Consultar ensayos de calidad


La salud en el desarrollo - privación relativa y absoluta de los afroamericanos, desarrollo de la salud mediado por el crecimiento



LA SALUD EN EL DESARROLLO

Me siento muy honrado, y por supuesto complacido, de tener la oportunidad de pronunciar este discurso ante esta extraordinariamente importante asamblea. Me considero triplemente privilegiado: en primer lugar, por lo significativa que es la ocasión (la Asamblea Mundial de la Salud es una reunión de personas que pueden influir en la salud y la longevidad de miles de millones de personas del mundo); en segundo término, por lo importante que es el programa (acabamos de escuchar las prioridades que ha presentado la Directora General para “un año de cambio”); y en tercer lugar por lo maravilloso que me resulta estar aquí por invitación de la Dra. Gro Harlem Brundtland, a quien profeso la mas grande admiración.
Se me ha pedido que hable sobre el tema de la “salud en el desarrollo”. Debo abordar la cuestión – la dificilísima cuestión - de cómo la salud se relaciona con el desarrollo._ A cierto nivel, la pregunta admite una respuesta sencilla: ciertamente, el mejoramiento de la salud de la población debe aceptarse maso menos universalmente como uno de los grandes objetivos del proceso de desarrollo. Pero este reconocimiento elemental, por sí mismo, no nos conduce muy lejos. Tenemos que hacernos también muchas otras preguntas. ¿Qué importancia tiene la salud entre los objetivos de desarrollo? ¿Es el mejor medio de promover la salud el proceso general de crecimiento económico que implica un aumento del ingreso nacional real por habitante, o el progreso en materia de salud es una meta que debe separarse del proceso de crecimiento económico considerado en sí mismo? ¿Todas las cosas buenas marchan juntas en el proceso de desarrollo o es preciso hacer elecciones sobre las prioridades que han de escogerse? ¿De qué manera nuestra preocupación por la equidad se refleja en la esfera de la salud yde la atención sanitaria? Tendré que examinar también estas cuestiones.


Ahora bien, para motivar lo que es quiza la cuestión mas fundamental, permítaseme comenzar refiriendo una muy vieja conversación entre un hombre y su mujer sobre el tema de ganar dinero. Por supuesto, no es poco común que las parejas discutan la posibilidad de ganar mas dinero, pero una conversación sobre este tema, ocurrida alrededor del siglo VIII antes de Cristo reviste un interés especial. Como se narra en el texto sanscrito Brihadaranyaka Upanishad, Maitreyee y su marido Yajnavalkya estan conversando precisamente sobre este tema. Pero rapidamente pasan a un asunto mas importante que los medios de hacerse mas rico: ¿en qué medida la riqueza les ayudara aconseguir lo que quieren Maitreyee se pregunta si, suponiendo que “la tierra entera, con todas sus riquezas,” llegara a pertenecerle exclusivamente, podría alcanzar la inmortalidad gracias a ello. “No”, responde Yajnavalkya, “como la vida de los ricos sera tu vida, pero no esperes alcanzar la inmortalidad por la riqueza”. “¿Qué debería hacer con lo que no puede hacerme inmortal?”
