Borjas se desempeñarían en las tres aristas de la vida noble durante la edad media, el mundo militar, la política y el clero.
Primeros años y carrera eclesiastica
Rodrigo Llançol i Borja, fue hijo de Jofré Gil Llançol i Escrivà y de Isabel de Borja, hermana del Obispo de Valencia Alfonso de Borja, futuro papa Calixto III.
El joven Rodrigo inicio sus estudios en Valencia y los culmino en la Universidad de Bolonia.


Calixto III duró solo tres años, este tiempo fue mas que suficiente para que un joven Rodrigo fuese ordenado y consagrado en 1456 Cardenal diacono de la San Nicola in Carcere y luego en 1458 obtiene el título de Cardenal diacono de Santa María en Vía Lata, es nombrado Vicecanciller de Roma en 1457 y luego en 1458 es designado Obispo de Valencia.
Los Cuatro Papados
Su desempeño como Vice-Canciller de Roma, fue el punto de mayor reconocimiento; Borgia se desempeño brillantemente al frente de tal oficio, Su temprana carrera le permitiría disponer de la posición y las herramientas para asegurarse una sólida posición dentro del Clero.
Pio II
Para el año de 1458, con el fallecimiento del Papa Calixto III, se convoca a Cónclave, y Rodrigo Borgia participa de él, resultando electo el Cardenal Eneas Silvio Piccolomini, quien asume el papado con el nombre de Pío II.Rodrigo no sólo mantuvo su puesto como Vicecanciller de Roma, sino que en 1463alcanzaría el maximo rango cardenalicio, cuando dicho Papa lo eleva a la posición de Cardenal Protodiacono.


Paulo II
En el año de 1464, el Papa Pío II fallece y el Cónclave es convocado resultando electo el Cardenal presbítero de San Marcos, Pietro Barbo, quien asume la suma investidura bajo el nombre de Paulo II.
Durante su papado, Borgia conseguira ser nombrado Obispo de Urgell y Copríncipe de Andorra ambas en 1466
Sixto IV
Paulo II fallece en 1471, Borgia participa del mismo y resulta electo Francesco della Rovere, quien asume el Gran Obispado de Roma, con el nombre deSixto IV.


Durante este pontificado, Borgia sera nombrado Cardenal-Obispo de Albano y Porto-Santa Rufina, en 1471 y 1476 respectivamente, para luego en 1484 alcanzar el título de Decano del Colegio Cardenalicio.

Inocencio VIII
La muerte de Sixto IV, trajo como consecuencia un nuevo cónclave, en el cual saldría electo Inocencio VIII, durante cuyo potificado, Rodrigo Borgia es elevado a la dignidad de Archidiócesis, siendo nombrado Arzobispo de Valencia.

Elección
La muerte el 25 de julio de 1492, del papa reinante Inocencio VIII, dejó el trono de San Pedro vacante y entre los 23 cardenales que constituían el Colegio cardenalicio, Rodrigo Borgia, de Valencia era los que podían considerarse merecedores de ese privilegio,aunque, al no ser italiano, las posibilidades de Rodrigo Borgia eran escasas. Para obtener el pontificado, alguno de los candidatos debía obtenerel voto de dos tercios del colegio de cardenales, siendo estos 23, el nuevo papa debía contar con al menos 16 votos.
Rodrigo Borgia resulta ganador del pontificado, asegurado por su propio voto, siendo proclamado papa en la mañana del 11 de agosto de 1492, bajo el nombre de Alejandro VI. Numerosos autores han expresado cuan probable resultaría que, en efecto, varios cardenales hubiesen sido sobornados o hubiesen recibido pagos por sus votos.
Papado, el Ascenso de los Borgia
El ascenso de un papa español generó cierto desdén y puso a la familia Borgia, en la mira de muchos enemigos poderosos. El nuevo papa, consciente de la grave criminalidad en que Roma se había venido sumiendo, procedió a actuar: en cuestión de meses, ordenó investigaciones, mandando castigar severamente a los delincuentes, para que sirviese su castigo como ejemplo, siendo cada criminal enjuiciado públicamente y sus propiedades destruidas. Con el fin de reorganizar administrativamente la ciudad de Roma, divide a la misma en cuatro distritos, ademas reservó los martes para dar audiencia a cualquier súbdito que quisiera expresarle sus quejas.
Alejandro VI, también tomó cartas en el asunto de la expulsión de los judíos de España, por medio del Edicto de Granada, emitido el 31 de marzo de 1492, con elcual entre 50.000 a 200.000 judíos fueron expulsados de todos los territorios dominados por el Imperio Español; Alejandro VI permitió el asentamiento de múltiples familias judías en Roma, a cambio de que estas pagasen anualmente un impuesto especial por su permanencia. De esta manera, el Vaticano pasó a percibir una gran cantidad de ganancias adicionales.
Con el objetivo de fortalecer la posición de la familia, Alejandro VI, decidió rapidamente tomar disposiciones. Nombró a su hijo Juan Borgia, Duque de Gandía, Confaloniero de las Fuerzas Pontificias, con el fin de asegurar el dominio militar de Roma. Ademas tomó acciones para prometer a su hija, Lucrezia Borgia, en matrimonio, en un conveniente enlace con Giovanni Sforza, Duque de Passaro, con el cual conseguía aliarse con una de las familias mas poderosas de Italia, los Sforza, asegurando una alianza territorial que permitiría el absoluto control sobre laItalia central.
Otra de sus acciones fue el aumento de tamaño del Colegio cardenalicio, al que se sumarían un total de 13 nuevos cardenales, todos aliados de Borgia y entre los cuales se encontraba su propio hijo, César Borgia, con ello, el total de cardenales se elevaba a 36 personas, con esta maniobra pretendía asegurar su sucesión en el Papado, probablemente aspirando a que César Borgia, algún día, fuese electo por aquel grupo de cardenales leales, como nuevo papa.



