Consultar ensayos de calidad


La UNAM. Una Arquitectura cósmica



-------- ----- ------ ----- ----- ------

ANALISIS: CIUDAD UNIVERSITARIA UNAM

-------- ----- ------ ----- ----- ------

La UNAM. Una Arquitectura cósmica.

Recientemente el campus central de Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue reconocido por la UNESCO como “patrimonio cultural de la humanidad”.
Tuve la suerte de visitar el campus en febrero del 2003. Y debo reconocer que contemplar su hermosa biblioteca fue una experiencia algo conmovedora.

En muchas ocasiones, he leído y escuchado en los fundamentos de diferentes obras, referencias a una suerte de “aspiración cósmica”, de estas. Término, que la mayoría de las veces, no pasa de ser una simple retórica, acuñada en las letras de algún artículo de revista. Pero, si existe una obra que puede despertar enel observador sensaciones que uno definiría en la sola palabra “cósmico”, es el edificio de la Biblioteca Central de la UNAM.



Diseñada por el arquitecto Juan O’Gorman, en asociación con Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco, la Biblioteca Central de la UNAM es uno de los edificios mas representativos de la Ciudad de México. Fue construido entre 1950 y 1956; siendo sometido a un proceso de remodelación a partir del año 2000 y que continúa a la fecha.

Emplazado en uno de los bordes de una extensa explanada, este volumen (cuyas caras muestran unos impresionantes murales), entra en una suerte de consonancia con otros edificios cercanos, creando un espacio contemplativo de gran tensión entre ellos. Y en verdad, uno al caminar entre los edificios… o mas propiamente dicho, entre los murales de los edificios de la Biblioteca y la Rectoría, pareciera que uno se situara en el centro de todo.

El volumen de la biblioteca y sus murales (y a pesar de estar en un borde), realmente lo concentra todo. Es el centro del espacio. Solitario, increíblemente enigmatico y denso, es receptor de toda mirada y desplazamiento por la explanada.
Y es que los murales de la biblioteca y de la rectoría, son murales que tienen el don de salirse (literalmente) del muro, para saltar desde las fachadas hacia el vacío interior de la explanada. Llegando, esta proyección a ser tan fuerte, que no importando su orientación, estos se vuelven hacia este espacio. Hacia el ojo del espectador.

Cuando se habla de lo“cósmico”, típicamente se pretende apuntar al cielo. Como si existiera algo, alla arriba, que estuviera en relación con un edificio. Nada mas falso, y simulado. Lo “cósmico” de la biblioteca de la UNAM, es a mi entender, ese imponente volumen en soledad, en que sobre cada una de sus caras se despliega una suerte de lectura de fenómenos, cuya dimensión es inabarcable: la historia, el tiempo, los dioses, etc. Un relato, cuyos símbolos y dibujos, en sus disposiciones, relaciones y vínculos, son “ORDENADOS” (de ahí lo cósmico) como si fueran atrapados y comprimidos, desde sus múltiples dimensiones y mundos, para que un ojo humano pueda leerlos. Y es que pareciera que los motivos de los muros de la biblioteca fueran a estallar, como si el cubo del edificio fuera una caja de Pandora.


Esa “contención y ordenamiento” que hace este edificio, de toda esa “sobre dimensión” plasmada en sus murales, es algo único. Algo que uno no esperaría ver en una construcción de nuestra era. Sino que tal vez, en una ruina distante, de esas que ocultan secretos milenarios.

La Ciudad Universitaria, conocida coloquialmente como 'C.U.' o 'CU' (pronunciada como 'cé-ú'), es el conjunto de edificios y espacios que conforman el campus principal de la Universidad nacional autónoma de México (UNAM), ubicado en el Pedregal de san Angel, al sur de la Ciudad de México.
El 28 de junio de 2007 fue inscrita por la Unesco en el Patrimonio Cultural de la Humanidad. Esta ubicada en una de las mas privilegiadas zonas del país.

