Consultar ensayos de calidad


Para qué sirven los grupos?



¿PARA QUÉ LOS GRUPOS.? *


Con Enrique Pichón Riviere aprendí a creer en los grupos. Grupos donde la producción y la creación resultan una forma posible, de bordear el malestar.
Aprendí el complejo camino de interrogar lo obvio, lo dado, lo que en la vida cotidiana aparece como lo natural.
En algún momento entendí, que pensar, supone siempre un acto de transgresión, de ruptura de una totalidad, y atreverse a andar travesías sinuosas, y, a veces, dolorosas, en medio de la oscuridad.
Para crear es necesario abandonar el Edén, es necesario demorarse, detenerse, dejarse impactar por el “otro”, pero por sobre todo por el misterio de la propia presencia.
En los tiempos que corren, resulta un desafío para quienes trabajamos con grupos, inventar y sostener dispositivos que potencien lo singular y saquen al sujeto de la prisión de la globalización. Dispositivos que generen algo, mas alla de la miseria del aislamiento; una voz que haga marca en el ensordecedor bullicio del silencio ,de la atroz soledad aún cuando el “otro” esta presente.


No hay nada peor que una existencia desanudada. Tejer lazos con “otros”, es ligadura, es pulsión de vida
“Otros” con los que eventualmente se pueda sostener una tarea ,y en las rutas de la creación, el desafío a no ser sujetos del destino.
“Otros” con los que inventar figuras magicas, llorar, reír, bordear el puro dolor de la existencia
“Otros” con quienes soñar una salida de las yermas prisiones, en que a vecesquedamos cautivos.
Los grupos pueden ser, en este sentido una alternativa.
Voy a plantear que una de las potencias de lo grupal , radica en la posibilidad que ofrecen los grupos de instalar una demora.
Trazar un rodeo, que intercepte la letal e imperiosa compulsión a hacer algo inmediato y total. ' el Ya y el Todo', como decimos los analistas.
En un grupo, los “otros”, pueden ofrecerme una alternativa, que quiebre la desoladora y mortífera sensación de lo único.
Hace tiempo, que trabajo la idea de que, en los Grupos Centrados en una Tarea, importantes efectos de transformación subjetiva, advienen allí donde, por los caminos de la creación con otros, el Sujeto puede renunciar a lo mas aniquilador de su posición narcisista. Por el goce de la creación con “otros”, renunciar a los goces mas mortíferos.

El coordinador de un grupo es alguien que en el mejor de los casos, propicia la producción grupal; que rompe con el yo-yo, con los monólogos paralelos; que interviene para que el sentido único y por lo tanto arrasador se disloque; que propicia “otros” caminos que no sean los de la trivialidad.



Coordinar un grupo, es intervenir, generando condiciones de producción, propiciando el tejido de una red, que aloje cierto anudamiento Subjetivo.
Anudamiento con “otros”, que potencia lo singular. Renuncia a un ensueño narcisista para poder producir con “otros”, soportando la falta de garantías y las incertidumbres propias de cualquier acto.

MARCANDO LABERINTOS.

