Consultar ensayos de calidad


La salida de alta tecnologÍa - caracterÍsticas de la arquitectura de alta tecnologÍa



Es aquella arquitectura que se basa en las aportaciones de la técnica, la ciencia y la industria. Desde mediados del XIX, una parte de la arquitectura se ha desarrollado sobre la base de las posibilidades formales de los nuevos materiales y las nuevas tecnologías, y que generó ejemplos como el Palacio de Cristal en Londres y la Torre Eiffel en París, se expresó con toda su brillantez en la época de las vanguardias.

En los 60, reaparecieron nuevas utopías tecnológicas como las planteadas por el grupo Archigram y Metabolism.

A lo largo de los 80, y a pesar de las críticas contra el poder totalitario y destructivo de la tecnología, ha vuelto a aflorar la confianza en la racionalidad y capacidad de síntesis de ésta. La tecnología sigue siendo, para muchas naciones, la única ideología y lenguaje universales.

Esta arquitectura rechaza cualquier retorno historicista o cualquier juego formal, decorativo o arbitrario, teniendo a la tecnología como fuente de inspiración. Es una arquitectura reductiva que intenta resolver el máximo de cuestiones con el mínimo de formas. Pretende la máxima racionalidad y coherencia, que persigue la imagen de la globalidad en el conjunto lógico y mecánico.




Encontramos diversas posturas.
- Gran elegancia en el diseño. Norman Foster.
- Predominio de la agresividad y presencia de los elementos estructurales y deinstalaciones (Compañía Lloys en Londres). R. Rogers.
- Lenguaje tecnológico que abandona la estricta racionalidad para explorar otras artes. Jean Nouvel.
- Confianza en el mundo científico y su despliegue en formas escultóricas y expresivas. S. Calatrava.
- Abandono de la aspiración a la monumentalidad, buscando una vía más modesta y renovadora en la que el material es esencial (Almacenes Ricola, Laufen, estructura de acero recubierta con tablas de madera y láminas de estaño). Herzog y De Meuron.

Curiosamente, la mayoría de arquitectos de esta postura son más conservadores, reaccionarios y apolíticos.


LA OBRA DE NORMAN FOSTER.

Gran Bretaña es el principal foco de la arquitectura high – tech. Su arquitectura se ha convertido en símbolo del posibilismo de esta tendencia, con un cuidado diseño arquitectónico exento de brutalismo. Se pueden resolver integradamente las diversas solicitaciones de la arquitectura: condiciones urbanas, programa funcional, posibilidades tecnológicas, transformaciones interiores.

Rascacielos en Hong – Kong (en colaboración con Ove Arup).
Conformado por tres cuerpos edificados de diferentes alturas, evidencia el procedimiento de montaje: superestructura de tipo Vierendeel, realizada a base de forjados suspendidos bajo plataformas y jácenas gigantes, que se han elevado mediante guías. La altura de cada cuerpo es decreciente: 8, 7, 6 y 5 plantas en cada uno. Entre ellos aparecen las plataformas liberadas por las diagonales de la estructura, funcionan como zonas de descanso, comedor, salas de reunión,




Las fachadas tienen carácter diverso: la E – O (pequeña) muestra losnúcleos de servicio, instalaciones, ascensores, La N – S (más representativa) se define por muros cortina.

El diseño de los parasoles horizontales aerodinámicos, además de servir de vías de mantenimiento descomponen la acción de los tifones en esfuerzos tangenciales.

Pretende resolver con este edificio todas las solicitaciones de forma integrada. El edificio se integraría a la imagen de la ciudad, a la trama urbana, creando un lobby o plaza cubierta de paso público en planta baja. Los medios tecnológicos utilizados van desde los más sofisticados a los artesanales (muros pantalla sobre andamiajes de bambú).

Se conservaron elementos simbólicos como los leones de la entrada. Defiende también que el interior de las oficinas, con planta libre y todas las instalaciones bajo el suelo, define un espacio suficientemente humano como para potenciar la flexibilidad y la participación de los usuarios.

La arquitectura muestra cómo puede ser un contundente símbolo del poder económico.

La agencia distribuidora Renault en Suidan (1982-1983).
Paradigma de edificio de desarrollo horizontal, con la estructura vista y la iluminación natural cenital.

Mediateca y Centro de Arte Contemporáneo en Nimes (1984-1993).
Contenedor de forma simple y cristalina dialoga con la Maison Carrée por su idea de ligereza y pulcritud.

