Consultar ensayos de calidad


Biofisica - queridos Hermanos de nuestra Cadena Fraternal



Queridos Hermanos de nuestra Cadena Fraternal:
El Querido Hermano Tomas Gondesen, - un asiduo colaborador de
nuestra Cadena Fraternal, - nos envió la siguiente noticia sobre un
encuentro de ilusionistas y neurocientíficos. La misma nos sirvió como
excusa para repasar nuestras ideas sobre la naturaleza cuantica de la
conciencia, por lo que agregamos al cabezal de la noticia un
planteamiento hecho por el insigne académico Roger Penrose y una
modesta elucubración nuestra que trató de explicar en el año 1996 la coincidencia plena de
las pautas del conocimiento con el Principio de Incertidumbre existente en el mundo físico
proponiendo el que llamamos “Principio de Incertidumbre Psíquica de Schlosser” . Gracias
al Q H:. Tomas y gracias a los lectores que tengan la constancia de seguir el razonamiento


de este intrincado tema.
T A:.F:.
José Schlosser

La magia puede ayudar al conocimiento del cerebro
Un encuentro de ilusionistas y neurocientíficos, reunidos en la Isla del
Pensamiento, realiza una aproximación original a la conciencia y la cognición
La magia se confirma como una de las mas potentes herramientas para los neurocientíficos en la
búsqueda de respuesta a una de las cuestiones científicas mas misteriosas para el género humano
¿cómo se crea en el cerebro la consciencia y la cognición? Así se puso de manifiesto en el encuentro
Neuromagic 2011, celebrado esta semana en Sin Simón, Isla del Pensamiento, que reunió a algunos
de los mejores magos del mundo juntocon prestigiosos neurocientíficos especialistas en percepción,
conciencia y cognición.
(Por Carmina Escrigas).
Viernes 6 Mayo 2011

AÑO 2005
Penrose sienta las bases de una biofísica
cuantica de la mente
Por Manuel Béjar
El camino hacia la realidad (2005) de Roger Penrose
Vivimos una única realidad con tres dimensiones: matematica, física y psíquica, señala


Penrose en su último libro “El camino hacia la realidad”. Gracias al hombre surge la unidad
de esos tres mundos y se sientan las bases de una biofísica cuantica de la mente, según la
cual un ordenador nunca podra tener conciencia. La conciencia artificial requiere una nueva
física capaz de explicar la conciencia, que en el modelo Penrose aparece asociada a la


gravedad cuantica. Aunque la propuesta de Penrose es especulativa, constituye la
contribución mas importante hacia una explicación psicobiofísica del psiquismo, dentro de
una visión holística de lo real que supera las estrecheces del reduccionismo de décadas
anteriores y nos abre a una ciencia mas humanística y, desde luego, mucho mas cercana al
dialogo con el teísmo.
Roger Penrose, experto en la Teoría de la Relatividad, se pregunta por la capacidad
humana para ser consciente de un mundo cognoscible.
La conciencia, la mente y el psiquismo han sido temas generalmente estudiados por
filósofos de la mente y relegados tacitamente del estudio científico por su afinidad a lo
espiritual.
Provisto de un amplio registro fenomenológico, Penrose se aventura aexplicar
científicamente los procesos biofísicos que producen la experiencia consciente. No es tarea
facil. Es una opción de riesgo, ejecutada en terreno especulativo, cuyo desarrollado exige
elevar el pensamiento hasta la cumbre intelectual.

Durante las dos últimas décadas, Penrose ha escrito varios libros que explican su
modelo físico de la conciencia.
Su última publicación, El camino hacia la realidad (2005)
ofrece al lector una revisión crítica, novedosa y profunda sobre los entresijos de las teorías
físicas y matematicas, que lo acercan a una mejor comprensión de la realidad.