Misteriosouniverso el que nos habita de repente nos sucede un instante de felicidad, de repente algo nos asombra,
Borges deseaba que la gente sintiera el misterio, que se asombrara. Sólo asombrandonos, podremos saber algo del alma humana. Y como dice Borges ”tal vez así, a uno lo acaricie una misteriosa brisa de felicidad”
El arte, la literatura, la mitología se detienen con sensibilidad en los misterios que nos habitan. Quiebran los sentidos cristalizados de las teorías
.El Minotauro monstruo feroz y devorador, mitad hombre y mitad toro, vivía encerrado en el Laberinto. Laberinto sinuoso, sin salida, irremediablemente, conducía al centro, donde rugía el monstruo sediento de sangre.”
El Rey Minos, que con su estilo arbitrario quería gobernar Creta, exigía un tributo anual de siete bellos jóvenes y doncellas, destinados a ser comida para el Minotauro. El Rey sacrificaba a las bellas víctimas.
Teseo, un héroe, se ofrece a derrotar al Minotauro. Un día de cielo azul, una barca de negras velas, parte rumbo a Creta. Teseo, junto a los otros jóvenes son recluidos en el Laberinto. La bella Ariadna se enamora de su valentía, y le da una espada y un “ovillo de hilo”. Con el hilo podría encontrar la salida del Laberinto.
Ariadna, mujer, pone una condición que Teseo la saque de allí.
Si alguien vence al Minotauro, podra regresar en libertad”, había dicho caprichoso el Rey Minos. Ariadna le ofrece a Teseo las herramientas para vencer al Laberinto y alMinotauro. Teseo ata el hilo a una roca y conduce a los jóvenes. El rugido del Minotauro se oye a lo lejos, en el centro. Teseo enfrenta al Minotauro y lo mata.
Teseo puede desanudar por primera vez el Laberinto.
El Mito del Minotauro es retomado bellamente, por Borges, en el cuento : “La Casa de Asterión”.
Borges se detiene en el monstruo sediento. Nos recuerda que las galerías del laberinto son todas, insoportablemente iguales..que el Minotauro , mata a sus víctimas, para producir una diferencia que deja los cadaveres por mucho tiempo frente a las galerías, para diferenciar una galería de otra
Me interesa subrayar algunas cuestiones en el mito:
Voy a insinuar, que el Minotauro, es un paradigma de la Subjetividad de nuestra época, circulando, sólo en medio de sus excesos, en un laberinto todo igual, casi sin marcas.
¿ Laberinto globalizado diríamos hoy?
El laberinto supone un espacio y un tiempo circular, uniforme, de lo único, mas de lo mismo, de los no lugares, desierto de lisuras, y no de rasgos fuertes.
Sujeto de nuestros días caminando, sólo, desafiliado, según Lipovetsky, sin poder detenerse en nada.

Y allí donde el sujeto no tiene marcas que le señalicen propiciatoriamente el camino, produce marcas mortíferas.

En un mundo light, lleno de marcas registradas, a veces pareciera que la violencia, o algunas patologías así llamadas de nuestro tiempo, ofrecieran la ilusión de una identidad, por lo menos una narrativa ,unaposibilidad de compartir, con “otros” el sufrimiento.
En un universo que a veces avanza hacia lo uniforme, ¿radicaría la subversión de los grupos, y por lo tanto la tarea de un coordinador, en una búsqueda como lo llama Lacan, de hollar, o sea marcar el camino?..



DISLOCANDO LO UNICO.

Quiero servirme del mito, para plantear una segunda cuestión.

Teseo sostiene una apuesta, la de no ofrecerse como víctima a la bestia sedienta. En el tramado de nuevos enlaces transforma un Laberinto sin salida, de sacrificios infinitos, en un proyecto con otros.
Hilos de Ariadna ,que en el mejor de los casos, se trazaran en el trabajo grupal. Sucesivos recorridos, en el vínculo con otros, que iran permitiendo la inscripción de nuevos caminos, de lazos con “otros” que sostengan al sujeto frente a las amenazas superyoicas. No hay nada peor que una existencia desanudada, en que uno vive mortíferamente cautivo en la carcel del goce y la soledad. Prisiones narcisísticas, de las que sólo se sale, nos enseña el mito, en un lazo con “otros”.

Propongo que algunos dispositivos grupales, pueden propiciar el pasaje de la soledad radical de los laberintos narcisistas, por los caminos de la creación, a otros laberintos, de un tiempo vivo, en que se rompe la carcel del goce y la soledad, y se sale del exilio de estar poseído por la creencia en lo absoluto.