Aeropuerto de Stanstead.
Estructura arborescente y bóvedas transparentes, con su forma horizontal y rehundida simple, pretende integrarse de manera ecológica en el paisaje.

Torre de Telecomunicaciones en Barcelona (1988-1992).
Agrupa con un único elementotecnológico, todas las antenas diseminadas por la montaña, convirtiéndola en simbólico monumento a la tecnología que surge en el sky – line y en hito de la ciudad.


LA OBRA DE RENZO PIANO.

Representa un papel insólito en el panorama italiano, ya que ha optado por la alta tecnología y se ha desmarcado de las preocupaciones teóricas de sus compatriotas y de la búsqueda de cualidades en las formas heredadas de la tradición.

La obra desarrollada posteriormente significa un cambio cualitativo respecto al Centro Pompidou. La poética del montaje se ha desarrollado con una mayor sensibilidad hacia el contexto natural y las preexistencias arquitectónicas.



Colección Menil en Houston.
El museo adopta la forma horizontal de pabellón, huyendo de cualquier carácter monumental, y sus acabados de madera están pensados para integrarse mejor al tipo residencial del contexto. Los patios interiores ajardinados muestran su capacidad para integrar la presencia de la naturaleza.

La ampliación del IRCAM.
Justo al lado del Centro Pompidou es otra muestra de la capacidad de esta arquitectura para integrarse en la ciudad. Plafones con ladrillos adosados que crean una piel que se refiere a los edificios del entorno. Resonancias a la transparencia de la Maison du Verc, lleva también al límite un sistema industrial que se aproxima a los métodos tradicionales artesanales.

Estadio de fútbol en Bari.
Sistema mixto de hormigón en la estructura y acero en la cubierta, adopta una forma rehundida en el terreno.

Sigue siendo una arquitectura rigurosa y tecnológica, basada en el diseño de componentes individuales quese articulan en un todo coherente, siguiendo una idea global. Todas las partes activas se dejan a la vista, sin ningún revestimiento que los oculte. Se observa la influencia de maestros como Buckminster, Fuller y Z. S. Mackowski.




EL INSTITUTO DEL MUNDO ÁRABE EN PARÍS.

Proyectado por un equipo dirigido por Jean Nouvel. Se trata de un gran contenedor totalmente acristalado en cuyo interior se desarrollan todo tipo de actividades culturales relacionadas con el mundo árabe. Un cuerpo de forma curva y otro de forma prismática unidos por un volumen organizado entorno a un patio. El edificio se adapta perfectamente al contexto urbano y al trazado del Sena.

Sin embargo, el hecho de que aloje diversas actividades, se realiza con disfunciones: cruce de circulaciones, y confusiones entre espacios públicos y semiprivados.

La emergencia de este nuevo tipo de grandes contenedores con diversas actividades culturales en su interior, nos demuestra la realidad de la arquitectura del siglo XX, no se ha generado la separación estricta de funciones que anunciaba S. Giedion, al contrario, las nuevas tendencias, conducen a edificios gigantes con multitud de funciones, dentro de un mismo contenedor. Por ejemplo, el edificio – masa de Koolhaas.


ORGANICISMO Y ARTISTICIDAD EN SANTIAGO CALATRAVA.

Una formación en la que han tomado parte las bellas artes, la ingeniería, la arquitectura y las matemáticas, le permite desarrollar una obra personal en las que las bellas y dinámicas formas de cada construcción son el resultado de la expresividad formal del mismo recorrido de las fuerzas.

En su obra se produce lasíntesis de dos parámetros aparentemente opuestos: la máquina y la obra de arte.

Aparecen influencias de las estructuras óseas orgánicas de A. Gaudí, el diseño aerodinámico norteamericano de los 50, y de maestros de arquitectura escultórica: F. Candela, E. Saarinen, K. Tange, P. L. Nervi, J. Utzon.

Fachadas de los Almacenes Ernsting.
La fachada lateral es de chapa ondulada de aluminio, sobre un zócalo de hormigón y coronado por una cornisa de metal. En la fachada principal tres puertas basculantes, que abiertas forman una escultórica marquesina.

Puente de Barcelona.
Salva el obstáculo de la vía de ferrocarril planteando un nudo de comunicaciones básico. Puente de formas aerodinámicas con una estructura mixta en la que las partes fundamentales son de hormigón armado y las más ligeras de acero (tirantes y vigas). Esta escultura urbana permite tanto el paso de tráfico como de peatones.