A principios delsiglo XX las escuelas, facultades y edificios administrativos de la universidad estaban concentrados en el centro de la ciudad de México, por lo que popularmente se conoce como 'Barrio Universitario', sin mantener conexión entre los edificios propiamente (entre otros, destacan los edificios del Antiguo Colegio de San Idelfonso, del Antiguo Palacio de la inquisicion, la Academia de San Carlos, del Templo de San Agustín y del Palacio de mineria), y varias veces se conceptualizó un proyecto para relocalizar las mismas a un solo campus que integrara la vida universitaria. De estos conceptos, quizas el mas destacado fue una tesis profesional presentada en la Escuela Nacional de Arquitectura en 1928, con el título 'Ciudad Universitaria'.
En 1943, el gobierno federal expropió diversas hectareas de terreno donde actualmente se encuentra Ciudad Universitaria, en aquél entonces localizadas fuera de la ciudad de México; en 1946 éste fue entregado a la universidad para la concretización de los muchos proyectos de reunir las instalaciones. El 11 de septiembre de 1946, el entonces rector Salvador Zubiran formó la Comisión de la Ciudad Universitaria, formada por representantes de la universidad y del gobierno. Esta comisión convocó a un concurso arquitectónico, cuyos proyectos fueron entregados en marzo del año siguiente, resultando ganador el de 2 alumnos de arquitectura

Integración del equipo de ejecución de la obra

Torre de Rectoría
Con el proyecto vencedor en manos, la comisión se transformó enla Comisión Técnica Directora, presidida por el rector, e integrada por funcionarios de la Universidad mas un representante de la presidencia de la República. La comisión designó a los arquitectos directores del proyecto: Enrique del Moral, MARIO Pani Darqui, Domingo Garcia Ramos, quienes se encargarían de designar al conjunto de arquitectos e ingenieros que participarían en la ejecución del mismo, todos ellos mexicanos. Mas de cien arquitectos e ingenieros de entre los mas destacados del país se unieron a la obra. Resaltan los nombres de Luis Barragan, Carlos Lazo Barreiro, Juan O'Gorman, Enrique Yañez, Pedro Ramírez Vazquez, Enrique del Moral, Enrique Guerrero Larrañaga, José Villagran García y, como gerente de obras, Luis Enrique Bracamontes. También participaron artistas como Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros.

La Ciudad Universitaria del pedregal de San Angel

El 5 de abril de 1956 la Biblioteca Central de la Ciudad Universitaria abrió sus puertas y puso en servicio sus colecciones para apoyar las labores de una comunidad de estudiantes, docentes e investigadores, que abandonaba los edificios del centro de la Ciudad de México, donde había trabajado durante cerca de 50 años, para trasladarse al sur, en una nueva etapa de vida de la institución de educación superior
mas importante del país, la Universidad Nacional Autónoma de México. 

De esta manera se completó un ciclo de trabajo que se inició en 1943 con la elección de terrenos en el Pedregal de San Angel, y la publicación de la Ley deFundación de la Ciudad Universitaria; y mas tarde con el Decreto de Expropiación de 1946, mediante el cual una superficie de seis millones de metros cuadrados pasó a ser propiedad de la Universidad.
 

Un año después, en los espacios que muestran grandes manchones de lava, producto de la erupción del volcan Xitle, empezó el gran proyecto constructivo, resultado de un concurso convocado por la Escuela de Arquitectura de la propia Universidad; con el diseño del Plano de Conjunto, coordinado por Mario Pani y Enrique del Moral, dieron inicio los trabajos de urbanización y edificación. En marzo de 1949 el Pedregal de San Angel se convirtió en el mayor taller de diseño y experimentación arquitectónica del México moderno. Durante los siguientes tres años, la actividad de un nutrido grupo de obreros, arquitectos e ingenieros, hizo posible el surgimiento de un centro de docencia, investigación y difusión de la cultura, en el hasta entonces arido paisaje del Pedregal de San Angel. 



Una de las principales preocupaciones de los arquitectos y constructores fue la aplicación del concepto de integración plastica. Para ello se invitó a participar en el magno proyecto a algunos de los mas notables artistas mexicanos de la época. 

Una vez mas, como sucedió treinta años antes, cuando Diego Rivera, José Clemente Orozco, Jean Charlot, Fermín Revueltas y otros pintores, plasmaron en los muros del vetusto edificio de la antigua Escuela Nacional Preparatoria, en el Centro de la Ciudad de México, el sentir de larecién pasada revolución, la Universidad brindó generosa sus muros a los artistas para que en ellos se continuara una tradición plastica, que se remonta a varios centenares de años, y que tiene algunas de sus mejores expresiones en las zonas arqueológicas de Palenque y Cacaxtla. 

Así surgieron los relieves de Juan O'Gorman en los muros bajos de la Biblioteca Central, el mural inconcluso de Diego Rivera en el Estadio Olímpico, y los grandes murales en diversas técnicas, de David Alfaro Siqueiros en el edificio de la Rectoría, de José Chavez Morado en el auditorio de la Facultad de Ciencias, de Francisco Eppens en los muros de las facultades de Odontología y Medicina, y por supuesto en la monumental ornamentación a base de piedra natural, del mismo O'Gorman, en la Biblioteca Central.