Esa pregunta retórica de Maitreyee se ha citado una y otra vez en el contexto de la filosofía religiosa india para ilustrar tanto la naturaleza de la condición humana como las limitaciones del mundo material. Soy demasiado escéptico con los asuntos que no son de este mundo como para dejarme conducir hasta ahí por la frustración de Maitreyee ante el mundo, pero hay otro aspecto de ese dialogo que resulta harto pertinente para entender la economía y la naturaleza del desarrollo. Se refiere a la relación entre los ingresos y lo conseguido con ellos, entre los productos y los medios de producción, entre la riqueza económica y nuestra capacidad para vivir como querríamos. Aunque existe una relación entre la abundancia por una parte y nuestra salud, la longevidad y otros progresos por la otra, esa relación puede ser o no muy importante, y puede incluso depender en gran medida de otras circunstancias. La cuestión no estriba en la posibilidad de vivir eternamente que tanto interesaba a Maitreyee - bendita sea -, sino en la posibilidad de vivir realmente mucho tiempo (sin morir en la flor de la vida) y de disfrutar de una buena vida alo largo de la existencia (en lugar de vivir en la miseria y sin libertades), cosas ambas que casi todos nosotros valoramos y deseamos intensamente. La diferencia entre esas dos perspectivas (esto es, entre un interés exclusivo por la riqueza económica y una perspectiva mas amplia atenta al contenido de la vida) constituye un aspecto capital en la conceptualización del desarrollo. Tal como señalaba Aristóteles al comienzo mismo de su Ética a Nicómaco (muy en consonancia con el dialogo mantenido por Maitreyee y Yajravalkya a 5000 kilómetros de distancia): “evidentemente la riqueza no es el bien que estamos buscando, pues es simplemente útil, un medio para obtener otras cosas.”_


La utilidad de la riqueza radica en las cosas que nos permite hacer: las libertades sustantivas que nos ayuda a conseguir, incluida la libertad de vivir largo tiempo y de vivir bien. Pero esa relación no es ni exclusiva (pues hay otras influencias importantes en nuestra vida aparte de la riqueza) ni uniforme (pues la repercusión de la riqueza en nuestras vidas depende de otras influencias). Es importante reconocer el papel decisivo de la riqueza en las condiciones de vida y la calidad de vida, pero también lo es comprender el caracter condicionado y contingente de esa relación. Una concepción adecuada del desarrollo debe trascender claramente la acumulación de riquezas y el crecimiento del producto nacional bruto y de otras variables relacionadas con los ingresos. Sin ignorar la importancia del crecimiento económico, tenemos queir mucho mas alla.
Es necesario analizar con detalle los fines y los medios del desarrollo para comprender mas claramente ese proceso; sencillamente, no es de recibo que nuestro principal objetivo consista sólo en maximizar los ingresos o la riqueza, que es, como señaló Aristóteles, “simplemente útil, un medio para obtener otras cosas”. Por la misma razón, el crecimiento económico no debe considerarse un fin en sí mismo. El desarrollo (como he intentando explicar en mi próximo libro, Development as Freedom) ha de tener como principal objetivo la mejora de nuestras vidas y de las libertades de que disfrutamos. Y una de las libertades mas importantes de que podemos gozar es la de no estar expuestos a enfermedades y causas de mortalidad evitables. Es importante comprender el caracter condicionado y contingente de la relación entre la prosperidad económica y la buena salud, pero es igualmente necesario reconocer la importancia decisiva de esa relación (aun cuando condicionada y contingente).
PRIVACIÓN RELATIVA Y ABSOLUTA DE LOS AFROAMERICANOS
Permítanme ilustrar el caracter condicional de esa relación con algunos ejemplos empíricos. Llama la atención que el grado de privación de determinados grupos de países muy ricos es comparable al existente en el llamado “tercer mundo”. Por ejemplo, en los Estados Unidos los afroamericanos como grupo no tienen mas posibilidades (en realidad tienen menos) de llegar a una edad avanzada que las personas nacidas en las economías, inmensamente mas pobres, deChina o del Estado indio de Kerala (o en Sri Lanka, Jamaica o Costa Rica). Como no puedo mostrarles transparencias en esta sala, tendran ustedes que imaginarselas. He presentado graficos sobre esto en mi artículo titulado “La vida y la muerte como indicadores económicos”, publicado en Investigación y Ciencia en 1993; los graficos muestran que algunos de los pueblos mas pobres del mundo han superado a los afroamericanos desde el punto de vista de la supervivencia._
Aunque los ingresos por habitante de los afroamericanos que viven en los Estados Unidos son mucho mas bajos que los de la población blanca de ese país, naturalmente también son varias veces superiores a los de la población de China o Kerala (incluso después de introducir las correcciones necesarias en función de las diferencias en el costo de la vida). En este contexto, la comparación de la esperanza de vida de los afroamericanos con la de las poblaciones, mucho mas pobres, de China o de Kerala, en la India, reviste especial interés. Entre los afroamericanos, los grupos de menor edad suelen tener mejores perspectivas de supervivencia (especialmente desde el punto de vista de la mortalidad infantil) que los chinos o los indios, pero el panorama cambia con los años.