Primera guerra de Napoles
El reino de Napoles era fuente de conflictos para el papado y para toda Italia conquistado en 1442 por Alfonso V el Magnanimo, con el beneplacito del papa Eugenio IV había pasado a formar parte de las posesiones de la Corona de Aragón. Cedido en 1458 a Fernando (o Ferrante), hijo ilegítimo de Alfonso V deAragón (y I de Napoles), fue regido por aquél hasta su muerte en enero de 1494. La corona habría de pasar por línea directa a su hijo Alfonso II; no obstante, el rey de Francia Carlos VIII, aprovechando el momento sucesorio, adujo unos lejanísimos derechos al trono napolitano.



El francés irrumpió aclamado en Milan; lo saludaron como salvador en una Florencia abandonada por Piero de Médici y enardecida por el monjeSavonarola; aplastó con facilidad la escasa resistencia que le opuso la ciudad de Luca y alcanzó Roma el último día del año 1494. Carlos VIII había manifestado su intención de deponer a aquel Papa que había accedido al solio Pontificio por simoníacos procedimientos y que tan indignamente se comportaba. Alejandro VI e refugió en el castillo de Sant'Angelo aunque nunca perdió la calma; adoptó ante él frances un talante de cordialidad y hasta de aceptación. El conquistador se dejó a su vez conquistar por las corteses maneras del pontífice y acabó reconociéndole como papa legítimo y expresandole su filial obediencia. El ejército francés prosiguió su marcha hacia Napoles donde entró en febrero de 1495. La ocupación de Napoles por los franceses se realizó sin enfrentamiento bélico.
Entretanto, Alejandro VI había ido urdiendo su juego. Apenas Carlos VIII traspasó los muros de Roma, el pontífice coaligó en su contra a Ferrara, Venecia, Mantua, la misma Milan, mas el imperio deMaximiliano I y la doble corona hispanica (Isabel I de Castilla y Fernando II de Aragón); todo ello, unido a sus propios ejércitos pontificios.Acorralado por todos, Carlos VIII no pudo consolidar sus conquistas y a duras penas logró retornar a Francia.
Mientras que casi toda Italia se unía contra los franceses, Florencia permanecía apartada de la liga. Fanatizados los florentinos por las soflamas visionarias del monje Girolamo Savonarola, habían arrojado a los Médicis de sus dominios y habían creado una república partidaria de Carlos VIII, 'salvador de Italia'; Fue la actitud política de Savonarola, unida a su espíritu reformista, lo que alarmó a Alejandro VI. El desafiante Savonarola fue excomulgado, sentenciado a muerte y quemado vivo en mayo de 1498 en Florencia.
Segunda guerra de Napoles
En Francia, a la muerte de Carlos VIII (1498), le sucedió su primo, el duque de Orleans, Luis XII, quien suscribió con Fernando el Católico el tratado reservado de Granada (1500) por el que ambos se repartían el reino de Napoles; El Papa estuvo de acuerdo. En junio de 1501 depuso al monarca napolitano bajo la acusación de haber urdido un contubernio con los turcos en contra de la cristiandad y permitió que franceses y castellano-aragoneses emprendieran la conquista. Alejandro evitó decantarse por uno u otro bando; la duda quedó despejada cuando en 1503 Fernando de Andrade y Gonzalo Fernandez de Córdoba, el Gran Capitan, derrotaban a los franceses en Seminara, Cerignola y Garellano, inclinando la guerra del lado aragonés; el Papa prometió su ayuda una vez fuera tomada Gaeta, pero murió antes de que llegase a ocurrir.
Muerte
El 6 de agosto de 1503 Alejandro Borgia y César Borgia celebraron un banquete en la residencia campestre delcardenal Adriano da Corneto, en compañía de otros comensales. Varios días después todos ellos cayeron gravemente enfermos; la juventud de César le permitió superar la enfermedad, pero Alejandro, a sus 73 años, murió el 18 de agosto.
La causa de su muerte es desconocida; fue enterrado, junto a Calixto III, en San Pedro. Cuando el obelisco de Nerón fue trasladado al centro de la plaza, se destruyó el monumento funerario y se recogieron los restos en una urna que años después se llevó a la iglesia de Santa María de Montserrat de los Españoles.




Las Artes
En el capítulo artístico, encargó a Bramante el proyecto para la construcción de una nueva basílica de San Pedro y mandó levantar el edificio principal de la Universidad de Roma.
Convirtió el Mausoleo de Adriano (actual Castillo Sant'Angelo) en una verdadera fortaleza, capaz de soportar cualquier sitio.
Aunque se dice que nunca presumió de grandes conocimientos, siempre apoyó las artes y la ciencia. Siendo aún cardenal había escrito dos tratados sobre asuntos canónicos y una defensa de la fe cristiana. Reconstruyó la Universidad Romana y realizó generosas contribuciones para el mantenimiento de los profesores. Su gusto por las representaciones teatrales fomentó el desarrollo del drama.





Política de privacidad