El edificio de la Biblioteca Central

En el año de 1948 el arquitecto y pintor Juan O'Gorman fue invitado para que proyectara, con los arquitectos Gustavo Saavedra y Juan Martínez de Velasco, el edificio de la Biblioteca Central, al que se había concedido una posición preponderante en el Plano de Conjunto de la Ciudad Universitaria. 

El programa constructivo se basó en estudios hechos por el Mtro. José Ma. Lujan del funcionamiento de las principales bibliotecas universitarias del mundo, y a partir de ello se creó un edificio, dentro de las corrientes funcionalistas dominantes en esos años, destinado a almacenar un millón de libros; en él destaca una serie de elementos distribuídos en dos volúmenes: unodesarrollado en sentido horizontal, y el otro, superpuesto, en sentido vertical. 

El cuerpo horizontal aparece tendido contra el desnivel del terreno, y en sus fachadas alternan las fajas visibles de la estructura de piedra volcanica, extraída del mismo suelo del Pedregal; a continuación espacios ocupados por vidrieras, para terminar con grandes superficies de ónix traslúcido de un hermoso color ambar. 

En determinados lugares los muros de piedra incluyen relieves del mismo material, con motivos inspirados en la tradición del mundo prehispanico. Las fachadas del gran cubo que forma el cuerpo vertical muestran en la base una franja de vidrieras y muros bajos que corresponden al piso abierto, después se despliegan diez pisos, con las composiciones pictóricas que hacen de este edificio la construcción emblematica de la Ciudad Universitaria, ya que en él se lograron los mayores y mejores ejemplos de integración plastica. 

¿Quien construyó la Biblioteca Central?

La mejor imagen de Juan O'Gorman, el creador de la Biblioteca Central, es su autorretrato fechado en 1950, quiza la obra mas original e imaginativa de la pintura mexicana de la primera mitad del siglo XX

Juan O'Gorman nació en Coyacan, D.F. el 6 de julio de 1905. Estudió la carrera de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México;aprendió pintura con su padre el ingeniero de origen irlandés Cecil O'Gorman. Uno de sus primeros trabajos de pintura mural fue la decoración, en 1925, de tres pulquerías. 

En 1928 inició laconstrucción de la casa estudio de Diego Rivera en San Angel, años después construyó para el mismo artista el Anahuacalli, edificio que resguarda la colección de figuras prehispanicas que Rivera donó al pueblo de México. De 1932 a 1934 trabajó como arquitecto construyendo 35 escuelas primarias y técnicas de inspiración funcionalista, para la Secretaría de Educación Pública. De 1942 a 1948 hizo pintura de caballete. 

Entre 1949 y 1951 proyectó y dirigió la construcción de la Biblioteca Central en la Ciudad Universitaria, edificio que recubrió con un mosaico de piedras naturales, con una superficie de 4 mil metros cuadrados. 

En 1950 expuso en el Palacio de Bellas Artes 100 pinturas de caballete. Su obra como muralista incluye, entre otros, los siguientes trabajos: la Biblioteca Gertrudis Bocanegra de Patzcuaro, Michoacan; el Retablo de la Independencia en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec y la Sala de la Revolución del mismo Museo; así como trabajos en Chile y Estados Unidos. En 1972 recibió el Premio Nacional de Arte por su obra pictórica. Juan O'Gorman murió en la Ciudad de México en el año de 1982.
Creación del mural

Juan O'Gorman dejó el testimonio de su creación mas importante, la Biblioteca Central de la Ciudad Universitaria, estas son sus palabras: “Desde el principio, tuve la idea de hacer mosaicos de piedras de colores en los muros ciegos de los acervos, con la técnica que ya tenía bien experimentada. Con estos mosaicos la biblioteca sería diferente al resto delos edificios de la Ciudad Universitaria, y con esto se le dio caracter mexicano. 

