Consultar ensayos de calidad


Etnoecología y memoria biocultural



Etnoecología y Memoria Biocultural

Camila

Fermín

Giuliana



Según Toledo y Barrera Bssols, la etnoecología estudia la relación de las costumbres, la religión y la cultura de una sociedad y cómo influyen en su medio ambiente.

Memoria biocultural.

Las especies se adaptan a través del instinto que esta grabado en sus genes. Esto explica su comportamiento y su forma de supervivencia. En el caso de la especie humana, nuestra memoria es cultural, ya no nos guiamos por el instinto como los animales. (Toledo y B-B )
Con el tiempo, la ciencia y la tecnología se hicieron cada vez mas importantes y fundamentales en la vida del hombre. Al llegar la “modernidad”, de la mano de las grandes revoluciones de la industria, la ciencia, la tecnología y el capitalismo, poco a poco se fue perdiendo la memoria cultural, ya que se buscó la homogeneidad cultural principalmente a través de la ciencia. De esta manera se perdieron mas de la mitad de las lenguas, y con ellas conocimientos de lugares y cosas, ya sea materiales o abstractas.


Los Masai viven en una reserva conservadora que se creó con el propósitode proteger a la flora y la fauna autóctona sin tocarla ni alterarla, dejandola como un reservorio de naturaleza para el futuro. De esta manera los corren de su lugar, ya que supuestamente alteran la reserva. Pero ellos conocen mas el lugar en el que siempre han vivido y al que le tienen muchísimo respeto y agradecimiento que un ecólogo con años de estudio.
Hoy en día, cegados por la globalización y el comercio, pensamos en cosas innovadoras sin pensar en el futuro de nuestros hijos y nietos, pensando en el presente y en reparar el daño como si la tierra fuera una maquina. Sin embargo, otras culturas aborígenes siguen los pasos de sus ancestros para que generación en generación el lugar en el que viven siga igual o mejor para sus descendientes.
A veces no pensamos en lo que hicieron nuestros antepasados para sobrevivir. Nos centramos en un mundo moderno y superficial, innovando y destruyendo lo mas importante, la tierra, contaminando las aguas y el aire, construyendo en donde debería prevalecer la naturaleza. No debemos destruir, conservar es el futuro.


Bibliografía: La memoria biocultural Coloquio con Víctor M. Toledo y Narciso Barrera Bassols. 16-4-09
Filmografía: Sheppard, John “El valle de los antepasados. Los Masai” National Geographic, 1998.




Sabemos un poco de cómo las células hacen las cosas que hacen (cómo se libran de la grasa o fabrican insulina o realizan muchos de los otros actos que son necesarios para mantener una entidad complejacomo tú), pero sólo un poco. Tienes como mínimo 200.000 tipos diferentes de proteínas trabajando laboriosamente dentro de ti y, hasta ahora, sólo entendemos aproximadamente un 2% de lo que hacen (Otros sitúan la cifra más bien en el 50%; parece ser que depende de lo que se quiera decir con «entender».)

Aparecen constantemente sorpresas al hablar de células. En la naturaleza, el óxido nítrico es una toxina temible y uno de los componentes más comunes de la contaminación atmosférica. Así que los científicos se sorprendieron un poco cuando descubrieron a mediados de la década de los años ochenta que lo producían con curioso fervor las células humanas. Su finalidad, era en principio, un misterio, pero luego los científicos empezaron a encontrarlo por todas partes: controla el flujo sanguíneo y los niveles de energía de las células, ataca cánceres y otros patógenos, regulan el sentido del olfato, ayudan incluso al pene en sus erecciones… También explicaba por qué la nitroglicerina, el famoso explosivo, alivia el dolor del corazón llamado angina. (Se convierte en óxido nítrico en el torrente sanguíneo, relaja las paredes musculares de los vasos y permite que la sangre fluya con más libertad.) En el espacio de apenas una década, esta sustancia gaseosa pasó de ser una toxina externa a convertirse en un ubicuo elixir.

Tú posees, según el bioquímico belga Christian de Duve, «unos cuantos centenares» de tipos diferentes de células. Éstas varían enormemente en tamaño y forma, desde lascélulas nerviosas, cuyos filamentos pueden extenderse más de un metro, a las células rojas de la sangre, pequeñas yen forma de disco, y a las fotocélulas en forma de varillas que ayudan a proporcionarnos la visión. Adoptan también una gama de tamaños de suntuosa amplitud, lo que es especialmente impresionante en el momento de la concepción, en que un solo y esforzado espermatozoo se enfrenta a un huevo 85 .000 veces mayor que él (lo que relativiza bastante la idea de la conquista masculina).

Sin embargo, una célula humana tiene como media una anchura de 29 micras (es decir, unas dos centésimas de milímetro) lo que es demasiado pequeño para que pueda verse, pero lo bastante espacioso para albergar miles de complicadas estructuras como las mitocondrias y millones y millones de moléculas. Las células también varían, en el sentido más literal, en cuanto a su vivacidad. Las de la piel están todas muertas. Es una idea algo mortificante pensar que todos los centímetros de tu superficie están muertos. Si eres un adulto de talla media, andas arrastrando por ahí más de dos kilos de piel muerta, de los que se desprenden cada día varios miles de millones de pequeños fragmentos. Recorre con un dedo una estantería cubierta de polvo y estarás dibujando una línea formada principalmente por piel vieja.

La mayoría de lis células vivas raras veces duran más de un mes o así, pero hay algunas notables excepciones. Las células del hígado pueden sobrevivir años, aunque los componentes que hay en ellas se puedanrenovar cada pocos días. Las células cerebrales duran todo lo que dures tú. Estás provisto de unos 100.000 millones de ellas al nacer y eso es todo
lo que tendrás. Se ha calculado que se pierden 500 cada hora, así que, si tienes que pensar en algo serio no tienes realmente tiempo que perder. La buena noticia es que los componentes individuales de tus células cerebrales se renuevan constantemente, como sucede con las células hepáticas, por lo que ninguna parte de ellas es en realidad probable que tenga más de un mes de vida. De hecho, se ha dicho que no hay ni un solo pedaci



Política de privacidad