Resulta que los hombres chinos y los de Kerala, en la India, viven claramente mas que los hombres negros norteamericanos si consideramos la supervivencia de los grupos de mayor edad. Incluso las mujeres afroamericanas acaban presentando una supervivencia semejante a la de laschinas, que son mucho mas pobres, a edades avanzadas, y tasas de supervivencia claramente menores que las de los indios de Kerala, que son aún mas pobres. Así pues, podemos decir no sólo que los negros norteamericanos sufren una pobreza relativa desde el punto de vista de los ingresos por habitante en comparación con los norteamericanos blancos, sino también que sufren una inferioridad absoluta respecto a los indios de Kerala de bajos ingresos (mujeres y hombres) y los chinos (en el caso de los hombres) en lo que atañe a la longevidad. Los factores causales de esos contrastes (entre los niveles reflejados por los ingresos por habitante y los reflejados por la capacidad para sobrevivir hasta edades avanzadas) abarcan disposiciones sociales y relaciones comunitarias como la cobertura médica, la atención de salud pública, la educación elemental, el orden público, la prevalencia de la violencia, etc._
El contraste al que acabo de referirme considera la población afroamericana en su conjunto, y se trata de un grupo muy amplio. Si, por el contrario, consideramos los afroamericanos de sectores particularmente desvalidos de la comunidad, el contraste resultante es mucho mas marcado. El trabajo reciente de Christopher Murray y sus colaboradores muestra las grandes diferencias existentes entre las tasas de supervivencia de la población americana de distintos condados._
Por ejemplo, si tomamos las poblaciones de varones afroamericanos del distrito de Columbia, o de las ciudades de San Luis, Nueva York o SanFrancisco, observamos que ya a una edad sorprendentemente temprana se sitúan por detras de la población china o de Kerala. Ello es así pese al hecho de que, en términos de ingresos por habitante, parametro en el que suelen centrarse los estudios convencionales del crecimiento y el desarrollo, los afroamericanos son mucho mas ricos que las poblaciones pobres con las que se les compara en términos de patrones de supervivencia.
Son ejemplos muy llamativos, pero es correcto señalar también que, en general, la longevidad tiende a aumentar en proporción a los ingresos por habitante. En efecto, es lo que ocurre incluso dentro de los condados estudiados por Chris Murray y otros. ¿Hay alguna contradicción en ello?
En realidad, no. A igualdad de otros factores, una renta mas alta hace al individuo o a la comunidad mas capaz de eludir la mortalidad prematura o la morbilidad evitable. Pero, en general, los demas factores no son iguales. Por consiguiente, los ingresos constituyen un factor de influencia positiva y, sin embargo, dada la variación de otros factores (servicios médicos, atención de salud pública, condiciones de la enseñanza, etc.) muy a menudo la gente mas rica tiene vidas mucho mas breves y se ve superada por gente mas pobre en términos de proporciones de supervivencia. Tan estúpido sería pretender que una renta elevada no es un factor que favorece la buena salud y la supervivencia prolongada, como sostener que es el único factor que contribuye. Asimismo, por el contrario, una salud y supervivenciamejores contribuyen, en cierta medida, a la capacidad de obtener mas ingresos (a igualdad de otros factores), pero también aquí, los demas factores no son iguales.
DESARROLLO DE LA SALUD MEDIADO POR EL CRECIMIENTO
Quiza valga la pena examinar un poco mas la relación entre la salud y la supervivencia, por una parte, y los niveles de ingresos por habitante, por otra, pues en la literatura al respecto abundan a veces las conclusiones engañosas. Se afirma a menudo que, pese a que los valores de la longevidad y de los ingresos por habitante no son congruentes, compensando unas cosas con otras, en las comparaciones entre países abundan las pruebas en el sentido de que a grandes rasgos los ingresos y la esperanza de vida discurren en paralelo. A partir de esa generalización, algunos comentaristas han sentido la tentación de dar un rapido paso y afirmar que el progreso económico es la verdadera clave para aumentar la salud y la longevidad. En efecto, se ha sostenido que es un error preocuparse por la discordancia entre los logros en materia de ingresos y las probabilidades de supervivencia, puesto que, en general, entre ambos se observa una relación estadística muy estrecha.
¿Es correcto ese argumento estadístico, y sostiene la deducción general que algunos extraen? El argumento de las relaciones estadísticas entre países, examinado de forma aislada, es en efecto correcto, pero hay que analizar mas esa relación estadística antes de poder considerarla una base convincente de que los ingresos son eldeterminante fundamental de la salud y la longevidad y para desdeñar la importancia de las condiciones sociales (yendo mas alla de la opulencia basada en los ingresos).