Operatoria interesante a ser re-pensada allí donde sabemos, que la pulsión no renuncia por que sí a un goce. No sin otro gocea cambio.
El Minotauro, circula mortíferamente en los laberintos de lo único, de lo idéntico.
Decía al comienzo que los grupos pueden ser pensados como una alternativa diferente.
Hace tiempo que investigo el dispositivo de Grupos Centrados en una Tarea (GCT).Voy a plantear hoy, algunas cuestiones, en relación al proceso de abordaje de dicha Tarea .
Lo grupal, supone a “otros” y puede propiciar un proceso de invención de lo nuevo, en la misma producción de la tarea.
La tarea de un grupo, como un trabajo que permitiría que en sucesivas vueltas el horizonte de lo único se vaya dislocando.
Travesía que busca dislocar un sentido constituido.
Como dice Juan C. De Brassi, Dislocar un campo, es sacarlo del dominio de lógicas únicas, distorsionarlo abriendo entonces el camino a una multiplicidad de lógicas. Trabajo que permitira nuevos enlaces y nuevas re-distribuciones de goce.
Dislocar es trastornar la construcción de una frase; desmontar una maquina. Dislocar según J. Derrida, es una figura que remite al polémico campo de la de-construcción y significa desestructurar, desedimentar estratos de sentido. Tiene que ver con la diseminación, con el pensamiento de la huella, de la diferencia, del trazo.
Recordemos que en Heidegeer, el trazo ensambla, o sea, articula y separa a la vez.

EL CAMPO GRUPAL, LA DIGNIDAD Y EL MISTERIO.

Retomar hoy el mito del Minotauro, busca también ubicar otro problema que me interesaría dejar al menos subrayado, para el campo de logrupal y de la producción de subjetividad, de nuestro tiempo, que es el tema de la dignidad.
Hay, en las consultas de nuestros días, lo que llamaría una pérdida de dignidad subjetiva, tema, que en todo caso, un coordinador de grupos no puede soslayar.

Santiago Kovadloff llama al Sujeto de nuestro tiempo “analfabeto profundo”impavido, hechizado por las últimas innovaciones (inglés y computación..)no se preocupa por los dilemas de fondo, ”por las experiencias cruciales cuyo reconocimiento, infunde dignidad crítica “, al sujeto.

Enloquecedora pasión por el consumo de lo novedoso (novedades informativas, novedades tecnológicas),Zapping interminable, que convierte lo efímero en un valorInterés en la información mas que en la formación. Tiempo de inercia emocional, horizonte de apatía ,Terror a detenerse y encontrar el misterio que a uno lo habita.
En tiempos del genoma humano, en que la Tecnología, y la Ciencia desde un discurso Amo, prometen despejar cualquier enigma, poder con lo Real, tener respuestas internéticas y universales, a toda pregunta, ciertos dispositivos grupales resultan una alternativa a poder alojar algo del encuentro con lo imposible, con el misterio.

La relación con “otro”, como campo del misterio, aquello inagotable inquietante, que jamas se terminara de develar; hay un vacío estructural entre el sujeto y los “otros”. Levinas dice justamente, que lo patético de la relación con “otros”, es que la alteridad no se supera.
El “otro”, son lastrazas que presentifican lo misterioso, lo incognoscible. Hay algo que, no esta presente, aún cuando todo esta presente. Estoy trazando líneas para ubicar el vacío estructural entre el sujeto y el “otro”. El “otro”, como garante de que el misterio permanezca
“Lo patético de la relación con “otro”, dice Levinas, es que la alteridad no se supera. El “otro” son las trazas , que presentifican lo misterioso, lo incognoscible. Hay algo que no esta presente, aún cuando todo esta presente
Si fuese posible conocerlo, aprenderlo entonces ya no sería “otro”.
El “otro” como alguien que se retira en su misterio.¿ Podríamos pensar los grupos como un desafío a soportar el misterio
Lo grupal podría ser pensado, entonces, no sólo como disolución de lo singular en lo colectivo, sino como tentativas de soportar el misterio y la alteridad, en el tejido de un lazo con “otros”, que me permita bordear el desnudo vacío de la existencia


LA ACTITUD DEL COORDINADOR.

Lo grupal es un campo complejo. Si no se lo trabaja, con deseo, con poesía y cierta lógica, sera un campo improductivo, yermo.
Sostener la tensión, la paradoja; problematizar los dilemas, no ahogando las preguntas con respuestas arrasadoras; soportar que no todo es nombrable, y que lo imposible puede funcionar como causa de lo nuevo, es un posicionamiento del coordinador que posibilita que el campo grupal devenga algo mas fecundo.

