Consultar ensayos de calidad


LegislaciÓn - la contaminaciÓn



LEGISLACIÓN - LA CONTAMINACIÓN

INMISIONES (*)

Ley 38/1972, de 22 de diciembre, de protección del ambiente atmosférico (BOE 26-12-72).

Decreto 833/1975, de 6 de febrero, por el que se desarrolla p la Ley 38/1972, de 22 de diciembre, de protección del ambiente atmosférico (BOE 22-4-75).

Orden de 25 de junio de 1984 sobre instalación en centrales térmicas de equipos de medida y registro de la emisión de contaminantes a la atmósfera (BOE 11-3-85).

Real Decreto 1613/1985, de 1 de agosto, que modifica parcialmente el decreto 833/1975, de 6 de febrero, y se establecen nuevas “normas de calidad del aire relativas a contaminación por dióxido de azufre y partículas (BOE 12-9-85).

Real Decreto 1154/1986, de 11 de abril, sobre declaración por el Gobierno de zonas de atmósfera contaminada, modificando parcialmente el Real Decreto 1613/1985, de 1 de agosto (BOE 19-6-86).

Real Decreto 717/1987, de 27 de mayo, por el que se modifica parcialmente el Decreto 833/1975, de 6 de febrero, y se establecen nuevas normas de calidad del aire en lo referente a contaminación por dióxido de nitrógeno y plomo (BOE 6-6-87).



Real Decreto 1321/1992, de 30 de octubre, por el que se modifica parcialmente el Real Decreto 1613/1985, de 1 de agosto, y se establecen nuevas normas de calidad del aire en lo referente a lacontaminación por dióxido de azufre y partículas (BOE 2-12-92).

Real Decreto 1494/1995, de 8 de septiembre, sobre contaminación atmosférica por ozono (BOE 26-9-95).

EMISIONES INDUSTRIALES (*)

Orden de 18 de octubre de 1976 sobre prevención y corrección de la contaminación industrial de la atmósfera (BOE 3-12-76).

Orden de 25 de junio de 1984 sobre instalación en centrales térmicas de equipos de medida y registro de la emisión de contaminantes a la atmósfera (BOE 11-3-85).

Real Decreto 646/1991, de 22 de abril, por el que se establecen nuevas normas sobre limitación a las emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión (BOE 25-4-91).

Real Decreto 1800/1995, de 3 de noviembre, que modifica el R.D. 646/1991, de 22 de abril, por el que se establecen normas sobre limitación de emisiones a la atmósfera de determinados agentes contaminantes procedentes de grandes instalaciones de combustión, y fija las condiciones para el control de los límites de emisión de S02 en la actividad de refino del petróleo (BOE 8-12-95).

Corrección de errores del R.D. 1217/1997 sobre incineración de residuos peligrosos y de modificación del R.D. 1088/92 relativo a las instalaciones de incineración de residuos municipales (BOE del 17-1-98).

Instrumento de Ratificación del Convenio del Protocolo al Convenio de 1979 sobre contaminación atmosférica transfronteriza a larga distancia, relativo a reducciones adicionales de las emisiones de azufre, hecho en Oslo el 14 de junio de 1994 (BOE del 24-6-98).


0

Tiraderos ilegales o a
cielo abierto
Consumo final privado
(eje derecho)

Como una economía emergente, México debe tomar decisiones
difíciles en la consecución simultánea de sus objetivos económicos,
sociales y ambientales. Aun así, México ha fortalecido sus políticas
e instituciones ambientales y ha aumentado la inversión pública en
infraestructura relacionada con el medio ambiente. Asimismo, se
han logrado avances significativos en la mejora de la calidad de vida
ambiental (Recuadro 1). No obstante, las políticas relacionadas con
el medio ambiente a menudo han incluido subsidios indirectos para
ayudar a los pobres a€•por ejemplo, la disminución de los precios de
la energía y el aguaa€• en lugar de transferencias sociales directas.
Este enfoque no siempre ha sido eficaz en la consecución de las
principales metas de política pública. Por tanto, hay un margen
considerable para reequilibrar la mezcla de políticas y promover
latransición hacia un modelo de crecimiento verde socialmente
inclusivo de manera más efectiva, eficiente y equitativa.

