Consultar ensayos de calidad


Caso clinico: “el bebe adan”- bioetica




CASO CLINICO: “EL BEBE ADAN”

MATERIA: BIOETICA

MAESTRA: MA. LUISA CISNEROS MARTINES

ALUMNO: CAJIGAS GARCA JORGE

FECHA:12/07/2011

Este caso ,visto desde el punto de vista del medico, seria uno de los mas desesperantes al sentir el deseo de ayudar al prójimo y tener una “barrera” que se lo impide; como es así la religión de los padres de Adan.

El medico debe decidir entre el romper con algunos valores como la responsabilidad, solidaridad, entre otros y ademas debe decidir si seria una buena idea tomar una decisión sin la autorización de los padres del bebe, lo cual le traería como consecuencias el quebrantar con la ley y su posible retiro de la medicina al estar practicando decisiones que no han sido autorizadas por los “encargados” de la vida de ese ser humano.

Teniendo estas premisas y variantes de soluciones al problema nos hacemos la pregunta de “¿Hasta que punto los padres tienen derecho de elegir sobre la vida del neonato?”, esta pregunta seriasencilla a simple vista, pero no lo es, ya que se debe de pasar por algunos procesos legales para poder actuar si n el consentimiento de los padres.



Esto nos deja con la opción de realizar lo que parecería “lo mas correcto” y trasfundir al bebe para así poderlo salvar, pero habría que pensar en el que pasara después cuando el neonato ; ¿Lo apreciaran de igual forma sus padres debido a su religión? ; ¿Habra sido buena idea salvar al niño? ; ¿Sera discriminado por su misma familia? ; ¿Podra desenvolverse en la sociedad o en su religión estos serian unos de tantos puntos a evaluar para tomar la decisión correcta.

La cuestión en si es otra relativamente hablando, evaluando el tiempo que tiene el médico para tomar la decisión correcta, los contras que le amenazan. Esto en si lleva al medico a desarrollar una habilidad de toma de decisiones lo mas rapida y adecuada posible.

En un caso determinado de la situación del niño y que sus padres decidan que el niño muera en vez de ser trasfundido, seobservaran las circunstancias del porque creen los padres que dejarlo morir seria la opción correcta y tratando de persuadirlos a un punto de vista no religioso logrando con esto darle una nueva opinión a los padres y ya teniendo esta serie de ideas así los padres logren caer en conciencia y tomar la mejor edición y lo mas rapido posible.

Ahora desde mi punto de vista como futuro medico, y ,siendo que no tengo muchas herramientas aún para evaluar este tipo de situaciones por la falta de practica en ellas, tomaría la decisión de convencer a los padres dejar su religión por una sola vez a un lado y tratar de salvar a su recién nacido debido a varias razones que tendría este para vivir. En caso de ser negativa la respuesta de los padres y al observar que no piensan cambiar de opinión, realizaría de la forma mas rapida posible los procesos legales para quitar la autoridad de los padres sobre el neonato y así el hospital o yo como

– PRINCIPIOS GENERALES
• El tratamiento de los aneurismas se basa en aislarlos de la circulación general, para evitar su
eventual ruptura.
• La elección entre tratamiento quirúrgico y
endovascular depende de las condiciones del
paciente, localización y anatomía de la lesión, y
de la experiencia de cada centro.
• Ha de garantizarse el flujo distal hasta el órgano
diana.
• La colocación de stents cubiertos permite el
flujo a través del mismo vaso hasta el órgano
diana.
• La embolización debe garantizar el cese total
del flujo al aneurisma, tanto anterógrado como
retrógrado.
Fig. 1. Principios generales del tratamiento endovascular de los aneurismas viscerales.


102 a– 

PROCEDIMIENTOS TERAPÉUTICOS OCLUSIVOS ENDOVASCULARES

en un 75% de los extrarrenales y un 15% intrarrenales. El tercer lugar lo ocupan los aneurismas de la arteria hepática (Fig. 6 ); dentro de
este grupo, los micóticos eran frecuentes pero
desde 1960 ha descendido su frecuencia hasta
un 16% aumentando los falsos aneurismas que
se relacionan con traumatismos e iatrogénicos
(procedimientos realizados con cirugía laparoscópica y percutáneos transhepáticos) (4).
Aunque el diagnostico suele ser accidental, no
debemos olvidar que cerca del 80% de los casos
se presenta en su forma complicada consistente
en la ruptura del aneurisma siendo en estos
casos la mortalidad del 35-45% según las series
publicadas (5, 6). En general se estima que el
riesgo de ruptura es aproximadamente del 22%,
con mortalidad asociada del 90% en aneurismas
del tronco celiaco, 50% en aneurismas de arteria hepática, 34% en aneurismas de arteria esplénica y 70% en aneurismas renales engestantes
(8, 10, 12, 14).
Si bien en épocas precedentes la cirugía convencional era la única alternativa aplicable en casos indicados, ésta suponía en la mayoría de los
casos un nivel alto de agresión con morbimortalidades no despreciables (24, 22). El objetivo del
tratamiento quirúrgico es la resección del aneurisma y el restablecimiento o mantenimiento de la
continuidad arterial, salvo en aquellas localizaciones en ramas terminales accesibles y poco significativas donde se podía asumir la ligadura con mínimo impacto en la función del órgano.
La evolución de las técnicas de tratamiento
endovascular, unida al incremento de formación
de los especialistas y a la mejora en la dotación
tecnológica para terapéutica endovascular de los
equipos quirúrgicos, posibilitan el acceso al uso de
esta tecnología para aportar soluciones a este tipo de patología aneurismática visceral con el concepto de mínima invasión, por lo que sus indicaciones y aplicabilidad han variado de forma creciente en pacientes difícilmente tributarios de tratamiento quirúrgico.
El tratamiento endovascular, indudablemente,
persigue los mismos objetivos que la cirugía convencional (Fig. 1) y para ello se sirve de diversas
técnicas y materiales para inducir la oclusión del
saco aneurismático o excluirlo del árbol arterial
manteniendo la permeabilidad del la arteria y el

Fig. 2. Stent de triple mallado tridimensional
Cardiatis®.

flujo distal en casos seleccionados. Una de las técnicas más empleadas para la oclusión del saco
aneurismático es la embolización con diversos
materiales (espirales metálicas, mallas metálicas y
sustancias tipo pegamentos). A falta de estudios
que confirmen todavía su durabilidad alargo plazo
y de la incertidumbre de que la simple trombosis
de un aneurisma prevenga de forma duradera el
riesgo de ruptura (como principal complicación
evolutiva , el tratamiento endovascular ha ido ganando terreno en los últimos años a la cirugía
convencional en el tratamiento de ciertos aneurismas viscerales y se sitúa hoy, merced a su carácter novedoso y escasa invasividad, en plena
situación de competencia respecto al tratamiento
quirúrgico convencional.
Indicaciones
Esta forma de tratamiento puede indicarse
en todos aquellos pacientes en los que estas

Fig. 3. Esquema de la acción hemo
médico pudiésemos tomar la decisión que se le considere mas adecuada.





Política de privacidad