Cuando traté el asunto con el arquitecto Carlos Lazo (gerente de construcción del proyecto de la Ciudad Universitaria) se entusiasmó con la idea del recubrimiento de mosaicos de colores y me pidió que hiciera un proyecto. Dediqué dos días y sus noches casi sin dormir y comer, haciendo los primeros croquis, para tener las ideas someras de este mosaico enorme que debería recubrir los cuatro lados de la torre de acervos del edificio, que ya se había comenzado a construir y se terminaría aproximadamente en 1950. 
Posteriormente, Carlos Lazo empezó a arrepentirse de haberme prometido hacer este grandioso mosaico, pero a súplicas mías, me permitió que se hiciera un ensayo en la parte baja de uno de los lados de los acervos para ver cómo resultaba visto sobre el edificio. Finalmente aceptó la idea de hacer los mosaicos de piedra, siempre que el precio que yo cobrara fuera extremadamente bajo, porque no se había previsto presupuesto especial para este recubrimiento, que debería costar un poco mas que con vitricota u otro tipo de material. Ya sólo tenía entonces un problema, el de la localización de las piedras de colores. 

Claro esta que para hacer los mosaicos era necesario obtener piedras de todos los colores posibles. Para ello emprendí viajes por toda la República Mexicana, después de haber consultado el caso con un viejo ingeniero de minas, amigo de mi padre, quien me indicó los lugares donde podríaencontrarlas. Visité muchos minerales y canteras para recoger muestras de cada uno de ellos, haciendo una colección integrada por aproximadamente 150 piedras de diferentes colores para seleccionar los que tuvieran mayor coloración posible.

En el estado de Guerrero encontré los amarillos, los rojos y los negros; varios colores verdes también los encontré en los estados de Guerrero y Guanajuato. En Hidalgo encontré piedras volcanicas de color violeta y dos calcedonias de color rosa. Nunca logramos encontrar piedra de color azul, a pesar de que me habían indicado que podría encontrar este color en Zacatecas, en una mina o sitio llamado Pino Solo. Emprendí la expedición que requirió dos días, acompañado por guías y provisto de mulas, hasta dicho sitio lejano, atravesando el desierto de Zacatecas. Allí encontré efectivamente, una calcedonia azul. 

Finalmente seleccioné diez colores con los cuales podían hacerse los mosaicos: un rojo Venecia, un amarillo Siena, dos rosas de diferente calidad, una casi color salmón y la otra con tendencia al color violeta, un color gris violaceo, el gris oscuro del Pedregal, obsidiana negra y calcedonia blanca; también fue posible emplear el marmol blanco, dos tonos de verde Para el azul empleé el vidrio coloreado en trozos y después triturado como si se tratara de piedras, o bien, hecho en placas para usarlo como se utiliza en los mosaicos de vidrio. 

Con la gama de colores antes descrita, con esta paleta por decirlo así, era posible hacer composiciones pictóricas alexterior de los edificios y tener la certeza de que mientras perduraran las piedras colocadas en el muro en forma de mosaico, perdurarían también los colores. Fue necesario recurrir a las piedras de colores naturales porque no hay en ninguna parte del mundo colores que puedan pintarse y que resistan la intemperie, los rayos solares, las lluvias y los cambios de temperatura”.

Respecto a la técnica utilizada para realizar tan sorprendente trabajo, señala el artista: “Por lo demas, la técnica con la que se logró cubrir cuatro mil metros cuadrados es muy importante, pues gracias a ella este gran mosaico se ha conservado intacto sin necesitar por lo tanto la mas mínima intervención restauradora”. 

Continúa el texto de Juan O'Gorman: “Ordenamos hacer en una de las bodegas de materiales de la Ciudad Universitaria, un gran tablero vertical de madera sobre el cual se hicieron las plantillas, o sea el dibujo al tamaño natural de los mosaicos. Decidimos hacer lozas precoladas de un metro cuadrado, que podrían ser mas o menos manuables para su colocación en el muro. 

Sobre el gran tablero de madera, colocamos clavos exactamente a un metro de ancho por un metro de alto, conseguimos rollos de papel grueso de un metro de alto, de tal manera que las plantillas venían cortadas a la medida necesaria. Colgamos tiras de papel entre los clavos y sobre ésta se dibujaba el mosaico, comenzando por la parte inferior hacia arriba, de acuerdo con los proyectos a la escala de 5 cm. por metro. Claro esta que en elproceso de ejecución se hicieron muchas modificaciones al proyecto original, de acuerdo con cambios que fueron a mi parecer necesarios para mejorar el diseño y la composición. Al mismo tiempo que se preparaban las plantillas y los dibujos, en uno de los patios cerca del taller se almacenaban y se partían las piedras de colores, que, como dije antes, logramos traer de diversos lugares de la República 

 

A la vez se preparó en uno de los pisos de acervos del edificio de la Biblioteca en obra, una mesa especial de todo el largo del acervo de 48 metros, para hacer sobre ella los precolados de concreto armado. Me transportaba a la obra en bicicleta a las 7 de la mañana, llevando mi comida para trabajar durante todo el día, y terminaba generalmente a las 9 ó 10 de la noche. Los domingos y días de fiesta también trabajaba el mismo número de horas para acelerar la terminación del mosaico en el menor tiempo posible. 