1996
LA TEORÍA DE LA INCERTIDUMBRE
PSÍQUICA de Schlosser
En el libro de José Schlosser “Cosmos e Inmortalidad”
https://www.thegoatblog.com.br/cadenafraternal/libros-pdf/COSMOS%20E%20INMORTALIDAD.pdf

“La acción de la conciencia se caracteriza por una espontaneidad que
precisamente a través de la evolución se muestra cada vez menos limitada y que
le permite la permanente creación de innovaciones impredecibles. Vemos en esta
característica de la función consciente, una coincidencia plena con las
consecuencias del Principio de Incertidumbre (aplicado en el campo físico a la
posición y velocidad de una partícula, y que ya tratamos anteriormente).
(Una explicación mas amplia de estas teorías físicas puede encontrarse en el
precedente capítulo 'QUERIDO HERMANO COMPUTADOR'): según la teoría
cuantica, las partículas, a un nivel subatómico, actúan en forma no determinista. El
mundo, en unamacrodimensión es determinista.
Pero en la microdimensión de los
cuantos, es incierto.
Aceptemos la hipótesis de que cuando estudiamos un
fenómeno en la etapa experimental del laboratorio, el MOMENTO en que
comienzan a desarrollarse las etapas del fenómeno depende del experimentador,
del hombre, tanto si estas etapas siguen una pauta determinada o una pauta
incierta.
Si la pauta es determinista, la función del experimentador, del hombre, termina con
la fijación de aquel momento inicial. Esto se avendría con la concepción metafísica
de que la función de Dios en el Big Bang fue solamente la de decir 'ya' cuando
quiso que se produjera.
El desarrollo futuro del mundo ya no dependería de Dios
sino de las leyes deterministas.
Muy distinta es sin embargo la función del experimentador o de Dios si la pauta es
indeterminista y se adapta a la aleatoriedad del principio de la incertidumbre. Las


partículas, según este principio, pueden adoptar infinidad de posiciones en el
tiempo y en el espacio.
En este caso cabe la hipótesis según la cual al experimentador, hombre o Dios


puede elegir uno de esos planos sucesivos de opciones para desarrollar una
fórmula, para establecer una ecuación. Este sería un intento científicamente licito
para acercarse al conocimiento total de la mecanica cósmica. Y es mas: podría ser
una forma filosóficamente posible de que el hombre, así como Dios, tuvieran una
influencia activa en la marcha del futuro. Porque al elegir el momento y al fijar laformula, estarían marcando el camino que debería recorrerse para llegar a la
posición a la que Dios o el hombre quisieran llegar.
Dicho de otra manera: el
hombre en su ambito o Dios en su Todo son capaces de establecer el principio
elegir un final hipotético y seguir por medio de ecuaciones el camino entre estos
dos puntos.
Traslademos este acontecer del mundo exterior a nosotros, al plano de nuestra
conciencia. Nosotros también podemos fijar el momento en que una idea nace en
nuestra conciencia.
Podemos también elegir el objetivo al que queremos llegar. Y
finalmente, al igual que lo que ocurría con las ecuaciones, podemos rastrear el
proceso que nos conduce a ese objetivo.

También aquí esta dinamica es lícita, siempre que el objetivo sea posible, que esté
dentro de la realidad de un mundo cuanticamente determinista.
Por lo tanto, la facultad del hombre para obrar por reflexión y elección propia, la
facultad del hombre que le otorga un libre albedrío, depende de que el hombre sea
consciente de su propia conciencia. De que sepa que al pensar, existe. Y de que
existiendo, así como Dios, es libre de fijar su destino.
Nadie mas que el hombre posee esta facultad. La exclusividad de esta libertad
sólo puede explicarse filosóficamente si se acepta que ella constituye la esencia
misma del individuo. Esta exclusividad que caracteriza al hombre, no puede ser
reproducida por el computador.
En cambio el computador es un descubrimiento y
un desarrollo del hombre.
Paradefinir estos conceptos nos hemos atrevido a elaborar el “Principio de
Incertidumbre Psíquica de Schlosser”, que enunciamos así: Todo fenómeno
que tiene su origen en un ente psíquico, puede tener infinitas posibilidades
de desarrollo. Ese fenómeno tiene la misma posibilidad de ser idéntico, como
la de ser distinto al producido por otro ente.
En física, el Principio de Incertidumbre fue enunciado por Werner Heisenberg en
1926 y constituyó una verdadera revolución conceptual: estableció que cuanto
mayor sea la precisión con que se trate de medir la posición futura de una
partícula, menor sera la exactitud con que se pueda fijar su velocidad, y viceversa.
Esto se explica porque la forma de medición es por medio de la iluminación de la
partícula en su posición actual.
Pero los cuantos de luz (que chocaran con la
partícula e indicaran su posición) incidiran en su velocidad. Por lo tanto, la posición
y la velocidad de la partícula son inciertas.



