Consultar ensayos de calidad


Pitagoras y los números

MIME-Version: 1.0 Content-Location: file:///C:/8589A053/a3.htm Content-Transfer-Encoding: quoted-printable Content-Type: text/html; charset="us-ascii"


Muy cerca de la época de Tales, hace unos 2500 años hab&iacut= e;a otro sabio griego llamado Pitagoras, que vivía en Crotona, en= el sur de Italia. Había conseguido cuerdas de instrumentos musicales y estaba decidido a hacer algunas experiencias y relacionar los números matematicos con las notas que esas Ver mas
Muy cerca de la época de Tales, hace unos 2500 años hab&iacut= e;a otro sabio griego llamado Pitagoras, que vivía en Crotona, en= el sur de Italia. Había conseguido cuerdas de instrumentos musicales y estaba decidido a hacer algunas experiencias y relacionar los números matematicos con las notas que esas cuerdas generaban.

Hizo muchos experimentos y fue él, el primer hombre en estudiar, no = la música, sino el juego de longitudes que producía la música. ¿Por qué eran precisamente estas proporciones = de números sencillos —2 a 1, 3 a 2, 4 a 3— las que originab= an sonidos especialmente agradables? , había encontrado los núme= ros musicales, que tanto maravillaban sus oídos.



Y si los números eran tan importantes, valía la pena estudiar= los en sí mismos. Había que empezar apensar, por ejemplo, en el número 2 a secas, no en dos hombres o dos manzanas. El número= 2 era divisible por 2; era un número par. El número 3 no se podía dividir exactamente por 2; era un número impar. ¿Qué propiedades compartían todos los números pares? ¿Y los impares? Cabía empezar por el hecho de que la s= uma de dos números pares o de dos impares es siempre un número pa= r, y la de un par y un impar es siempre impar. Siguió investigando y obtu= vo los numeros cuadrados, triangulares, etc..

Mas tarde siguió con la geometría y demostró la propie= dad entre los lados de un triangulo rectangulo, expresando su famosa conclusión, que casi todos todavia nos acordamos de la escuela secundaria: “el cuadrado de la hipotenusa de un triangulo rectangulo = , es igual a la suma de los cuadrado de sus catetos”

Podemos decir que las enseñanzas de Pitagoras, y sobre todo su gran éxito al hallar una prueba deductiva del famoso teorema, fueron fuente de inspiración para los griegos, que prosiguieron trabajando = en esta línea. En los 300 años siguientes erigieron una compleja estructura de pruebas matematicas que se refieren principalmente a líneas y formas. Este sistema se llama «geometría»= ;.

En los miles de años que han transcurrido desde los griegos ha progresado mucho la ciencia. Pero, por mucho que el hombre moderno haya log= rado en el terreno de las matematicas y penetrado en sus misterios, todo reposa sobre dos pilares: primero, el estudio de las propiedades de los números, ysegundo, el uso del método de deducción. Lo primero nació con Pitag= oras y lo segundo lo divulgó él. Lo que Pitagoras hab&iacut= e;a arrancado de sus cuerdas no fueron sólo notas musicales: era también el vasto mundo de las matematicas.



del sindicalismo: su impase y desafíos

69

Capítulo IV — sCuál crisis de la sociedad del trabajo?

85

Apéndices

111

I — La crisis vista en su globalidad

113

II — Individuo clase y género humano: el momento de
la mediación partidaria

125

III — Trabajo y extrañamiento

133

IV — El predominio de la lógica del capital

149

V — Dimensiones de la crisis contemporánea o del
nuevo (des)orden internacional

155


8

sADIÓS AL TRABAJO?

VI — Mundo del trabajo y sindicatos en la era de la
reestructuración productiva: impase y desafíos del
nuevo sindicalismo brasileño

161

Referencias bibliográficas

171

PRESENTACIÓN

9

PRESENTACIÓN
sAdiós al trabajo? es un libro transparente. Desde el primer
párrafo confiesa explícitamente: 'su objetivo es problematizar,
polemizar e igualmente contestar a las tesis que defendían el fin
de la centralidad del trabajo en el mundo capitalista
contemporáneo'. El título nos remite inmediatamente a otra
confesión: su interés de confrontar el conocido libro de André
Gorz, de 1980: 'Adiós al proletariado'. Su respuesta, su polémica,
no se hace desde la repetición de slogans, sino con datos y
comprobaciones empíricas y desde la investigación sociológica.
Con esta base sólida Antones establece cinco tesis centrales: 1)
nada permiteconcluir que el trabajo haya perdido centralidad;
2) tampoco puede comprobarse la extinción del trabajo social
como creador de valores de uso; 3) aún reconociendo que el
mundo del trabajo se haya vuelto más heterogéneo, complejo y
fragmentado, la emancipación humana tiene al mundo del trabajo
como su principal protagonista; 4) las nuevas características que
está asumiendo el mundo del trabajo no apuntan a la extinción
de la clase-que-vive-del-trabajo, ni hacen imposible su acción
conjunta, y 5) frente a los que pregonan que los nuevos métodos
de organización de la producción elimina el extrañamiento, la
alineación, Antones sostiene que éstas persisten y crecen.
Desde su primer capítulo, titulado '!Fordismo, toyotismo
y acumulación flexible', el autor nos sumerge en el concreto


10

sADIÓS AL TRABAJO?

mundo del trabajo. Su análisis es principalmente estructural,
recordándonos los primeros capítulos de El capital, cuando
Marx hace una detallada descripción del proceso productivo
capitalista para desentrañar de allí el proceso de formación de
las relaciones de producción y de las relaciones sociales. Hay
un expreso rescate de la categoría de Marx: el trabajo abstracto,
por su centralidad en la formación de la plusvalía y nudo de la
explotación capitalista.
Pese a su análisis estructural del proceso de la producción
y de las relaciones sociales gestadas a partir de allí, Antunes no
pierde la visión de conjunto y nos recuerda que en los 80 se
desarrollaron grandes cambios y transformaciones que afectaron
profundamente a la composición cualitativa y cuantitativa de la
clasetrabajadora, apareciendo la desocupación estructural, la
subocupación, el trabajo a tiempo parcial, el trabajo precario,
informal, de la mujer, la flexibilización laboral. Para ello suma a
su propia investigación y praxis en los sindicatos y movimientos
brasileños las citas en forma precisa y clara de autores, estudiosos e investigadores de la sociología del trabajo, así como teóricos y luchadores sindicales. Polemiza con algunos de ellos, como
Benjamín Coriat, Habermas, coincide con otros como Ben
Watanabe, Frank Anunziatto o Gounet y hace acertadas referencLa&.a. Marx, Lukács, Gramsci y Mészáros. Después de una
profunda descripción y análisis crítico de las diferentes formas
de producción capitalistas que coexisten en la actualidad (fordismó, taylorismo, kalmarismo, toyotismo, etc.) y de las transformaciones en curso, Antunes pon





Política de privacidad
Matemáticas



Contisuonalismo - como se aplica el constructivismo en matematicas
Pitagoras y los números




Condiciones del servicio
Ayuda - Añadir ensayo
cuentanos