Consultar ensayos de calidad


La arquitectura Griega



-BENEVOLO-
“Int a la Arq. Capt I”
La dificultad principal, en el estudio de la arquitectura griega, depende del hecho de que gran parte de nuestra cultura y de nuestro modo de ver los valores artísticos depende precisamente de los griegos, por lo tanto contemplamos la arquitectura griega bajo una luz particular, sin una actitud objetiva.


El valor determinante de la experiencia griega no depende solo de los resultados alcanzados, sino principalmente del encuadramiento conceptual que tal experiencia recibe la primera vez y que se mantiene estable durante largo tiempo. Las actividades que se suelen llamar artísticas –comprendiendo el conjunto de su aspecto manual que su significado ideal- se consideraron la primera vez como funciones autónomas, que emergían de las exigencias rituales, conmemorativas, iconográficas; además, la creación y la ejecución, el valor utilitario y el valor contemplativo de los objetos producidos se consideraban interdependientes que se nominaban con vocablos que abarcaban globalmente cada sector (arquitectura, pintura, escultura, etc). Estas funciones se referían a las capacidades naturales del hombre, fuera de toda limitación social. La arquitectura y las otras artes son profesiones liberales; los artistas son intelectuales, sus nombres nos han sido transmitidos por su fama, y su capacidad aparece como una prerrogativa personal que no tiene que ver con el lugar ni con su origende clase; en la valoración de las causas de esta capacidad, los griegos tendían a valorar la educación y la experiencia, poniendo el acento en los recursos naturales, en el temperamento individual.


Pero los griegos fueron por la senda intelectual mucho mas allá, y comprendieron la arquitectura, como las otras artes, casi en forma de ciencia. Para cualquiera de las artes se supone que existen reglas objetivas, análogas a las leyes de la naturaleza, y que el valor de cada experiencia particular consiste en adecuarse a ellas. En la arquitectura se ha convenido llamar a estas reglas con el nombre de ORDENES:


-orden dórico
-orden jónico
-orden corintio
Los ordenes arquitectónicos no son reglas materiales, es decir, modelos completamente determinantes, sino reglas ideales, que pueden traducirse concretamente de modos muy distintos.
Entre la forma intelectual y la realización practica existe un margen que puede ser colmado de muy diferentes maneras, y en la elección entre estas maneras está la libertad de los diseñadores.
Los diseñadores griegos seleccionaron poco a poco la multiplicidad de las soluciones arcaicas, y cada vez que encontraban una solución convincente la consideraban como una norma adquirida, hasta que cualquiera otro nuevo hallazgo contiene un campo de elección, que admiten aplicaciones distintas y originales.
Los ordenes arquitectónicos derivan de una interpretación particular delsistema constructivo trilítico, que llega a ser el sistema obligado para la construcción de todos los edificios más importantes, aunque los griegos conozcan también la bóveda.



