Consultar ensayos de calidad


Influencias sociales acerca de la delincuencia



Influencias sociales acerca de la delincuencia

El espacio social

Empleamos esta expresión para dar a entender los factores estáticos que se relacionan íntimamente con la ubicación de una cultura, como hecho general, en un medio geográfico y meteorológico determinado.

Por tanto, la cultura comprende todos los hechos sociales, positivos y negativos, de una determinada sociedad.

Las zonas criminógenas

En lo relativo al lugar en que se cometen los hechos, podremos ver que las infracciones juveniles, delincuencia femenina y de lisiados ocurre frecuentemente cerca del hogar, escuelas o del trabajo.

La criminalidad de los adultos se desarrolla en lugares distintos según parece si están ligados a la delincuencia profesional mas se cuidan de ser localizados.

En Latinoamérica se tiene la experiencia de que en las zonas donde que circundan los mercados hay mayor delincuencia que en otras áreas. Lo que unido a la experiencia mundial de la delincuencia en los centros de vicio y lugares cercanos puede dar un criterio para localizar las zonas criminógenas. En los suburbios de la ciudad son comunes los delitos sexuales.



El barrió

Están comprendidos en el barrio sus calles, callejones y los centros de reunión, sean de vicio, de comercio, de educación, religioso, deportivos, etc.

Existen diversos tipos de barrios criminógenos aquellos donde haypobreza simplemente y en los cuales se asocian los centros de vicio; las colonias elegantes como donde hay casas de lenocinio; las miserables que carecen de las condiciones mínimas de habitabilidad pero las más importantes son las comerciales.





El alojamiento

Aunque una familia bien organizada dentro de sus propias posibilidades, puede vivir en malas condiciones sin tener por ello un estimulo fuerte que determine a sus miembros a huir, no se puede ser indiferente a las aspiraciones de mejoramiento y autorrealización.

El hogar es, materialmente, la casa, el mobiliario, su arreglo y su aseo, que lo hacen repulsivo o atractivo. Hay cosas que no pueden llamarse hogares porque, siendo muy elegante y atractivas sus miembros están ausentes o viven en un constante disgusto.

Hay una gran variedad de hogares, desde la residencia lujosa y pasando por la confortable pero habitable en condiciones de decencia, hasta las casas pequeñas habitadas por demasiadas personas, y en las que existe la promiscuidad intrafamiliar.

Existen cuatro grandes tipos de alojamientos que se usan actualmente; las casa solas (de propiedad de quien las habita, o de alquiler), los departamentos y viviendas de propiedad de quien los habita (como los condominios) o de alquiler; las chozas campestres o citadinas (de propiedad de los habitantes o de alquiler), y los hoteles, mesones, dormitorios y albergues públicos, siendo de alquiler los dos primeros, y pudiendo ser completamente gratuitos los últimos.



Estructuras sociales en la delincuencia

Respecto de la primera, los delincuentes profesionales han marcando zona de actividad, enforma de no estorbarse entre sí ni hacerse la competencia, a menos que desean chocar. Pero para dividirse las áreas, secciones o colonias de una cuidad, equitativamente, a menudo se encuentra el caso de que los delincuentes mas fuertes e inteligentes, con más influencia o con mas poderío, se dediquen a explotar las más ricas que a menudo son las más difíciles.

La vertical, hay verdadero respeto para los delincuentes que se destacan por su peligrosidad, por su energía, por el cumplimiento de su palabra (lo que es muy raro), por su influencia en las esferas oficiales, por su riqueza (especialmente entre los pandilleros), por si inteligencia para planear con éxito cada caso, o por su fuerza física.

En la delincuencia política aparece igual tipo de organización aunque con un sentido más amplio e idealista, que aparentemente no busca el beneficio personal estricto, sino altruista, nacional o estatal. Los delincuentes de cuello blanco, que pertenecen a las clases acomodadas y que han asociado a su vida de negocios, aspectos francos de explotación ilegal como lo que en alimentos, aun envasados, cometen fraude e la calidad o la cantidad de ropa y artículos de uso diario o excepcional.

En los delincuentes profesionales es considerado el delito como natural, normal t no reprobable como una forma de ganarse la vida que será más productiva cuanto más afinada y hábil sea la técnica delictuosa.

Los criminales en general tienen el peligro de entrar a la cárcel, los que están enclavados en puestos gubernamentales, los parientes de los políticos, y los económicamente poderosos, rara vez entran a ella.

Los criminales declases medias y acomodadas no aparecen frecuentemente como reincidentes, porque cuentan con la simpatía o la complicidad de los funcionarios.

Una mejor caracterización de las estructuras sociales entre los delincuentes, es en las pandillas y a medida que es mayor una pandilla parece ser más necesaria la intervención de reglas sobres los derechos y obligaciones de cada quien como sucede entre los carteristas, los traficantes de drogas, los tratantes de blancas y los jugadores. Salvando los primeros, contra los demás no han podido luchar eficazmente los gobiernos, porque tienen mucho dinero, actúan muy organizadamente, no cometen indiscreciones, se reparten bien las utilidades, elimina mediante la muerte al que traiciona, o castigan duramente al que falla.

Aglomeración y dispersión.

En cualquier ciudad del mundo puede notarse que los barrios en que hay exceso de población permanente, o flotante por ciertos días u horas, presentan mayor criminalidad.