1

Evaluaciónes sobre el desempeño ambiental: México 2013 HIGHLIGHTS


Recuadro 1. Tendencias ambientales clave, 2000-2010
1. Transición hacia una economía baja en carbono y eficiente en el uso de la energía y de los recursos naturales
Tras haber experimentado una caída en la década de 1990, la intensidad de carbono de la economía aumentó entre 2000 y 2010. Los
principales impulsores de las emisiones de CO2 han sido el crecimiento económico y demográfico, así como el aumento asociado en la
demanda de transporte. No obstante, las intensidades de carbono y de energía de México permanecen por debajo de la media de la
OCDE.
El petróleo representa 55% de la matriz energética, pero la proporción del gas natural creció de 20% en 2000 a 30% en 2010. El aumento
en el uso de energías renovables durante el periodo fue marginal. La biomasa es el combustible primario renovable más utilizado (48%),
aunque la hidroeléctrica es la mayor fuente renovable de energía eléctrica con una participación de 78%, seguida por la energía geotérmica con 14%. La generación de electricidad a partir de energía eólica ha crecido abruptamente en años recientes, aunque en 2010
sólo representó 2.6% de la generación a partir de renovables. En términos generales, la participación de las energías renovables en la
producción de energía eléctrica cayó de 20% en 2000 a 18% en 2010.
La productividad total de los recursos mejoró sólo ligeramente durante el periodo. Entre 2000 y 2011, la generación de residuos sólidos
municipalescreció en 34%, en línea con el consumo privado y el crecimiento económico más rápido. El vertido de los residuos en sitios
de disposición final continúa siendo el principal método de manejo de los residuos urbanos, que representan 95% del manejo total y
es la segunda tasa más alta entre los países de la OCDE. No obstante, la participación de rellenos sanitarios y sitios controlados en el
manejo total de residuos sólidos municipales creció de 55% en 2000 a 71% en 2011.
2. Gestión de la base de activos ambientales
La explotación de los recursos naturales desempeña un papel importante en el desarrollo de México. Atender la caída en la producción
petrolera es una prioridad gubernamental, sobre todo considerando que éste provee una tercera parte de los ingresos fiscales y que
la autosuficiencia se está reduciendo. A pesar de los niveles de inversión masivos durante la última década, el manejo de los recursos
hídricos es un reto que permanece vigente (Gráfica 2). Alrededor de 15% de la extracción total se lleva a cabo a partir de fuentes no
sustentables, mientras que la eficiencia en el uso del agua permanece muy baja. La conversión de los ecosistemas naturales para la
producción agrícola y ganadera continúa siendo la principal impulsora de la deforestación y el cambio en el uso de suelo. Aunque la
tasa de deforestación se redujo considerablemente durante la última década, México registró una pérdida neta anual de 155,000 ha de
bosques en promedio durante el periodo 2005-2010. Si bien 13% del territorio nacional se encuentra bajo protección federal, más de
2,600 especies están listadas bajo distintas categorías deamenaza, y la proporción de especies de mamíferos y aves amenazadas es alta
en comparación con los niveles de otros países de la OCDE.

Gráfica 2. Retos y avances en el sector del agua
Estrés hídrico por (*) EMISIÓN E INMISIÓN

Lacontaminación de la atmósfera se produce cuando un determinado foco lanza al aire sustancias (o energía) contaminantes. Este proceso recibe el nombre de “emisión”. Es decir, son emisiones los humos que salen por las chimeneas, los gases de escape de los vehículos, la polvareda que se produce al des­cargar material a granel, etc., en el momento en que abandonan su fuente de procedencia y pasan al aire que los rodea.

Una vez lanzados a la atmósfera, los contaminantes no permanecen indefinidamente en ella, sino que experimentan complejos procesos de transporte, mezcla y transformación química que dan lugar a una distribución variable de su concentración en el aire, tanto en el espacio como en el tiempo. Pues bien, la concentración de contaminantes en el aire a nivel del suelo, que es el aire directamente respirado por el ciudadano, recibe el nombre de “inmisión”. La inmisión es, pues, una medida de la calidad del aire ambiente. Suele expresarse como concentración de contaminante en microgramos partido por metro cúbico de aire en condiciones normales de presión y temperatura (g/m3N).





Política de privacidad