Sobre cada plantilla se indicaban los colores de las piedras que tenían que colocarse según el dibujo marcado. Cada plantilla llevaba un número y letra que la situaba exactamente en el diseño generalEl albañil encargado de hacerlas colocaba la pedacería de piedras de colores sobre las plantillas y sobre esta pedacería de piedra se hacía un pequeño colado de mezcla de cemento y arena con un poco de agua, para que la mezcla fuera un poco dura, con el propósito de que no escurriera ni manchara la parte visible del mosaico, que llevaba el dibujo de la plantilla, tal y como aprendimosen el Anahuacalli de Diego Rivera. 

 

Este pequeño colado servía simplemente para detener las piedras en su lugar y sobre ésta se colocaba la cuadrícula de fierro de alambrón de un cuarto de pulgada, que servía de estructura del precolado. Después se colaba el molde hasta llenarlo totalmente con revoltura de cemento, arena y gravilla, y se dejaba que estos precolados fraguaran perfectamente en el mismo sitio en que se hacían. Este sitio estaba cerrado y sin ventanas al exterior, y era muy húmedo para que fraguara el cemento con mayor dureza. A los dos días se levantaban los precolados, se limpiaba la superficie de la piedra del mosaico y se almacenaba en una bodega, listos para colocarlos en su lugar sobre los muros exteriores de tabique de los acervos de la biblioteca. 

El muro de tabique tenía una cuadrícula de varilla de fierro anclada, para detener las placas de mosaico. Cada uno de los precolados se llevaba a su sitio y se colocaba en cuatro anclas amarradas al fierro de la cuadrícula del muro. Posteriormente se colaba el espacio entre el muro y el precolado”.

Muro Norte: El pasado prehispanico

El lado norte contiene la mayor cantidad de motivos ornamentales: próxima a la entrada de usuarios, esta una monumental fuente de piedra volcanica, con una estilizada representación de Tlaloc, el dios del agua de la cultura prehispanica. En el cuerpo del edificio, en los niveles correspondientes a las areas administrativas y de servicios, se observan tres franjas de murales que alternancon vidrieras. La primera de ellas contiene, figuras de caracoles marinos y círculos, que en la iconografía prehispanica se denominan “chalchihuites” o piedras preciosas; la segunda franja tiene como motivos ornamentales peces y signos calendaricos; la tercera, de mayores dimensiones que las anteriores, presenta dos enormes serpientes a los lados de un signo calendarico de fuego y agua. A partir del siguiente nivel se despliega el gran cubo, que es la parte correspondiente al acervo, y donde se concentraron los esfuerzos artísticos de Juan O'Gorman. 

El mural del lado norte esta dividido por un eje vertical al centro y dos ejes transversales, marcados por corrientes acuaticas de color azul, en las que aparecen canoas, peces, caracoles y culebras, elementos que hacen referencia al caracter lacustre de la antigua capital mexica, area que corresponde al actual Centro Histórico de la Ciudad de México. En las partes terminales de estas corrientes estan los jeroglíficos de las principales ciudades que bordeaban el lago de México: Coyoacan, Churubusco, Iztapalapa, Xochimilco, Azcapotzalco y Tacuba. 

 

La escena que aparece en la parte central de la composición recrea la fundación de Tenochtitlan, que tuvo lugar en el islote donde, de acuerdo a una leyenda, la tribu nómada de los mexicas descubrió un aguila posada sobre un nopal, que les hace entrega de la tierra, simbolizada por una serpiente. Como testigos dos señores presiden la escena, origen y esencia de la gran ciudad capital de los mexicas.Este momento estelar de la tradición mexica es ademas presenciado por los tlatoanis (reyes) de México-Tenochtitlan, que aparecen distribuidos simétricamente a los lados, acompañados de sus respectivos jeroglíficos. Un detalle significativo de la escena se refiere al nopal en un cerro que lleva en su parte anterior el escudo de la guerra, y se asienta sobre las fauces estilizadas del Cipactli, el monstruo de la tierra. 