Ha sabido romper las fronteras tradicionales, entre escultura, arquitectura e ingeniería, pero después de los primeros logros ha caído en un declarado manierismo y arbitrariedad.


HIGH TECH EN EL INTERIORISMO Y LA INVESTIGACIÓN.

El mismo Norman Foster se ha dedicado al diseño de interiores.

Katherine Hamnett.
Tienda en la que predomina el gran espacio libre del antiguo almacén, al que se llega por una pasarela de cristal que culmina con espejos retranqueados en el fondo.

Eva Jiricna.
Serie de interiores en los que predomina el brillo de las superficies metálicas y los paramentos de mármol, las formas organicistas y los objetos suspendidos de cables y tensores.
Tienda Way – in.
Joe´sCafé.
Tienda Joseph en Sloane Street (destacan las escaleras transparentes).

Grupo catalán Trasaltantic.
Destaca en el diseño español. Sillón nexus.


CARACTERÍSTICAS DE LA ARQUITECTURA DE ALTA TECNOLOGÍA.

Norteamérica:
Helmut Jahn.
State of Illinois Center en Chicago (1980-1985). Un gran volumen de cristal organizado en torno a un patio de gran altura.

Estudios de William Le Messurier.
Erewhon Center (1980). Proyecto teórico de rascacielos de 207 plantas.



Japón.
Shin Takamatsu. Arquitectura agresiva y amenazadora llena de referencias maquinistas y no exenta de efecto cinematográficos.

Arata Isozaki. Combinación de volúmenes simples llevados a un ecléctico juego de contrastes.
Pabellón Sant Jordi en Barcelona (1985-1990). Juego expresivo y orgánico de la cubierta que fue montada en suelo.


Para esta arquitectura, proyecto y construcción no sólo forman parte una sola unidad, sino que todo el proyecto se conforma en función estricta de su realización. La mayor parte de la arquitectura de alta tecnología desarrollada en los últimos años ha depurado los elementos más agresivos, duros y antihumanos de las propuestas de los 60 y 70. La arquitectura tecnológica se ha suavizado, se ha domesticado, respetando mucho más las preexistencias naturales y adaptándose a las tramas urbanas donde se inserta.

La mayor obsesión de algunos de los máximos representantes de esta posición es rechazar el calificativo de “alta tecnología” y sostener que realizan una arquitectura “ecológica” y de “tecnología suave y humana”. Se pretende domesticar la cara más dura, inhumana ydestructora de la tecnología.

Y a pesar de que la situación posmoderna en los 80 ha parecido estar definida por mecanismos de retorno al pasado, cada vez se da con mayor intensidad la convivencia de tendencias opuestas.

Gran parte de la arquitectura de alta tecnología está teniendo el mismo papel escenográfico y visual de las arquitecturas denominadas posmodernas. Aquello que han pretendido los grandes edificios de las compañías multinacionales con sus lenguajes historicistas es similar a lo que plantea la arquitectura tecnológica: ser símbolo y expresión del poder.



LA TECNOLOGÍA COMO PRETENDIDA OPCIÓN TOTALIZADORA.

A finales del siglo XX, los problemas básicos de la arquitectura siguen siendo similares a los de todo el siglo.

Uno de los más trascendentales es el de ajustar en cada momento la arquitectura a las posibilidades tecnológicas. Cada obra de arquitectura debe resolver siempre un problema técnico.

La concreta identificación de cada edificio con la solución estructural sigue siendo una de las claves de la arquitectura. Así como su respuesta al ambiente circundante. La arquitectura debe saber aprovechar todas sus disponibilidades tecnológicas actuales.

En defensa del desarrollo de una arquitectura más experimental vienen los argumentos que se desprenderían de un análisis de la evolución de los materiales a lo largo de la historia. Es indudable que con los siglos se han ido produciendo unas transformaciones de directrices muy claras.

Los objetos cada día son menores, más fácilmente transportables, más inteligentes, más suaves, transparentes, plegables y manejables. Encambio, paradójicamente, parece que la arquitectura no quiere abandonar su concepción tradicional de ser un espacio claramente protegido y seguro, de formas sólidas y convencionales, con una apariencia inequívocamente opaca y rígida y con un tratamiento lleno de ornamentos y referencias simbólicas relacionadas con una anacrónica pretensión de monumentalidad. Al mismo tiempo se comprueba, también, que los recientes avances tecnológicos alternan e invalidan la relación esquemática y lineal que el mismo Movimiento Moderno había establecido entre forma y función.