Es interesante, en este contexto, hacer referencia a algunos analisis estadísticos presentados recientemente por Sudhir Anand y Martin Ravallion._ Basandose en las comparaciones entre países, hallan que la esperanza de vida guarda en efecto una correlación significativamente positiva con el PNB por habitante, pero que esa relación actúa principalmente a través de la repercusión del PNB en 1) los ingresos específicamente de los pobres, y 2) el gasto público en particular en atención de salud. De hecho, cuando en el ejercicio estadístico se incluyen esas dos variables de forma aislada, pocas explicaciones suplementarias se obtienen agregando como elemento causal adicional de influencia el PNB por habitante. En efecto, si la pobreza y el gasto público en salud se consideran variables explicativas por sí mismas, parece desvanecerse por completo el vínculo estadístico entre el PNB por habitante y la esperanza de vida.
Es importante subrayar que eso no demuestra que la esperanza de vida no mejore con el aumento del PNB por habitante, pero sí indica que el vínculo tiende a actuar en particular a través del gasto público en atención de salud, y a través del éxito obtenido en la eliminación de la pobreza. Mucho depende del modo en que se utilicen los frutos del crecimiento económico. Ello también ayuda a explicar por qué algunas economías, comoCorea del Sur y Taiwan, han logrado elevar la esperanza de vida tan deprisa mediante el crecimiento económico, mientras que otras que han registrado crecimientos económicos similares no han logrado una correspondiente ampliación de la longevidad.
Los logros de las economías del este asiatico se han visto sometidos estos últimos años a analisis críticos (y a algunos ataques), debido a la naturaleza y la gravedad de lo que se denomina “crisis económica asiatica”. La crisis es ciertamente grave y apunta asimismo a fallos particulares de las economías que antes, erróneamente, se consideraban en términos generales exitosas. Sin embargo, sería un grave error desdeñar los grandes logros de las economías del este y el sudeste asiaticos a lo largo de varios decenios, que han transformado radicalmente las vidas y longevidades de los habitantes de esos países. Abordo mas profundamente los aspectos positivos y negativos de la experiencia de Asia oriental en mi próximo libro, Development as Freedom, pero no voy a seguir comentandolos aquí.
Por una serie de razones históricas y también por haber prestado mas atención a la educación basica y a la atención de salud basica, así como por la pronta terminación de unas reformas agrarias efectivas, la participación económica amplia fue mas facil de conseguir en muchas de las economías del este y el sudeste de una manera que no lo ha sido, por ejemplo, en el Brasil o la India, o en el Pakistan, donde la creación de oportunidades sociales ha avanzado a un ritmo muchomas lento y ha constituido un obstaculo al desarrollo económico._ El aumento de lasoportunidades sociales ha servido para facilitar el desarrollo económico con un alto nivel de empleo y también ha creado circunstancias favorables para reducir las tasas de mortalidad y aumentar la esperanza de vida. El contraste es marcado con algunos otros países de crecimiento alto, como el Brasil, que han tenido un crecimiento del PNB por habitante casi comparable, pero con un historial de grave desigualdad social, desempleo y descuido de la atención de salud pública. Los logros en materia de longevidad de estas otras economías de alto crecimiento han sido mas lentos.
Aquí se observan dos contrastes interesantes, e interrelacionados. El primero es la disparidad entre las diferentes economías de crecimiento alto, en particular entre las que han logrado un gran éxito en lo referente a aumentar la duración y la calidad de la vida (como es el caso de Corea del Sur y de Taiwan) y las que no han logrado un éxito comparable en esos campos (como el Brasil). El segundo contraste es entre las diferentes economías que han cosechado grandes logros en cuanto al aumento de la duración y la calidad de la vida, en particular el contraste entre las que han logrado un crecimiento económico alto (como Corea del Sur y Taiwan) y las que no lo han logrado (como Sri Lanka, China antes de la reforma y el Estado de Kerala de la India).