Los espacios delimitados por unos ejes estan llenos de figuras inspiradas en los códices nahuas, ordenadas según un orden simbólico en dos campos, uno a la izquierda y otro a la derecha del eje central. El del lado izquierdo esta dominado por el sol, Tonatiuh, naturalmente aparecen deidades y escenas que en la mitología prehispanica tenían relación, con los aspectos mas luminosos y positivos de la vida; el del lado derecho pertenece a la luna, las deidades y escenas que lo decoran representan al ambito de lo negativo y tenebroso, la oscuridad y la muerte. 

En la parte mas alta de la mitad izquierda, junto al sol, aparece el dios benéfico Quetzalcóatl, la serpiente emplumada, que lleva en su cuerpo ondulante las mazorcas de maíz y las vírgulas enlazadas que simbolizan el fuego, factores fundamentales en las culturas de Mesoamérica. Por debajo del cuerpo de la serpiente se ven dos divinidades mesoamericanas: Tlaloc, el dios de la lluvia, que hace acto de presencia entre una planta de maíz situada a sus espaldas y un manantial sobre la cabeza, para transformarse en Quetzalcóatl,en su forma humana. En la parte media de esta mitad del muro norte, entre las corrientes acuaticas superior e inferior, domina la escena Tlazoltéotl, la “diosa del parto”, diosa también de la agricultura, quien es escoltada por el aguila solar y el jaguar de la noche, acompañados de sus respectivos símbolos. A su derecha Ehécatl, dios del viento, sentado en el interior de un templo, sopla vigorosamente a través de un caracol. La franja inferior del mural esta ocupada por músicos y danzantes que acompañan a un sacerdote principal en una ceremonia propiciatoria. 

En el lado derecho, la representación de Quetzalcóatl en forma de serpiente, equilibra la composición al enfrentarse con la del lado opuesto, el dios lleva en su cuerpo discos de chalchihuites, -símbolo del jade o piedra preciosa- y secciones de caracol, ademas se observa una calavera que acompaña al dios Tezcatlipoca, el dios cojo, sembrador de discordias, el invisible y omnipresente dios del mal. 

Atras de él y un poco mas abajo, se observa a Chalchiutlicue, diosa del agua, hermana de los dioses de la lluvia. En la parte central del mural, entre las dos corrientes acuaticas se ve la figura de Tlahuizoalpantecuhtli, el lucero de la mañana, Venus, una de las muchas advocaciones de Quetzalcóatl, y que muestra su dual presencia –la vida y la muerte- por el lado de su faceta vital levanta un bastón con la figura de un mono (ozomatli, signo calendarico). A su espalda, el jeroglífico de un cerro, rodeado de serpientes y fragmentos decuerpos humanos, alude a diversos rituales magicos, importantes en la cultura mesoamericana. 

La decoración en la parte inferior muestra un conjunto de guerreros cubiertos de pieles de animales y armados de macanas y “chimalis” (escudos). El eje central esta constituido, de arriba hacia abajo, por el sol, entre cuyos rayos inferiores unos discos sugieren un rostro de Tlaloc; es decir, el calor y la lluvia, tan esenciales para la vida de aquellos pueblos y la de todos. El sol toca con uno de sus rayos un enorme cuchillo de sacrificio en el cual aparecen los dieciocho signos de los meses del calendario nahuatl. De los extremos del pedernal emergen dos manos: la de la izquierda lleva en la palma una simiente, una mazorca de maíz; la de la derecha, el chorro de sangre del autosacrificio. 

En este lado norte del gran mural aparece, en el extremo inferior derecho, la firma del artista y la fecha de terminación de los trabajos: Juan O'Gorman 1952.

CRITICA
EL PROYECTO DE LA CIUDAD UNIVERSITARIA, BUSCO IDENTIFICAR LA ARQUITECTURA DE LAS CULTURAS MESOAMERICANAS EN MEXICO, DANDO UNA IDENTIDAD CON NUESTRAS RAICES, LO CUAL FUE MUY CORRECTO EN SU EPOCA Y UN TANTO INNOVADOR.
LA IDENTIDAD SE LOGRA BASICAMENTE EN LOS MURALES Y EN EL USO DE MATERIALES TALES COMO PIEDRA, ESTUCO ETC.
EN MI OPINION PERSONAL, ES UNA BUENA ARQUITECTURA, LA CUAL YO USARIA EN ALGUN PROYECTO GUBERNAMENTAL YA QUE IDENTIFICA CLARAMENTE AL PAIS.
PERO TAMBIEN USADO EN EXCESO SE CAERIA EN LA EXAGERACION DE DETALLES





Política de privacidad