La arquitectura de nuestro siglo se despide con el sentimiento de la insatisfacción. Ha tenido en sus manos un enorme caudal de posibilidades y no ha sido capaz de mejor ni el entorno ni las ciudades. Al contrario, el entorno natural y construido cada día están más degradados.

La opción totalizadora de la tecnología y la capacidad de transformación del hombre han de conjugarse con la reflexión histórica, la conciencia del valor de los símbolos y el respeto por el entorno.

Es la capacidad de la propia arquitectura de saber acomodar la pesada herencia de su tradición dentro de las posibilidades futuras de la tecno -ciencia y , a la inversa, es la capacidad de saber progresar sin olvidar el caudal de esfuerzo humano acumulado , radica uno de los retos más importantes de nuestro presente.

CONCLUSIONES.

Hacia 1992, una serie de profundas transformaciones políticas definían un cambio trascendental de época. La homologación de planteamientos entre los llamados países del Este y del Oeste, señala el final definitivo del período de posguerra. Ladescomposición de la Unión Soviética y de los países del llamado socialismo real, junto al proceso de reunificación de Alemania y la subdivisión de países como la antiguo Yugoslavia o Checoslovaquia, definen el fin de un período y el inicio de uno nuevo de características y alcance aún previsibles.

En estos últimos años el campo de la arquitectura ha venido caracterizado por una multitud de experimentos, abiertos hacia múltiples direcciones y que en muchas ocasiones han sabido romper dicotomías establecidas durante el siglo: obras preocupadas por la técnica, pero a la vez pensadas de manera singular y adaptables al contexto; arquitecturas que han desarrollado al unísono ingredientes abstractos y figurativos, con la nueva abstracción formal; o ciertos clasicismos que han reinterpretado la figuración clásica desde actitudes de ironía, fragmentación o abstracción.

Si las formulaciones de los 60 son monotemáticas y coherentes, los arquitectos más representativos de los 80 y 90 presentan una visión más híbrida, más aparentemente contradictoria, en la que se concilian conceptos diversos que no son explicables a través de un ideario estricto y único, sino como síntesis evolutiva de multitud de tendencias: minimalismo, hedonismo posmoderno, referencias vernaculares, tecnología, ecología, comunicación, figuración y artisticidad, todo ello asumido a la vez.

La arquitectura dispone de una enorme diversidad de posibilidades, dentro de una situación contemporánea caracterizada por el pluralismo.

A lo largo de los 40 y 50 predominó la idea de continuidad respecto a la nueva tradición del Movimiento Moderno. Una tradición quetenderá hacia dos direcciones: el manierismo y el formalismo crítico del Estilo Internacional, por un parte, y una paulatina, respetuosa e inteligente revisión que fuera poniendo en crisis a la ortodoxia, por otra.

A finales de los 50 y principios de los 60, se va evidenciado la definitiva crisis y ruptura respecto a la herencia del Movimiento Moderno. Tras las dudas y descomposición de la unidad de la arquitectura moderna, irán surgiendo diversas alternativas metodológicas.

Pero estas posturas metodológicas fueron perdiendo fuerza a lo largo de los 80, expandiéndose en multitud de discípulos y diluyéndose en un panorama de individualidades. Entre los arquitectos de los 90 se ha caracterizado el abandono de la confianza en las metodologías y por el predominio de actitudes eclécticas.

Minimalismo y ecología.
Parecen detectarse dos nuevas posiciones arquitectónicas. Asistimos a un resurgimiento del minimalismo y a un incremento de la sensibilidad hacia las arquitecturas ecológicas. Reaparecen arquitectos que priman la búsqueda de un sentido común tectónico presente en el uso riguroso y ascético de los materiales, en la recreación de espacios directos y puros, en la utilización de formas volumétricas y geométricas simples, en la austera utilización de repertorios sígnicos, en el ahorro de materiales y energías, y en la integración del entorno. Ante la superabundancia y la duda, se opta por lo mínimo y por lo que respeta el medio ambiente.

Por lo que respecta al minimalismo se trata de la recuperación de una poética de la sencillez, del silencio y del contextualismo. Esta tendencia propone lacontención frente a la redundancia. , la unidad frente a la dispersión, la simplicidad local frente a las ambiciones transculturalistas.

Ejemplos modélicos.

Eduardo Souto de Moura que realizó obras como el Centro Cultural para la Secretaría de Cultura, en Oporto (1981-1989) suavemente integrado en el paisaje de un parque neoclásico.

