Consultar ensayos de calidad


Arquitectúra en México 1900 2010




RESUMEN DE LA EXPOSICIÓN.

Desde la entrada al Palacio de Cultura Banamex nos recibe una espectacular imagen del fotógrafo Armando Salas Portugal. Se trata de una vista panoramica del Conjunto Urbano Nonoalco-Tlatelolco, cuyo registro nos revela el eje de la exposición: una aproximación a la arquitectura moderna en México y su relación con otras formas de representarla.

Bajo la curaduría de la arquitecta Fernanda Canales nos encontramos ante la muestra mas amplia -en número de años, autores y temas- que jamas se haya hecho sobre la arquitectura moderna de México. Un recorrido de 110 años en torno a su construcción visual, a la que nos acercamos a través de distintos medios: fotografía, escultura, pintura, mobiliario, planos y maquetas.




La exposición esta dividida en seis módulos segmentados de manera cronológica. El primero va de 1900 a 1924 y arranca con la arquitectura porfiriana. De esta etapa destacan el Palacio Legislativo que proyectó Émile Bernard, el Palacio Postal y el Palacio de Bellas Artes, de Adamo Boari y Federico Mariscal. Por primera vez se muestran una serie de croquis y planos constructivos del que pretendía ser un majestuoso recinto para alojar a los diputados y senadores de la época.

Las siguientes etapas son primera modernidad (1925-1939), periodo heroico (1940-1968), nueva monumentalidad (1969-1989), fin de siglo (1990- 1999) y la primera décadadel siglo XXI (2000-2010).


De la primera modernidad destaca la casa de Cecil O'Gorman, la primera vivienda moderna construida en el país, proyecto al que siguió la Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo, en las que el costo por metro cuadrado debía ser el mismo que el de la casa de un obrero, por lo que se convirtió en el antecedente de la arquitectura funcionalista en México.

Entre muchos otros aciertos de la curaduría, el uso de planos urbanos de la Ciudad de México para acompañar cada segmento sirve para ubicar el desarrollo de la arquitectura en su contexto demografico y social. Destaca también la presentación de piezas en las que los creadores incursionan en territorios que les son aparentemente ajenos: pinturas de Juan O'Gorman y Teodoro Gonzalez de León, la proyección de Diego Rivera del Museo Diego Rivera Anahuacalli, la concepción y el diseño de Gabriel Orozco para su casa en Oaxaca o la construcción de El Eco, a cargo del escultor Mathias Goertiz.


Dice Clark (36):
'Cada estilo romántico refleja el sueño invisible de, sus creadores, algunautopía en la cual ellos vivían la vicia de su imaginación. Este mundo ideal debe ser, en alguna medida, complementario del mundo real. Cuando la vida es dura e incierta, la imaginación busca el reposo clásico; pero cuando una sociedad está tranquila la imaginación está hambrienta de acción y la fuertemente segura sociedad del siglo XVIII fue muy condescendiente con sus sueños cargados de increíble violencia. Sus héroes clásicos parecían chatos y totalmente desvitalizados; las baladas medievales predicadas por Addison proveyeron un nuevo mundo (de héroes sedientos de sangre, incansables y oscuros. Cualquier ruina podía inspirar melancolía pero solamente una ruina gótica podía inspirar la caballerosidad de un cruzado o el entusiasmo pío de un monje. El gótico era remoto, sino en el espacio, como la chinoiserie, era remoto en el tiempo; tenía valor tanto asociativo como decorativo. Nada era tan apto para congeniar con el gastado paladar de esa sociedad.'(39
En 1728, Batty Langley propuso modelos de ruinas clásicas en su 'Nuevos principios de jardinería' pero ya en 1742, decididamente volcado hacia el gótico publica su 'Arquitectura gótica mejorada por reglas y proporciones'. Esta primera oleada de neogoticismo tenía toda la superficialidad de una moda. En este clima Walpole construye su residencia y la relación que de su propia vivienda hace es muy clara: 'es la residencia apropiada y el escenario inspirante para el autor del Castillo de Otranto'. Como se ve la función del revival era la misma que la de las ruinas en los jardines, inspirar a su usuario a través de unproceso de reminiscencias nostálgicas.
Esta arquitectura, destinada a cumplir funciones domésticas, estaba conformada con elementos extraídos de la arquitectura religiosa para los cuales Walpole exigía una fidelidad casi arqueológica. El diseñador de la casa fue Richard Bentley, quien frente a su cliente sólo veía en el gótico un estilo que le permitía desarrollar su creatividad formal y su tendencia, muy rococó, a la extravagancia. Walpole fue quizá el primer comitente que insistió en copiar ejemplos históricos, pero a pesar de su celo Strawberry Hill resultó, según sus propias palabras, 'más un trabajo de fantasía que de imitación'.
Fantasía era lo que la residencia quería despertar, a tal punto que el gabinete del escritor, construido como una capilla gótica católica, impresionaba con tanta fuerza a sus visitantes como un ámbito religioso que al entrar en ella el Duque de Invernois se quitó el sombrero respetuosamente; para reconocer en seguida su error: 'malgré tout, ce ne pas une chapelle'. Como impulsado por las fuerzas misteriosas que con él se querían invocar, el edificio fue posteriormente ocupado por un colegio católico romano, reformado por ambos Pugin, padre e hijo, y el gabinete de Walpole terminó finalmente sirviendo como capilla.
El éxito de Strawberry Hill fue extraordinario, a tal punto que se cree que fue la primer casa solariega importante que recibió visitas pagas del público, y esto ocurrió aún durante la vida de H. Walpole.
Gran parte de la élite inglesa, nobiliaria e intelectual, aún asociaba al gótico con los gustospopulares y por lo tanto lo rechazaba, pero el ejemplo del prestigioso y refinado Walpole alentó al revivalismo gótico y favoreció su aceptación por las clases altas.
El otro ejemplo resonante de preferencia por el gótico, fue el del disoluto millonario Lor
Conformada por cerca de 500 piezas que revisan el trabajo de 160 autores, la exposición ocupa los dos niveles del recinto, un palacio construido por otro arquitecto genial, Francisco de Guerrero y Torres (por sus obras la Ciudad de México fue llamada 'la ciudad de los palacios'), aspecto que le da gran contundencia a la búsqueda de esta investigación exhaustiva: reflexionar sobre las ideas detras de las formas.





Política de privacidad