Consultar ensayos de calidad


Contexto y literatura del Realismo - La literatura en la segunda mitad del XIX



La literatura realista se preocupa por la descripción minuciosa de la realidad y muestra interés por el analisis de los comportamientos humanos en sociedad. Esto explica el importante desarrollo de la novela.

El Realismo surge por el rechazo de los principios idealistas de la estética romantica. A diferencia de los romanticos, interesados por la interioridad, los escritores realistas se centraron en la descripción meticulosa de lo exterior. Así, el Realismo se distingue por los siguientes rasgos:
• Interés por la realidad. Paralelamente a lo que ocurre en la ciencia, los autores recurren a la observación como procedimiento creativo. La novela, género predilecto del Realismo, se convierte en un importante documento social.
• Contextualización contemporanea. El interés por la realidad inmediata se traduce en una localización espacio-temporal próxima al momento en el que se escriben las obras.


• Tendencia a la objetividad y al verismo. Se pretende presentar ambientes, comportamientos y dialogos reales o, cuando menos, creíbles. En correspondencia con este interés, abundan las descripciones y se procura que cada personaje se exprese conforme a su educación y su forma de ser. El estilo abandona el retoricismo romantico y presenta una expresión mas sencilla que busca la fidelidad a la realidad retratada.
• Intención crítica. La pretensión de objetividad no impide que lavoz del autor y su intención crítica tengan un peso considerable en el relato. El narrador puede intervenir con sus propias observaciones acerca del desarrollo de los acontecimientos.

La segunda mitad del siglo XIX

Durante la segunda mitad del XIX se produjeron en Europa importantes transformaciones políticas y sociales: el proletariado se organizó en movimientos obreros y sindicales inspirados en doctrinas como el socialismo, el marxismo y el anarquismo. Al mismo tiempo, crecía el poder económico y político de la burguesía, que se hizo mas conservadora para mantener sus privilegios.

El idealismo romantico es sustituido por el empirismo, que defiende la confianza en el progreso y en la ciencia. El positivismo, corriente filosófica dominante, se basa en la observación de los hechos y en la experimentación.



Caracter

Aunque no es ofensivo, es hostigoso. Generalmente hace bromas con las cuales se burla de las personas, carcajeandose sonoramente. De igual manera, se ha escuchado mencionar en la lengua salvadoreña que cuando una chica es objeto de su hostigamiento, la solución para alejarlo es comer en el baño, frente a la taza de un inodoro; esto debido a que se supone que él siente asco facilmente con los malos habitos de las personas; por lo que se supone que ésta es la solución mas efectiva cuando una mujer esta siendo objeto de sus hostigamientos.



Autores salvadoreños le han dedicado parte de su obra. Miguel Angel Espino, en su libro Mitología de Cuscatlan cita:

Han pasado los tiempos. El mundo ha cambiado, se han secado ríos y han nacido montañas, y el hijo de la Siguanaba aún tiene diez años. No es raro que esté, montado sobre un lirio o escondido entre el ramaje, espiando a las muchachas que se ríen a la vuelta del río

Salarrué, por su parte, en su libro Trasmallo incluye un cuento llamado El Cipe, donde enun dialogo entre dos personajes de la campiña salvadoreña se le describe:

- Usté ¿nua visto nunca al Cipitiyo, Culapio?
- ¡ En jamas, don Agrelio!
- Yo lei visto una tan sola, en Jalponga, comiéndose a hora dianimas los elotes diuna milpa. Veya usté : lleva un sombrerón deste calibre; un calzón blanquiyo, shuco,shuco, y amarrado poraquí con un mecateplatano. Su estatura es menor quel diun chumpe y va jumandose un purote. El caidizo del sombrero le tapa toda la carita, menos la jetía puntuda y con sus tres pelos como el nance. La camisona le varrastrando por el suelo, toda rompida y los caites liacen : plash, plash…Yo lice enviteporque estaba bolo, y cuando quise echarle pesca, se iscabuyó el hijuepuerca entre las milpas, dejando un tufito, ansina como el del zorriyo.9

El escritor Manlio Argueta, publicó en 2006 una adaptación de la leyenda 'El Cipitío', en el que suaviza su perfil de duende y lo adapta a un niño. Ilustrado por Vicky Ramos, 'El Cipitío' de Manlio Argueta narra lo esencial de la leyenda a un nivel infantil.

El Cipitío es un duende nahuatl que nunca dejara de ser niño. Su madre, la Siguanaba, lo abandonó en el recodo de un río cuando el dios Tlaloc la condenó por trasnochadora y viciosa a vagar para siempre por los montes. Era esposa de Cipitl, gran tirador de flechas


La literatura en la segunda mitad del XIX

En el siglo XIX, como consecuencia del crecimiento de las clases medias urbanas y de la extensión de la enseñanza, aparece un público mas numeroso. Predomina ahora un lector burgués que busca reconocerse en los personajes y asuntos de ficción, por lo que las preocupaciones y los ambientes de estas clases medias pasan a ser un tema literario central.
Durante la segunda mitad del XIX la literatura toma rumbos esencialmente realistas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que en esta época se desarrolla el Posromanticismo de Rosalía de Castro y Bécquer.




Política de privacidad