Por otra parte, la soledad y la escasez de vigilancia policiaca, que parecería justificarse por un insuficiente número de habitantes, hacen que se realicen fácilmente asaltos, violaciones, robos, y otros delitos que requieren precisamente esas condiciones.

En las zonas de muy alta densidad de población, como en las de numerosos y amplios edificios multifamiliares, se forman fácilmente pandillas y grupos de choque, independientemente de que se trate de lugares confortables, airados y bien distribuidos, o lugares pobres y faltos de servicios urbanos, o desorganizados.

Walter C. Reckless opina acertadamente que la incidencia de delincuencia es mayor en las áreasde alta densidad de población, y menor en donde hay dispersión.

En las primeras, los niños no tienen espacios controlados donde jugar y deben hacerlo en la calle; además, se une a ello que los padres frecuentemente son poco hábiles para vigilar a sus hijos. Sin embargo, puede suceder que los barrios de alta delincuencia no coincidan con las áreas de alta densidad de población, sino con las de desorganización social.

Factor económico

Hemos dicho que la mayoría de los delincuentes proceden, por lo general, de las clases, mas pobres, sin embargo, debemos anotar, como experiencia personal, que en una investigación que el instituto nacional de protección a la infancia hizo, en 1963 y 1964, de 456 familias cuyos niños trabajaban, vagaban o mendigaban en la vía pública en los antecedentes de padres e hijos, solo se encontró el 1 % de hechos penalmente ilícitos comparados.

Los miserables

Para resolver sus problemas inmediatos, se dedican a ocupaciones que requieren muy poca o ninguna inversión de dinero y que, mediante un esfuerzo que resulta placentero, producirán una corta ganancia suficiente de momento. También, los menores que han sido mimados, carecerán de disciplina.

Otro aspecto del factor económico es la conducta desviada, es el del éxodo que de jóvenes se observa del campo a la ciudad, pues, sin haber concurrido a la escuela o habiéndola iniciando solamente, buscan trabajo, encontrándolo en las categorías, con ganancias que se imaginan grande, pero con gastos que resultan mayores. En este conflicto emerge la delincuencia



Clase social

“unidad colectiva dentro de una sociedad dada,caracterizada por especiales funciones y con por especiales funciones y costumbres y por determinada situación económica. A diferencia de la casta, es accesible a cualquier elemento que sepa formarse con ella”

Los delincuentes no proceden de una clase social exclusivamente, pero es indudable que quienes viven en condiciones biológicas, psicológicas, sociales y económicas inadecuadas, quienes sufren pobreza y no tienen ocasión firme de mejorar sus aspiraciones, de planear su futuro no de vivir normal mente. En México hemos visto, paradójicamente, que algunos de los más hábiles ladrones de automóviles han pertenecido a las familias más adineradas de los barrios mejores de la ciudad.

Las experiencias del pasado están presentes, consientes o inconscientes aunque se quiera huir de ellas; se cree que las reacciones están dirigidas por la inteligencia, pero no cabe la duda de que en todos nuestros actos están presentes las emociones

Industrialización

En el fenómeno tan complejo del cambio económico hacia la industrialización están implicados en los tiempos actuales: sustitución de campos agrícolas por factorías, mecanización, abandono de las costumbres primitivas y rurales, nuevo tipo de delincuencia etc.

Dentro de tanta complejidad hay en la delincuencia la sustitución de los delitos violentos por los fraudulentos, de los que causan daño a las personas, sin provecho para el delincuente. Se presenta también un cambio cuantitativo porque la criminalidad se vuelve más numerosa en las zonas industrializadas.

Si las diversas ocupaciones dan lugar normalmente a ciertos tipos de delitos que les son conexos, también cadaindustria y estado económico tienen relación con ciertos tipos de delito.

















Centros de diversión y vicio

La cercanía de este tipo de centros, hace que en algunos hogares se sufra la influencia constante de diversas personas que concurren a ellos. Predominan quienes no tienen una ocupación exigente y llevan una vida que no les satisface por lo que se fugan de su realidad en el vicio o centros de diversión.

La población también sufre las consecuencias de los excesos que en ellos se cometen y baja la moral.

Cuando en una familia existe un individuo que está acostumbrado a cometer excesos, se derrumba la moral del hogar viene el desprestigio, el repudio y se agravan las conductas negativas.

Quienes frecuentan estos centros sufren interferencias con su ritmo en el trabajo ya se deficientemente, temporal o definitivamente.

Aparte de los espectáculos, están los centros donde se ingieren bebidas alcohólicas desde el lugar más barato hasta el más caro: en este la promiscuidad es menor.

Existen centros de diversión en que niños y adultos van a jugar manejando aparatos: juegos mecánicos de golf, futbol, tiro al blanco etc. Asisten regularmente personas que apuestan, desocupados y vagos que pasan largo tiempo en ellos y que en su ociosidad llega a combinarse para cometer delitos. A este respecto, debemos de hacer hincapié en el hecho que aproximadamente en los 20 años se ha intensificado en el mundo el tráfico de drogas. Particularmente en México toda clase de personas incluyendo adolescentes y niños pueden adquirir los tóxicos y son enseñados y auxiliados a consumirlos Por pocoscentavos se puede obtener thinner, gasolina y otros solventes.









Política de privacidad