Consultar ensayos de calidad


Deshielo - el deshielo de los polos



EL DESHIELO DE LOS POLOS

México, Canada, Estados Unidos y varios países de Europa podrían sentirse el llamado Efecto Artico, que consiste en inviernos con tormentas extremas después de ciclo de calentamiento sostenido, y sus consecuencias tendrían efecto en el Caribe y algunas zonas de Centroamérica.
México sera uno de los países mas afectados por el fenómeno. En México pueden producirse lluvias y a medida que el invierno avance pueden convertiré en nevadas .
El deshielo del Artico tras lapso del calentamiento global sostenido, apuntó el hambientalista, es el periodo calido mas largo desde la Edad Media, que terminó con ciclos de inviernos extremos en Europa y el norte de América.
A raíz del deshielo, los patrones del viento Artico se ven afectados en la corriente del Golfo, lo que da lugar a ciclos de inviernos muy fríos, como un mecanismo natural para restablecer el equilibrio térmico del Artico.


Ademas pueden darse nevadas históricas en Boston, Nueva York y Washington, así como un frio inusual en la isla de cuba.
Los frentes fríos pueden localizarse hasta Centroamérica y se sentiran en El Salvador, Guatemala e incluso Honduras, aseguró igualmente, estimó que en Europa Occidental puedan tener lugar ´´fuertes borrascas y ciclos de temperaturas articas´´, así como ´´vientos con velocidades inusuales para la región´´.
Los polos se derriten, los bosques del Artico parecen borrachos vacilantes, los ososhambrientos se entregan al canibalismo esperando la muerte, los hielos se abren anunciando la apertura de dos nuevas grandes vías marítimas y el acceso facil a enormes y codiciados yacimientos petrolíferos Estas y otras sorprendentes señales que nos estan enviando los dos extremos helados de la tierra -principalmente el del Norte- llevaron a la comunidad científica internacional a lanzar oficialmente esta semana en París el 'Año Polar internacional'.

Hace medio siglo se efectuó un esfuerzo similar pero en un contexto menos inquietante que el actual. Las sospechas de hace 50 años ya dejaron de serlo: son ahora realidades porque el calentamiento del planeta anuncia tiempos difíciles para la Humanidad. Esta vez, el Año Polar Internacional cuenta con la dedicación de 50.000 científicos que participan en 200 proyectos de diversos tipos, todos destinados a 'tomar el pulso', si así pudiera decirse, a los dos grandes enfermos que son el Polo Norte y el Polo Sur.



Dirigen esta singular orquesta de investigadores el Consejo Internacional de Ciencias y la Organización Meteorológica Mundial. Todos los esfuerzos estan dirigidos a medir las superficies heladas en extensión y en profundidad, los vientos, las corrientes marinas, la salinidad de las aguas. Hay que calcular con exactitud el ritmo de la degradación en marcha, descubrir los mecanismos del deterioro, analizar sus efectos sobre el ecosistema y sus proyecciones para elplaneta.

Todo el planeta esta concernido por lo que esta ocurriendo en los Polos. Los Polos, dicen los científicos, son como espejos que nos envían la imagen de lo que nos espera, son como ecos del estruendo demoledor de nuestras sociedades avanzadas -es cierto- pero destructivas de los equilibrios de la Naturaleza.

Al término de la Guerra Fría, la Marina norteamericana prestó a los hombres de ciencia algunos de sus submarinos fabricados para navegar bajo la inmensa y espesa capa de hielo flotante que constituye gran parte del Polo Norte. Cien mil millas fueron recorridas y los sonares de los submarinos apuntados hacia la superficie revelaron un derretimiento vertiginoso de la capa de hielo.

A ese ritmo, en 20 o 50 años desapareceran en el verano las superficies heladas. Los osos perderan pie donde apoyarse para vivir y lanzarse a la caza de las focas, moriran de hambre. Ya se han observado en zonas desheladas en verano varios casos de osos hambrientos que se devoran.
En tierra firme de Siberia y de Alaska, se derrite en el verano una parte del permafrost, la tierra que se creía eternamente helada en profundidad. Lo que era tierra congelada se transforma ahora en fango, en barro frío donde los bosques de la tundra parecen enloquecer. Sus raíces pierden asidero, los arboles se inclinan a un lado y otro, o caen, en un desorden de pesadilla. Su apariencia les ha hecho ganar el sobrenombre de 'bosques borrachos'.







Política de privacidad