Consideramos que a igual distorsión esta sometida la mente humana cuando pasa
por pruebas psicométricas. El mero hecho de colocar al individuo en un estado
anormal de tensión, esta incidiendo sobre su mente (y/o emociones). El sujeto
medido no es el mismo y por lo tanto los resultados resultan falseados.

Igualmente, los ilusionistas desubican la percepción de un objeto, logrando en esta
forma que el público reciba un resultado distorsionado de la realidad.
Esto es posible porque al estudiar nuestra mente, podemos concluirigualmente
que ella cuenta con un número infinito de ideas con iguales probabilidades de
existir. La base cultural que nos proporcionan los genes constituyen un trampolín
para este salto al infinito, pero una vez en él, el hombre vuela libremente en el
mundo de las ideas y logra allí sus mayores conquistas.

ENTONCES ¿CÓMO PODRÍAMOS IDENTIFICAR AL INDIVIDUO?
¿CÓMO DIFERENCIAR AL COMPUTADOR DEL HOMBRE?
Los electrones, protones y otras partículas que componen los atomos del cuerpo
se renuevan permanentemente, tanto que el total de esos atomos son
reemplazados varias veces en el transcurso de la vida. No sólo eso: estas
partículas son las mismas que las de cualquier elemento material que existe en la
naturaleza. Teóricamente, las partículas de un hombre y las de una roca son
intercambiables. También serían esenciaImente integrables en el hombre las
partículas de un computador.
Por lo tanto las características de esos atomos no nos sirven para identificar al
individuo, para establecer su singularidad.
Lo que sí podría ser una diferencia que
nos permitiera distinguir a unos atomos de otros es lo que se llama la PAUTA
según la cual estan dispuestos estos atomos, entendiendo por pauta la
configuración en el tiempo y en el espacio de los mismos. Pero si cuando el cuerpo
del hombre muere y lo entierran, cada atomo pasa a integrar el todo, cambiando
solamente la pauta ('de tierra somos, a la tierra volvemos'), podríamos ver en esto
una afirmación de que la pauta tampoco puedeidentificar al individuo. Porque esta
pauta podría no ser mas que un ALGORITMO, es decir un procedimiento general
de calculo de determinadas leyes físicas y matematicas, aplicadas a todas las
pautas de todos los atomos.
Parece ser pues, que lo que se ha descubierto hasta ahora, tanto en el campo de
la física como en el de la fisiología, no nos permite saber como se identifica al
individuo y como se lo distingue de un computador. Porque en esencia ambos son
medios a través de los cuales se van revelando verdades. El computador con su
'hardware' y su 'software', el hombre a través de sus pensamientos. El programa
que desafía nuestro analisis entonces, destaca dos incógnitas principales: una, el
cosmos y la otra, nosotros.
El cosmos esta allí, un infinito fuera de nosotros, al que nos proponemos conocer.
La segunda incógnita somos nosotros mismos, no solamente como núcleo aislado
y estatico integrado dentro del todo. Sino como un centro de acción bivalente: uno
acción para conocer ese todo del que formamos parte y dos, acción para
estudiarnos a nosotros mismos y saber como hacemos para realizar esa acción
cognoscitiva.
(Les invitamos a repasar 'Principio Antrópico' en el anterior capítulo 'COSMOS E
INMORTALIDAD
': 'Vemos al Universo en la forma en que es, porque nosotros
existimos. Si no existiéramos no lo veríamos. Y si el Universo fuere distinto
nosotros no existiríamos tal como somos hoy. Por lo tanto el hombre es a la vez
parte del proceso y objetivo del mismo').




Política de privacidad