Consultar ensayos de calidad


Caso stresemann - enque consiste el caso de stresemann como ejemplo de los cambios que puede sufrir el conocimiento historico?



ENQUE CONSISTE EL CASO DE STRESEMANN COMO EJEMPLO DE LOS CAMBIOS QUE PUEDE SUFRIR EL CONOCIMIENTO HISTORICO?

Edward H Carr en su libro que es la historia; coloca ejemplos para explicarnos en que consiste el concepto historia y como este se ha visto envuelto en muchas interpretaciones, redundancias, afirmaciones e incluso debates.
Partiendo de la pregunta: que es la historia? El autor nos sumerge en una serie de ejercicios mentales e investigativos para luego salir a la superficie y entender de qué se trata la historia. Pero quien fue Stresemann y porque Edward H Carr lo usa como ejemplo para ilustrar los cambios que puede sufrir el conocimiento histórico?


Este personaje llamado Gustav Stresemann nació en Berlín en 1878 y murió en 1929, fue un ministro importante en la Alemania del siglo xx. Fundador y dirigente del Partido Popular Aleman. Tras su muerte, fueron encontradas 300 cajas llenas de documentos oficiales, semioficiales y privados que brindaban información de los movimientos de asuntos exteriores, economía, política y sociedad.


Lo curioso del caso es que su secretario Bernhard se ocupó de mantener la memoria de Gustav vigente en la mente del pueblo aleman, para ello recopilo la información hallada en las cajas y en un periodo de tres años publico treslibros de 600 paginas cada uno.
1.800 paginas que relataban “el legado de stresemann” partiendo de una selección de los documentos hallados y exaltando a este personaje mas de lo que debía hacerlo. Hasta ese momento las personas y dirigente políticos tenían presente lo que había hecho stresemann, sus ideas, sus relaciones, sus éxitos, sus convicciones y su modo de actuar gracias a fabulosa información que relataban los libros publicados. Este hombre se había convertido aun después de su muerte en alguien de gran admiración y ejemplo para muchos. Bernhard había hecho algo con gran astucia: venerar, transmitir, sobresaltar y endiosar a este gran ministro. Todo iva muy bien hasta que en 1945 los documentos de las cajas de Gustav pasaron a manos de los gobiernos norteamericano y britanico, quienes los colocaron a disposición de la public record office de Londres y los national archives de Washington. Estas entidades de manera rigurosa examinaron dichos documentos y los colocaron en comparación con libros publicados por Bernhard.




Lo sorprendente fue que al comparar ambas informaciones se dieron cuenta que este fiel secretario había acomodado los documentos y su escritos para que en su libro solo se exaltara y favoreciera el nombre Gustav stresemann.Esto de manera omnipotenteafectaba al conocimiento histórico, ya que se tenía un concepto y una imagen muy favorable en todos los sentidos del ministro de asuntos exteriores y todos sus movimientos políticos, se había creado una memoria histórica y reconstruido los hechos después de su muerte gracias a Bernhard . Ya se habían empezado a escribir artículos y libros sobre la vida de este hombre; las personas y la conciencia histórica tenían una imagen creada por el secretario Bernhard. En dichas publicaciones se hace mucho énfasis en las victorias y éxitos de la política de stresemann como la aceptación de Alemania en la sociedad de naciones.


Hay que resaltar que el fetichismo abundaba durante este periodo de la historia, los investigadores de una u otra manera “idolatraban” los documentos hasta tal punto de considerar lo relatado en las fuentes como verídico o verdad absoluta. Casi nadie se atrevía a refutar lo que relataban los documentos o escritos, los aceptaban por el simple hecho de que allí estaban. Carr dice: “No hay documento que pueda decirnos acerca de un particular mas de lo que opinaba de él su autor” pero vemos que berhnard nos hace creer justo lo contrario ya que con sus sofisticadas obras hizo que muchos historiadores, investigadores y escritores se volvieran fetiches de su obra yadulteraran el verdadero hecho histórico, la verdadera biografía histórica y el verdadero conocimiento histórico. Button un editor inglés, ni corto ni perezoso público un libro resumido de las obras de bernhard pero omitió lo que él consideraba de poco interés para los lectores o estudiosos ingleses, es decir, tergiverso mas la memoria de stresemann, continuo el trabajo del fiel secretario bernhard, y afectaba de una u otra manera el saber histórico. Este atentado a la historia no ha sido el primero ni el último. Según estos fieles escritores en sus obras, stresemann, se ocupó y preocupo mas por la política occidental que la oriental, lo indignante es, que lo que no convenia contar se omitio de estos escritos, cosas que no engrandecían ni favorecían al gran ministro de asuntos exteriores. Como dice una frase: una pizca de levadura hecha a perder la masa, podríamos decir: Una mala información hecha a perder lo que se ha construido en cuanto a historia. En 1945 se dan cuenta que lo dicho por estos autores no era precisamente lo que los documentos originales relataban, es mas los verdaderos documentos muestran lo que stresemann consideraba correcto, puntual, y favorable decir; lo que él quería hacernos creer, y lo que acaso el mismo creía que ocurría. En pocas palabras losdocumentos no dicen lo que realmente ocurrió. El proceso de seleccionar, interpretar e informar lo construyó stresemann, este hombre redactó lo que favorecía su nombre y su distinguido cargo. Pasando por alto muchos hechos que dentro del analisis historiografico son importantes y aquellos como Bernhard, Button y muchos investigadores dejandose llevar por esto se convirtieron en fetiches. Son importantes los documentos pero hay que guardarse de convertirlos en fetiche, dice Carr. Vemos que ni stresemann, ni Bernhard, ni Button estaban contando realmente lo que sucedió, y estaban cada vez alejandose de la realidad histórica. Veneraban mucho los escritos, se volvieron fanaticos y contaron una historia que estaba lejos de la verdad. Esto afectó el conocimiento histórico y los hechos que se habían recreado gracias al supuesto legado de Gustav stresemann, el fetichismo de Bernhard, los intereses p

ersonales de Button y el descuido de muchos historiadores. El caso de stresemann sirve como ejemplo para que analicemos de manera rigurosa cada documento, no basarnos en una sola fuente, someter a crítica todo escrito, no apresurarnos en afirmar algo de lo cual nos podamos arrepentir, colocar de un lado nuestros intereses personales, pero sobre todo no afectar el conocimiento histórico.





Política de privacidad