Ya he comentado el primer contraste (entre, por ejemplo, Corea del Sur y el Brasil), pero al segundocontraste también merece que se le preste atención en lo que concierne al establecimiento de políticas. En nuestro libro Hunger and Public Action, Jean Drèze y yo hicimos una distinción entre dos tipos de éxitos en lo que respecta a la rapida reducción de la mortalidad, que llamamos respectivamente procesos “mediados por el crecimiento” y procesos “impulsados por el apoyo”_. El primer proceso actúa por conducto de un crecimiento económico rapido y su éxito depende de que el proceso de crecimiento tenga una extensa base y sea económicamente amplio (una marcada orientación hacia el empleo tiene mucho que ver con ello), y también de que la mayor prosperidad económica sirva para aumentar los servicios sociales pertinentes, entre ellos la atención sanitaria, la educación y la seguridad social. En contraste con el mecanismo de “mediación por el crecimiento”, el proceso *impulsado por el apoyo” no avanza por el cauce del crecimiento económico rapido sino mediante un programa de apoyo social inteligente en materia de atención de salud, educación y otras medidas sociales pertinentes. Un buen ejemplo de este proceso lo ofrecen las experiencias de economías tales como Sri Lanka, China antes de la reforma, Costa Rica o el Estado de Kerala de la India, que han registrado una reducción muy rapida de las tasas de mortalidad y una mejora de las condiciones de vida, sin un crecimiento económico notable.
PRESTACIÓN DE SERVICIOS PÚBLICOS, BAJOS INGRESOS Y COSTOS RELATIVOS
El proceso “impulsado por el apoyo” no va enpos de aumentos espectaculares en los niveles de ingresos reales por habitante y se centra en dar prioridad a la prestación de servicios sociales (en particular atención de salud y educación basica) que reducen la mortalidad y aumentan la calidad de la vida. En una comparación que ya he comentado en otra parte, podemos, para ilustrar esto, considerar el producto nacional bruto (PNB) por habitante y la esperanza de vida al nacer de seis países (China, Sri Lanka, Namibia, el Brasil, Sudafrica y el Gabón) y de un estado muy grande (Kerala), con 30 millones de habitantes, dentro de un país (la India). Pese a unos niveles de ingresos muy bajos, la población de Kerala, de China o de Sri Lanka goza de una esperanza de vida enormemente mas alta que las poblaciones mucho mas ricas del Brasil, Sudafrica y Namibia, y no digamos del Gabón. Incluso la dirección de la desigualdad va en sentido opuesto cuando comparamos Kerala, China y Sri Lanka con el Brasil, Sudafrica, Namibia y el Gabón. Como las variaciones de la esperanza de vida guardan relación con diversas oportunidades sociales que ocupan un lugar central en el desarrollo (como son las políticas en materia epidemiológica, la atención sanitaria, los servicios educacionales, etc), un enfoque centrado en los ingresos necesita absolutamente un complemento para adquirir una comprensión mas plena del proceso de desarrollo._ Esos contrastes tienen que ver directamente con las políticas y ponen de relieve la importancia del proceso “impulsado por el apoyo.”_
Lapoblación de los países pobres se halla, naturalmente, en una situación de desventaja persistente por una serie de trabas; el panorama esta lleno de adversidades.
Sin embargo, cuando se trata de la salud y la supervivencia, quiza nada revista una importancia tan inmediata en numerosos países pobres del mundo actual como la falta de servicios médicos y de asistencia sanitaria. La naturaleza y el alcance de la privación generalizada de servicios biomédicos han sido expuestos de manera muy elocuente por Paul Farmer en su reciente estudio titulado Infections and Inequalities: The Modern Plagues._ Las deficiencias se aplican a enfermedades perfectamente tratables (como el cólera, el paludismo, etc.) tanto como a afecciones mas problematicas (por ejemplo el SIDA y la tuberculosis farmacorresistente). Pero en cada caso puede producirse un cambio importante si existe la determinación pública de poner remedio a esas privaciones.
