Consultar ensayos de calidad


Lavoisier y los gases




Cuesta creer que el aire sea realmente algo. No se puede ver y normalmente tampoco se deja sentir; y, sin embargo, está ahí. Cuando cobra suficiente velocidad, sopla un viento huracanado que es capaz de hacer naufragar barcos y tronchar árboles. Su presencia resulta entonces innegable. El aire Ver mas
Cuesta creer que el aire sea realmente algo. No se puede ver y normalmente tampoco se deja sentir; y, sin embargo, está ahí. Cuando cobra suficiente velocidad, sopla un viento huracanado que es capaz de hacer naufragar barcos y tronchar árboles. Su presencia resulta entonces innegable. El aire ses la única sustancia invisible?

Por aquellaépoca Van Helmont observó que al echar, por ejemplo, trocitos de plata en un corrosivo muy fuerte llamado ácido nítrico, la plata se disolvía y un vapor rojo borboteaba y dibujaba rizos por encima de la superficie del líquido. sEra aquello aire? sQuién había visto jamás aire rojo? sQuién había oído jamás hablar de un aire que podía verse?

Van Helmont conocía el mito griego según el cual el universo fue en su origen materia tenue e informe que llenaba todo el espacio. Los griegos llamaban a esta materia primigenia “caos”, pero van Helmont que era flamenco escribió la palabra tal y como la pronunciaba: «gas».

Luego de arduas experimentaciones y cuando lograron retener en alguna cámara estanca el gas de las reacciones químicas, se pudieron conocer decenas de nuevos “aires” y el químico francés que hoy no ocupa la atención, Antoine-Laurent Lavoisier estaba enfrascado en el problema de la combustión. La combustión —es decir, el proceso de arder u oxidarse una sustancia en el aire— era algo que nadie terminaba de comprender.

Lavoisier no fue, claro está, el primero en estudiar la combustión; pero tenía una ventaja sobre sus predecesores, y es que creía firmemente que las mediciones precisas eran parte esencial de un experimento. La idea de tomar medidas cuidadosas tampoco era nueva, pues la introdujo doscientos años antes Galileo; pero fue Lavoisier quien la extendió a la química.

Lavoisier comenzó por pesar con todo cuidado el recipiente estanco, junto con lasustancia sólida y el aire retenido dentro. Luego calentó aquélla enfocando la luz solar por medio de una gran lupa o encendiendo un fuego debajo. Una vez que la sustancia se había quemado o aherrumbrado, volvió a pesar el recipiente junto con su contenido.

El proceso lo repitió con diversas sustancias, y en todos los casos, independientemente de qué fuese lo que se quemara o aherrumbrara, el recipiente sellado no mostró cambios de peso.
Imaginemos, por ejemplo, un trozo de madera reducido a cenizas por combustión. Las cenizas, como es lógico, pesaban menos que la madera, pero la diferencia de peso quedaba compensada por el del gas liberado, de manera que, a fin de cuentas, el peso del recipiente no variaba.


El segmento AC determina la altura del cuerpo base de la torre.
El segmento 6.8 es el eje de simetría de la portada.
El segmento B,D es el eje de la torre
El ancho de la torre frontalmente esta limitado por los lados del cuadrado 13,15y14, 16.
Analisis geométrico en base a proporciones dinamicas
El alzado frontal de la base del campanario de la iglesia San Pedro de Mórrope, es un rectangulo aureo. Lo mismo sucede con los cuerpos de campana, contenidos dentro del rectangulo también aureo, que se origina en un cuadrado que contiene exactamente el primer cuerpo de campanas. Esta característica traía como consecuencia la semejanza de altura entre la base y el cuerpo de campanas, hay que recordar que las torres no alcanzaban grandes alturas por razones sísmicas.


Este es el famoso «principio de conservación de la materia». Y esta idea de que la materia es indestructible ayudó a aceptar, treinta años más tarde, la teoría de que la materia se compone de átomos indestructibles.




Política de privacidad