Consultar ensayos de calidad


Admon - la escasez de las viviendas



 
 La escasez de las viviendas
 

 El derecho a la vivienda es un factor fundamental para obtener bienestar social. Y, del mismo modo, conseguir una vivienda digna para todos representa de hecho una condición para la sostenibilidad social de una comunidad y de un país. Lograr esta condición en el estado actual es muy problematico en el Norte del Mundo, donde se asiste a fenómenos de exclusión en el sector de la vivienda, a un aumento de la precariedad habitacional, y ocupaciones de viviendas no utilizadas por parte de la población mas marginal.
En el Sur del mundo, el tema de la vivienda no es sólo un problema relacionado con un “derecho” imprescindible para el hombre, sino que se ha convertido en una cuestión de conflicto, clave para las perspectivas de desarrollo de las sociedades del Sur. La falta de vivienda no es en estos contextos solo numérica, sino que se dan también problemas dentro del sector, en el ambito de los materiales, constructivos y tipológicos afectando como consecuencia la salud y el bienestar de las personas. En este sentido la cuestión “vivienda” representa uno de los factores de riesgo, y en un sentido mas amplio, de vulnerabilidad de la sociedad.


 
  
A pesar de las políticas públicas y de‘estado de bienestar’ en el Norte del Mundo por un lado, y de las practicas de ajustamiento estructural (años 70 y 80) y de las actuales intervenciones de cooperación en el Sur del Mundo por otro lado, la carencia de vivienda (y los mecanismos de utilización del parque habitacional existente) representa un factor de crisis y exclusión social y de hecho un obstaculo para un desarrollo socialmente sostenible. En el Norte la cuestión no interesa tanto en el aspecto cuantitativo de número de viviendas, sino respecto a la conflictividad en el uso y en los precios del suelo, supeditados al mercado, que ha privado de un bien necesario una gran parte de la población que ahora vive en condiciones de precariedad en este sentido, una precariedad que se desarrolla a múltiples niveles y que acaba fraccionando las comunidades.

En los países en vías de desarrollo, la falta de recursos y la incapacidad de los estados para responder a la demanda no sólo -y no tanto- de vivienda sino de suelo urbano, en proceso de urbanización de proporciones incontrolables, han provocado una situación insostenible en el sector de la vivienda.

La situación ha ido evolucionando en las últimas décadas de forma distinta en los diferentes continentes del Sur: mientras que por ejemplo en América Latina, elproceso de urbanización se ha estabilizado, -con la excepción del crecimiento de las ciudades intermedias en la década de los 90-, en Africa la emigración desde el campo a la ciudad es todavía muy significativa. Esto ha producido que la ciudad haya dado respuesta autónomamente a este problema de provisión de viviendas a través de mecanismos de ocupación del suelo y de construcción de caracter “informal” (de hecho a través de una situación de ilegalidad tolerada desde las instituciones públicas). Los diferentes asentamientos que se han venido formando en las ciudades de los países del Sur (y con sus diferentes nombres slums, squattren settlements, bidonvilles, favelas, barriadas, villas miserias) no se pueden en este sentido identificar como el “problema” de la ciudad de los países en vías de desarrollo: los asentamientos informales representan la “respuesta” a los problemas de la ciudad del Sur.


En ocasiones, determinados productos adquieren relevancia debido a la publicidad, no necesariamente como consecuencia de una campaña intencionada, sino por el hecho de tener una cobertura periodística relevante. En Internet o tecnologías digitales se habla de publicidad no solicitada o spam al hecho de enviar mensajes electrónicos, tales como correos electrónicos, mensajes cortos u otros medios sin haberlo solicitado, y por lo general en cantidades masivas. No obstante, Internet es un medio habitual para el desarrollo de campañas de publicidad interactiva que no caen en invasión a la privacidad, sino al contrario, llevan la publicidad tradicional a los nuevos espacios donde se pueda desarrollar.
Historia



Publicidades antiguas.
La publicidad existe desde los orígenes de la civilización y el comercio. Desde que existenproductos que comercializar ha habido la necesidad de comunicar la existencia de los mismos; la forma mas común de publicidad era la expresión oral. En Babilonia se encontró una tablilla de arcilla con inscripciones para un comerciante de ungüentos, un escribano y un zapatero que data del 3000 a. C. Ya desde la civilización egipcia, Tebas conoció épocas de gran esplendor económico y religioso; a esta ciudad tan próspera se le atribuyen uno de los primeros textos publicitarios. La frase encontrada en un papiro egipcio ha sido considerada como el primer reclamo publicitario del que se tiene memoria. Hacia 1821 se encontró en las ruinas de Pompeya una gran variedad de anuncios de estilo grafiti que hablan de una rica tradición publicitaria en la que se pueden observar vendedores de vino, panaderos, joyeros, tejedores, entre otros. En Roma y Grecia, se inició el perfeccionamiento del pregonero, quien anunciaba de viva voz al público la llegada de embarcaciones cargadas de vinos, víveres y otros, siendo acompañados en ocasiones por músicos que daban a estos el tono adecuado para el pregón; eran contratados por comerciantes y por el estado. Esta forma de publicidad continuó hasta la Edad Media. En Francia, los dueños de las tabernas voceaban los vinos y empleaban campanas y cuernos para atraer a la clientela; en España, utilizaban tambores y gaitas, y en México los pregoneros empleaban los tambores para acompañar los avisos.

El derecho a la vivienda -y en muchos casos a una vivienda digna- se incorpora como elemento clave en un sistema de necesidades integrado, respecto a la ciudad informal. En este sentido, la meta 7 objetivo 11 de las Metas del Milenio de la Naciones Unidas insiste en la dignificación de estos espacios como condición para mejorar las condiciones de vida de la población pobre.





Política de privacidad