Un coordinador podra ofrecer, o tomar alguna hebra del hilo de Ariadna, de acuerdo acómo haya sido su propio trayecto por los laberintos
¿Cuantas veces coordinando grupos, no nos animamos, como Teseo, a entrar al Laberinto ¿Cuantas veces nos quedamos con el ovillo en la mano, dudando atormentados, sin animarnos a apostar?
¿Y cuantas veces un coordinador, se ofrece cómo víctima a la bestia, o lo que es peor, aún como un Minotauro sediento que necesita a quién devorar ?.¿sera que de vez en cuando, todavía creemos que los Minotauros existen.?
Hay una actitud del coordinador, en su propia posibilidad de demora, de encuentro, con un vacío, que puede o no, posibilitar la producción de una trama grupal.
Trama grupal, como anudamiento de subjetividades, en que haya lugar para la demora, subvirtiendo el imaginario de nuestros días, allí donde a veces pareciera que se busca terminar con la falta, con el misterio, con las diferencias.
Qué hace alguien que coordina un grupo con el misterio, con la diferencia, dependera del trabajo sobre sí mismo. Hay gente, como dice Santiago Kovadloff, que no soporta lo incierto, lo inacabado, porque basicamente no soporta el misterio que le produce su propia presencia.
En tiempos de un posible aplanamiento subjetivo, tributario de la globalización, resulta una cuestión ética revisar qué hacemos con la diferencia, pero no con las grandes diferencias sino con los matices, con lo sutil, con lo que verdaderamente cuenta, Revisar qué destino tienen las diferencias, digo, en las instituciones de formación tanto grupalistascomo psicoanalíticas.

Sostengo la idea de que , un coordinador de grupos ,debe estar a la altura de las polémicas de nuestro tiempo, que nuestra actitud debe ser la de la incomodidad, como dice Lacan,” el mas corruptor de los conforts, es el confort intelectual.”

Dice Heidegger, que en la actualidad los seres humanos huyen del pensamiento, que la ciencia y la tecnología todo lo nivelan, como un campo de golf. El hombre pretende calcularlo todo, pero se olvida , de que no todo es calculable. Heidegger propone una actitud de serenidad, o sea preservar el asombro , el misterio.
Propongo que quienes coordinamos grupos, tendríamos que poder preservar la serenidad. Un coordinador que entiende todo, que cree que puede develar una verdad toda , que pierde la poesía, difícilmente pueda propiciar la producción grupal.

SOBRE MITOS Y PREGUNTAS.

Los grupos, las instituciones, son muchas veces laberintos, en que, se labora y se elabora, en que, algún hilo de Ariadna nos permite tejer un camino de libertad.
Quienes trabajamos con grupos, nos debemos tal vez algunos debates, sobre cuales son las lógicas de nuestras intervenciones, cuales las herramientas que utilizamos, y cual es la dirección de nuestras operaciones.
Hay cuestiones que hacen bullicio, adentro, palabras que pugnan por tomar su espacio. Productivo bullicio que, si es escuchado, alojado, engendrara seguramente preguntas sustanciosas.
Canghuillen dice que hay preguntas que rompen los pactos de coexistenciapacífica en los universos profesionales.
Muchos de nosotros sabemos que desde el psicoanalisis, en algún sentido se plantea que los grupos producen un efecto peligroso: el efecto “masa” ..o, también llamado “efecto grupo”) es decir que los grupos corren siempre el peligro de masificar. Estos son temas que un coordinador de grupos no puede soslayar.
Entiendo que, el “vínculo” (Bindung Freudiana) con otros, puede inscribirse ,mas alla de la ley de la castración, pero que, a la vez y, paradójicamente, puede resultar el mas serio atentado a dicho horizonte .En el trabajo con “otros”, alrededor de una tarea, ciertos dispositivos grupales, podrían propiciar que en el proceso de creación con “otros”, violentando una unidad, algo se vaya “dislocando”.
Lo grupal puede abrir en este sentido, el camino a una multiplicidad de lógicas. Abandono de una posición narcisista, trabajo de dislocación, distorsión, que quebraría una y otra vez la ilusión del encuentro, como adecuación.