Francesco Venezia con sus propuestas de espacios libres como la Plaza en Lauro (1973-1976) y el jardín en Gibellina (1985-1988) realizado a base de la expresividad de los trazados geométricos y los mismos materiales.

Kuazo Shinohara y Tadao Ando destacan por una obra sutil y silenciosa que rechaza la estridencia y el comercionalismo de la arquitectura y el urbanismo del Japón actual. Tadao Ando ha realizado una obra casi exclusivamente de hormigón visto y a base de formas geométricas puras:
- Pabellón de Japón para la Expo de Sevilla (1992). Caja hecha y recubierta de madera.
- Capilla en el agua en Hokkaido (1985-1988). Búsqueda de una profunda abstracción formal y simbólica a base de la simplicidad volumétrica, de una sobriedad casi monacal y del desarrollo de la omnipresencia de la luz natural.
Ando intenta recrear un espacio esencial , que entronque con la tradición japonesa y aparte al hombre a un lugar donde pueda encontrarse a sí mismo.

Paulo Mendes da Rocha ha realizado obras emblemáticas como el Museo de Escultura de Sao Paulo (1983-1994) basado en un pórtico gigante de hormigón que expresa la relación entre el gran espacio público exterior y el diáfano espacio interior y subterráneo del museo.

Dominique Perrault con la Biblioteca de Francia en París (1989-1996)constituye una síntesis de la ciudad tradicional de manzanas cerradas y calles corredor y la ciudad moderna con torres y bloques autónomos. El patio interior de la manzana aloja un bosque como intento de conciliar lo urbano con lo natural.

Carlos Jiménez autor de casa unifamiliares que destacan por su sencillez y claridad de planteamientos.

Antoine Predock, con un Centro de Arte en la Universidad de Arizona (1990) que sorprende por la contundencia de volúmenes, colores y texturas.

Roberto Ercilla, autor del Centro de Educación Especial en Llodio (1984-1986) y el proyecto del Palacio de Justicia de Bilbao (1990), un auténtico manifiesto del “minimal -.art”.

Dolores Alonso y Javier García Solera con la vivienda unifamiliar en Alicante (1986-1987).

Patxi Mangado con las bellas bodegas de Olite (1989-1990)

Purificación García, Ignacio Rubiño y Luis Rubiño con la remodelación del Convento de la Victoria como Centro Cultural en Sánlucar de Barrameda (1991)


Viaplana y Piñón, autores de la segunda fase de la Plaza de Sants en Barcelona (1990).

Jordi Garcés y Enric Soria con el Pabellón deportivo de Valle de Hebrón (1988-1991).

Carlos Ferrater con la IMPIVA en Castellón (1995).

Tonet Sunyer con la casa Nassia en Barcelona (1987-1989).

Dicha arquitectura, con manifestaciones muy diversas, tiene como rasgo común una tendencia difusa al minimalismo. Entendemos por minimalismo la búsqueda de una arquitectura unitaria, en la que se utiliza un número de elementos, materiales y lenguaje limitado, articulados de manera esencialista. La ornamentación está relacionada con laconstrucción, la función y el significado. Aquello que predomina es la cualidad material, tectónica, de cada obra.

Pero siempre una arquitectura que, extrapolada de su contexto original, pierde su significado primitivo y su razón de ser.

El “Less is more” de Mies van der Rohe vuelve a aflorar, pero se ha renunciado a toda pretensión de universalidad, a la ciega confianza en la tiranía de la forma tecnológica, y al desprecio por las variables que aporta el lugar.

Por lo que respecta a la arquitectura con una especial sensibilidad ecológica destacan aquellas que recurren a las formas y tipos más fácilmente adaptables al medio y con más capacidad para relacionarse con las energías del entorno.

Emilio Ambasz – Lucille Halsell Conservatory en Texas (1984-1990).

Jorge Rigamonti – Campamento turístico en Cayo Crasqui en el Archipiélago Los Roques en el Mar Caribe venezolano (1991-1993).

Gabetti e Isola – Casa solar en Orbassano, Turín (1982-1985)

En definitiva, los mismos avatares de la arquitectura de estas últimas décadas nos muestran cómo su evolución se basa en la búsqueda de un difícil y necesario equilibrio entre los valores de la permanencia, la continuidad y la tradición, y los de la renovación y la ruptura.

Al mismo tiempo, la arquitectura y el urbanismo tienen cada vez una mayor responsabilidad en la resolución de los graves problemas ecológicos ocasionados por la explotación y el desgaste del planeta.





Política de privacidad