Consultar ensayos de calidad


El ajusticiamiento de trujillo



EL AJUSTICIAMIENTO DE TRUJILLO

El autor nos dice que Trujillo iba hacia su hacienda en San Cristóbal, solo sin escolta, ya que decía que “El día que no pueda ir a mi hacienda solo, prefiero estar muertoesa confianza fue la que la noche del 30 de Mayo le costó la vida en el tramo de la Autopista Santo Domingo-San Cristóbal.


Nos cuenta el autor que en el momento que Zacarías de la Cruz notó que le seguían y que empezaron a disparar intentó hacer una maniobra para regresar a la Capital, pero Trujillo exclamo: - ¡Parate, carajo que tenemos que pelear!, Zacarías le decía que eran demasiados y Trujillo insistió esta vez diciendo que tomara la ametralladora que iban a pelear, Zacarías obedeció y frenó. En ese momento, el carro de sus asesinos pasó como una rafaga rociando plomo, dio una vuelta en redondo en medio de la autopista y se colocó en frente del automóvil que ocupaba Trujillo, se pararon, abrieron las puertas y salieron, Trujillo hizo lo mismo abrió la puerta y con su arma, un revolver de bolsillo calibre 38 les hizo frente.



Trujillo quien yacía herido sangraba mucho, caminó tambaleante apoyado de su automóvil hacia sus atacantes agotando todas su carga, ellos le disparaban a quemarropa. Antonio de la Maza se le acercó para ultimarlo (ya tenia el brazo derecho herido).
Yacían heridos El Teniente García Guerrero, Pedro Livio Cedeño yZacarías de la Cruz el chofer de Trujillo que había sido derribado y yacía boca arriba. Antonio Imbert se le acercó y le disparó en la cabeza, tuvo tanta suerte que este disparo le resbaló y solo le hizo un rasguño.
Trujillo estaba muerto.
Un escopetazo le había causado una herida en el lado derecho del pecho. Una bala le había penetrado por la boca, destrozandole parte de la dentadura. Y había recibido un culatazo en la frente que le hundió el craneo. En todo su cuerpo se le contaron 17 balazos de los cuales solo 5 eran mortales.

Los asesinos de Trujillo cargaron su cuerpo al baúl de uno de sus automóviles. Era parte del plan y era necesario para que se cumpliera la otra parte del plan que la llevaría a cabo uno de los conspiradores que no estaba presente, el General Pupo Roman.


Pedro Livio Cedeño se quejaba a gritos de la Maza lo iba a ultimar, pero sus compañeros no se lo permitieron cometiendo así su peor error, lo llevaron a un hospital que estaba a pocas cuadras de una de las oficinas del SIM (Servicio de Inteligencia Militar), luego de unas horas Pedro Livio Cedeño confesó todo, se conocía el nombre de todos los conjurados que serian atrapados mas tarde y ajusticiados por Ramfis Trujillo.
Todo había Terminado. Había finalizado una era. La Era de Trujillo Varias horas después de la muerte de Rafael Trujillo, su hijo Ramfis Trujillo, quiense encontraba en Paris, alquiló un avión y regresó a Santo Domingo en las primeras horas del miércoles 31 de mayo, poniéndose de inmediato al frente de la situación y convirtiéndose en el hombre fuerte del país, aunque Joaquin Balaguer seguía formalmente al frente de la presidencia. El Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y todos los servicios de seguridad del estado realizaron amplias redadas en todos los sectores de la ciudad buscando a los ajusticiadores.

El 2 de junio de 1961 agentes del SIM irrumpieron en la casa del teniente Amado Garcia Guerrero donde lo asesinaron de varios disparos de ametralladoras. El 4 de junio de ese mismo año fueron asesinados otros dos implicados, Juan Tomas Díaz y Antonio de la Maza. El 10 de junio fue apresado y torturado el general José René Roman FernandezPupo») quien fungía como secretario de las Fuerzas Armadas de la dictadura, ya que se descubrió que éste estaba vinculado al asesinato de Trujillo. El 18 de noviembre fueron capturados Roberto Rafael Pastoriza Neret, Pedro Livio Cedeño Herrera, Luis Salvador Estrella Sadhala, Modesto Díaz Quezada, Huascar Antonio Tejeda Pimentel y Luis Manuel Caceres Michel («Tunti»). Fueron llevados a la «Hacienda María» en San Cristóbal, donde fueron fusilados por órdenes de Ramfis Trujillo.
Poco después, por presiones internacionales Ramfis y su familia abandonan el país.





Política de privacidad