Con respecto a los hábitos formales de los griegos, cada objeto debe ser presentado del modo más directo, y su compresión debe reducirse lo más posible a las percepciones sensibles inmediatas; y así como él limite de estas percepciones es en primer lugar la superficie, la consistencia de cada cosa está sobre todo relacionada con la conformación geométrica que involucra, que debe ser presentada con la máxima claridad y precisión.
Las superficies asilan y distinguen entre si a los objetos. Cada objeto debe ser reconocido en su individualidad antes de entrar en composición con los otros objetos. Esto ayuda a comprender las relaciones entre el orden y el edificio entero. Las reglas generales conciernen casi siempre a los elementos y no a los organismos en conjunto; existe siempre la posibilidad de aislar mentalmente el sistema columna-arquitrabe del de un edificio y precisamente esta posibilidad permite el control indirecto sobre la composición del conjunto, vinculando al diseñador con el empleo de elementos previamente fijados.
En un templo dórico períptero las columnas están situadas encima alrededor de la cella, a intervalos razonables; detrás de ellas el muro lleno, a una distancia apropiada, hace de plano de fondo que recibe las sombrasproducidas y asegura el máximo relieve de los elementos en primer plano. Las estrías todas iguales confirman que el tratamiento del fuste es uniforme en todo el contorno y sirve como representación percibida de toda la superficie cilíndrica en los límites de un solo ángulo de visión. El modelado del capitel y del arquitrabe es tan fino que obliga al observador a contemplarlo de cerca, contribuyendo a presentar cada parte con orden y evidencia. El observador ve simultáneamente dos paredes, pero repetición uniforme que en las otras dos paredes continuas el tratamiento. Con una sola mirada se hace una idea adecuada del organismo entero. Además, al ser la planta un rectángulo, la igualdad entre interejes proporciona un medio para comparar el largo con el ancho y permite relacionar ancho y largo con la altura real; así el orden es un medio para obtener una evaluación inmediata de las proporciones de todo el edificio.
Deformación halladas en los edificios griegos
 A partir de una cierta época las líneas rectas se sometieron a leves curvaturas según los ejes de simetría principales.
 Los interejes próximos a los ángulos son más breves y las columnas progresivamente mas gruesas.
 Los ejes de las columnas, mas que verticales, están levemente inclinados hacia el interior del edificio.
 Las columnas de los lados cortos son mas gruesas que aquellas de los lados largos, de tal forma que la columna de ángulo resulta de sección elíptica.
 Lospisos son levemente convexos
Estos detalles se interpretan como correcciones ópticas, es decir, soluciones para compensar las diferencias de las condiciones visuales de los diferentes elementos (por ejemplo, las columnas de esquina, mas expuestas a la luz, parecerían mas delgadas, por lo tanto son ensanchadas), o bien para corregir ilusiones ópticas (por ejemplo, una línea perfectamente horizontal aparecería un poco ahondada en el centro, por lo que se ha levanta en la mitad, una vertical parecería salirse de aplomo, por lo tanto se la inclina hacia atrás).
Estas deformaciones conducen al debilitamiento de la autonomía concedida a cada elemento y refuerzan la unidad de conjunto, porque la forma de los elementos se modifica de acuerdo con su posición en el conjunto, por tanto lo llevan en si una marca de la situación que ocupan.

La composición por simetría, el empleo de las leyes geométricas y de los sistemas de coordinación óptica se circunscriben al edificio, porque los griegos limitaron el empeño de la composición arquitectónica, evitando aplicar los mismo métodos en escala más extensa. De esta deliberada limitación proviene el concepto mismo de edificio que es propio de la tradición clásica y europea, es decir, la costumbre de sacar de la continuidad del ambiente urbano una porción definida para someterla a una disciplina unitaria y reconocible.
Los griegos nunca consideraron el trazado de unaciudad en proporción con el trazado de un templo. El diseño regular de algunos elementos urbano es un hecho empírico y se contradice por la irregularidad de muchos otros elementos más importantes tengan un esplendor individual preciso.


El control racional de las experiencias no es nunca llevado mas allá de un cierto limite, porque interviene un acusado sentido de la medida que impide extenderlo a una escala donde resultaría forzado.
Los griegos no se esfuerzan en extender las características de los edificios al ambiente circundante, sino más bien por acoger las sugerencias del lugar en los edificios mismo, armonizándolos con todo el paisaje y resolviendo cada conjunto parcial en el conjunto general, paisajista. Así se explica toda la extraordinaria riqueza de la sensibilidad griega, pero el procedimiento no va mas allá de un sistema empírico e intuitivo irreducible a reglas racionales.
Así, la eventual rigidez de la composición interior de los edificios halla su corrección en la libertad de las relaciones exteriores, y los factores racionales se compensan con los irracionales. Lo irracionales sienten como limite exterior continuamente presente en la periferia de los hechos racionales. Este débil equilibrio entre intelectualidad y empirismo, entre planeamiento y espontaneidad, es él más precario de los caracteres de la arquitectura griega y aparece inseparable del clima político y social de la polis democrática.





Política de privacidad