Sabemos que a pesar de ciertas ambigüedades de algunas contradicciones, y de la apuesta al “cartel ” como producción y herramienta privilegiada, para el trabajo de los Analistas, es conocida la tendencia en las comunidades lacanianas, a hablar del “efecto grupo”, del grupo como alimento de lo imaginario, lugar de la intersubjetividad y límite a la circulación de los discursos, ubicados por Lacan, como un dispositivo social, al servicio del discurso Amo.
Entiendo que, con el Cartel, Lacan propone, unaoperación al interior de la institución psicoanalítica. Retoma el dispositivo de grupo restringido, como herramienta privilegiada del trabajo en común, de los analistas en su escuela.
En “la Psiquiatría Inglesa y la Guerra”, Lacan ya había anticipado su inquietud, respecto a los grupos pequeños, y a la propuesta de “trabajo” en esos pequeños grupos, que la audacia de Bion, sostuviera como intervención en la mítica “Tavistock” Clinic de Londres.

¿Y si por un instante nos atreviéramos a interrogar si el “efecto masa” es una esencia propia de los grupos?
¿Y si se nos ocurriera ubicar, el tan temible “efecto masa”, como un discurso posible, sujeto a la lógica de una rotación, también en los grupos?
En las instituciones de Analistas, ya no alcanzaría con evitar el “efecto grupo”, la así nombrada “obscenidad imaginaria”, que supuestamente haría peso sobre el efecto de discurso.
¿No sera que a veces en nuestra comunidad, “no hacemos como sino, que imitamos”, en una relación con la teoría, con los textos, devaluando la cosa, y mas bien en un proceso de idealización de las teorías, que las coloca en un lugar de objeto?
El Minotauro, es como dije al principio un sutil modo de poner hoy a trabajar el mito.
¿YCual es el lugar del mito en las instituciones psicoanalíticas? ¿Qué hacemos con nuestros mitos?
Habra que dislocar ciertos mitos, para que no se inscriban en los Minotauros que arrasan.
Caminos posibles , al interior de nuestras propias instituciones quenos posibilitarían un poco mas ser, como dice Levinas, comunidades del “frente a” y no del “junto a”, o sea, no colectividades de la comunión sino, de las diferencias, de la traza, de la marca, del estilo, que ayuden al sujeto, a no circular sólo, entre galerías infinitas.


Lic. Graciela Jasiner
Septiembre de 2000

*(una versión de este texto fue publicado en la revista Actualidad Psicológica de Bs. As Julio 2000)




BIBLIOGRAFIA.


De Brassi, Juan Carlos: “Subjetividad, Grupalidad, Identificaciones”. Búsqueda- Grupo Cero. Bs. As. 1989.
Derrida, Jacques: “La deconstrucción en las fronteras de la filosofía”. Paidós. París 1989.
Graves, Robert: “Los Mitos Griegos” Alianza. Madrid 1993.
Jasiner, Graciela :”Dignidad” Efba.1999
Jasiner, Graciela :”Los laberintos de la sublimación” Efba. Bs. As. 1998.
Jasiner, Graciela y Woronowski, Mario: “Para Pensar a Pichon”. Ed. Lugar. Bs. As. 1992
Jasiner, Graciela: “El Narcisismo como Herramienta para el Abordaje Grupal”. Publicaciones para el Instituto de Investigaciones Grupales. Bs. As. 1995.
Kovadloff, Santiago: “Sentido y Riesgo de la Vida Cotidiana”. Emece, Bs. As. .
Lacan Jacques: “Seminario VII: la Etica del psicoanalisis”. Ed. Paidós. 1988
Lacan, Jacques: La tercera: “Intervenciones y Textos”. Manantial. Bs. As. 1988.
Levinas, Emmanuel: “El Tiempo y el Otro” Paidós. Barcelona 1993.
Vegh, Isidoro Matices del Psicoanalisis”. Agalma. Bs. As. 1991.





Política de privacidad