LOS ASPECTOS ECONÓMICOS Y POLÍTICOS DE LA ATENCIÓN SANITARIA
Quiza sorprenda que hable de la posibilidad de financiar procesos “impulsados por el apoyo” en los países pobres, pues ciertamente se necesitan recursos para ampliar los servicios públicos, en particular la atención de salud y la educación. Si se hacen cuentas de modo realista, la necesidad de recursos es innegable, pero se trata también de llegar a un equilibrio entre los costos y los beneficios previsibles en términos humanos. Esto no estarealmente reñido con la prudencia financiera. De hecho, lo que verdaderamente deberíaverse amenazado por el conservadurismo financiero es la utilización de recursos públicos para fines cuyo logro apenas reportaría claros beneficios sociales, como sucede con las cuantiosas sumas que actualmente dedican, uno tras otro, los países pobres a financiar su ejército (a menudo muy superiores al gasto público en educación basica o atención de salud). Es indicación de que vivimos en un mundo al revés el hecho de que el médico, el maestro de escuela o la enfermera se sientan mas amenazados por el conservadurismo financiero que un general del ejército. Para subsanar esta anomalía es preciso no ya penalizar la prudencia financiera, sino tener mas plenamente en cuenta los costos y los beneficios de las distintas opciones.
Esta importante cuestión tiene que ver también con dos aspectos primordiales de la vida social, en particular el reconocimiento del papel de una política abierta a la participación de todos y la necesidad de examinar los argumentos económicos con imparcialidad. Si en la asignación de los recursos se da sistematicamente prioridad a los armamentos mas bien que a la salud y la educación, el remedio sólo podra venir, en definitiva, de un debate público debidamente documentado sobre estas cuestiones y de la participación del público en la búsqueda de un mejor equilibrio entre la satisfacción de las necesidades basicas para vivir bien y los medios necesarios para matar de manera eficiente. Quizas nada sea tan importante para asignar recursos al sector de la salud como un debate públicobien documentado y la disponibilidad de medios democraticos, para poder incorporar las enseñanzas resultantes de una comprensión mas cabal de las diversas opciones que se le ofrecen al ciudadano.
La segunda cuestión tiene que ver con la necesidad de un minucioso examen económico. Es en particular importante ver lo falsamente económico que es el argumento con frecuencia esgrimido contra la opción consistente en concentrarse ya desde el principio en la atención sanitaria. Con frecuencia se aduce la falta de recursos para aplazar inversiones socialmente importantes hasta que el país sea mas rico. ¿Dónde (por aludir a la famosa pregunta retórica) van a hallar los países pobres los medios necesarios para “apoyar” esos servicios? Es realmente una buena pregunta, pero también tiene una buena respuesta, que se basa mucho en el principio de los costos relativos. La viabilidad de ese proceso “impulsado por el apoyo” depende del hecho de que los servicios sociales en cuestión (como son la atención de salud y la educación basica) requieren gran intensidad de mano de obra y, por lo tanto, son relativamente poco costosos en las economías pobres, donde son bajos los salarios. Una economía pobre quizas tenga menos dinero para gastar en atención de salud y en educación, pero también necesita gastar menos dinero para proporcionar los mismos servicios, que costarían mucho mas en los países mas ricos. Los precios y los costos relativos son parametros importantes a la hora de determinar lo que un país puede permitirse.Cuando hay uncompromiso social adecuado, es particularmente importante tener en cuenta la variabilidad de los costos relativos para los servicios sociales de salud y educación._
OBSERVACIÓN FINAL
¿Cuales son, pues, las conclusiones que cabe sacar de estos analisis elementales? ¿Cómo se relaciona la salud con el desarrollo? Hay que señalar, en primer lugar, que el mejoramiento de la salud es una parte constitutiva del desarrollo. Los que preguntan si una mejor salud es buen “instrumento” del desarrollo quizas pasen por alto el elemento de diagnóstico mas fundamental: que la salud forma parte integrante de un buen desarrollo. La justificación de la asistencia sanitaria no tiene que probarse instrumentalmente, es decir tratando de mostrar que la buena salud puede contribuir también a un aumento del crecimiento económico.
En segundo lugar, siendo iguales los demas factores, la buena salud y la prosperidad económica tienden a reforzarse mutuamente. Una persona sana podra mas facilmente obtener ingresos, y una persona con mayores ingresos podra mas facilmente obtener asistencia médica, mejorar su nutrición y gozar de la libertad necesaria para llevar una vida mas sana.
En tercer lugar, cuando no son iguales “los demas factores”, el mejoramiento de la salud puede favorecerse mediante diversas medidas, incluidas las políticas públicas (como es la prestación de servicios epidemiológicos y de asistencia médica). Si bien el progreso económico y el logro de la salud parecen estar directamenterelacionados entre sí, esta relación se debilita como consecuencia de varios factores de política. Mucho depende de la manera de utilizar los ingresos adicionales generados por el crecimiento económico, en particular de si se utilizan para ampliar adecuadamente los servicios públicos y para reducir la carga de pobreza. El mejoramiento de los logros sanitarios mediado por el crecimiento es mucho mas que una mera expansión del ritmo de crecimiento económico.
En cuarto lugar, incluso cuando la economía es pobre, pueden conseguirse importantes mejoras sanitarias utilizando los recursos disponibles de una manera socialmente productiva. Es sumamente importante, en este contexto, prestar atención a las consideraciones económicas inherentes a los costos relativos del tratamiento médico y de la prestación de asistencia sanitaria. Como quiera que esta prestación es un proceso que requiere gran intensidad de mano de obra, las economías de bajos salarios obtienen una ventaja relativa dando una mayor - no menor - prioridad a la atención de salud.
Por último, la cuestión relativa a la asignación social de los recursos económicos no puede disociarse del papel que desempeña lapolítica basada en la participación y de la importancia de un debate público bien documentado. El conservadurismo financiero debería ser una pesadilla para el militarista, no para el médico, ni para el maestro de escuela, ni para la enfermera de hospital. Si el médico o el maestro de escuela o la enfermera se sienten mas amenazados que el dirigentemilitar por las consideraciones de recursos, la culpa de ello tendran que echarnosla, al menos en parte, a nosotros, al público, por dejar que el militarista consiga imponer sus extravagantes prioridades.
Diré para terminar que nada es tan importante como un debate público debidamente documentado y la participación de la gente para presionar a favor de unos cambios que pueden proteger nuestras vidas y libertades. El público debe considerarse a sí mismo no sólo como paciente, sino también como actor del cambio. La pasividad y la apatía pueden ser sancionadas con la enfermedad y la muerte.
_Al responder a esta cuestión - y cuestiones afines - me he basado en mi próxima obra, Development as Freedom, que sera publicada por Alfred Knopf en septiembre de 1999. Esta exposición tiene también considerable afinidad con el discurso inaugural (titulado “Economic progress and health”) que pronuncié en el Noveno Foro Anual de Salud Pública, celebrado en la London School
_Brihadaranyaka Upanishad, II, iv, 2-3.
_Aristóteles, Ética a Nicómaco, libro I, sección 5; en la traducción de D. Ross (Oxford University Press, 1980), p 7
_Estas y otras comparaciones semejantes se presentan en mis artículos titulados “La vida y la muerte como indicadores económicos”, Investigación y Ciencia, 202 (1993), y “Demography and Welfare Economics”, Empirica, 22 (1995).
_Sobre este asunto puede consultarse mi artículo titulado “La vida y la muerte como indicadores económicos”, Investigación y Ciencia, abril de 1993, así comola documentación médica que allí se cita.
_C.J.L. Murray, C.M. Michaud, M.T. McKenna y J.S. Marks, U.S. Pattern of Mortality by County and Race: 1965-1994 (Cambridge, MA: Harvard Center for Population and Development Studies, 1998).
_Sudhir Anand y Martin Ravallion, “Human Development in Poor Countries: On the Role of Private Incomes and Public Services”, Journal of Economic Perspectives, 7 (1993).
_Sobre este tema puede consultarse mi libro, escrito en colaboración con Jean Drèze, India: Economic Development and Social Opportunity (Nueva Delhi, Nueva York: Oxford University Press, 1995).
_Jean Drèze y Amartya Sen, Hunger and Public Action (Oxford: Clarendon Press, 1989); véase en particular el capítulo 10.
_Sobre este tema pueden consultarse mis publicaciones “From Income Inequality to Income Inequality”, conferencia pronunciada en la Southern Economic Association, en Southern Economic Journal, 64 (octubre de 1997) y “Mortality as an Indicator of Economic Success and Failure”, primera Conferencia Innocenti en la UNICEF (Florencia, UNICEF, 1995), publicada también en Economic Journal, 108 (enero de 1998).
_Véase también Richard A. Easterlin, “How Beneficient is the Market? A Look at the Modern History of Mortality”, documento mimeografiado, Universidad de Carolina del Sur, 1997.
_Paul Farmer, Infections and Inequalities: The Modern Plagues (Berkeley, CA: University of California Press, 1998).
_ Se examina este tema en Drèze y Sen, Hunger and Public Action (1989).





Política de privacidad