Consultar ensayos de calidad


Arquitectura y escultura barrocas en Europa. el rococó



HISTORIA DEL ARTE. TEMA 14. ARQUITECTURA Y ESCULTURA BARROCAS EN EUROPA. EL ROCOCÓ

Introducción
En el siglo XIX se crea el término barroco, parece ser que referido a ciertas perlas que resultaban deformadas e irregulares.
Se utiliza por lo tanto en un sentido despectivo y durante un tiempo el Barroco se tuvo por un arte decadente y corrompido, aceptado, a lo sumo, como un mal menor que sirvió como puente entre el Renacimiento del XVI y el Neoclasicismo del XVIII. Sin embargo, en el siglo XX, en el que se revisan tantos viejos criterios y se proponen tantas novedades, movimientos como el Dadaísmo o la abstracción ponen sobre el tapete, nuevamente, el valor y la primacía de lo sensorial sobre lo racional. Desde esa óptica se ha reivindicado el Barroco como un arte tremendamente coherente y lúcido, lleno de inventiva y, sobre todo, un movimiento revulsivo que puso por primera vez en tela de juicio todas las afirmaciones y las pautas estéticas que Occidente se había venido planteando desde Grecia y Roma.




El Barroco en Europa
Características generales
A finales del siglo XVI el predominio de la lógica en arquitectura o el equilibrio tenso de Miguel Angel en escultura terminan por fatigar la sensibilidad de las nuevas generaciones. De nuevo la sensación viene a suplir a la razón. A la obra equilibrada y racional del Renacimiento viene a sustituirla la expresión desequilibrada del Barroco. En arquitectura aparece un repertorio de infinitas curvas. Elipses, parabolas, hipérbolas, cicloides,sinusoides, hélices, sustituyen el perfecto equilibrio del medio punto romano. Ahora las columnas se ciñen de fajas o se retuercen en hélices salomónicas, los frontones son curvos y mixtilíneos. Los muros se curvan a la búsqueda de mil quebradas perspectivas y efectos luminosos. Finalmente, la tradicional planta rectangular, heredada de la escultura greco-latina da paso a plantas elípticas, circulares y mixtas.
Ahora sera la arquitectura quien gobierne la dirección plastica. No sólo la pintura sino también la escultura, se aunaran para formar con la arquitectura un todo magnífico en el que la percepción visual no sabra distinguir dónde empieza lo uno y dónde termina lo otro.
La cúpula, uno de los maximos logros renacentistas, seguira utilizandose en su apariencia externa, pero en su interior se vera aniquilada, como superficie semiesférica pura, por el torbellino de figuras que parecen ascender al infinito. La pintura al fresco cobra así un nuevo empuje que logra sacarla del humilde lugar al que la relegó la pintura de caballete del Cinquecento. Así, toda suerte de estucos y dorados crearan una ilusión nueva en la cual cada una de las artes vendra a confundirse e integrarse en una nueva dimensión.


La arquitectura ocultara las estructuras fundamentales mediante enlucidos, relieves, ilógicos soportes, quebrando las cubiertas con fingidos cielos; la escultura fingira transparencias etéreas, mas propias de la pintura, y la pintura imitara sólidas arquitecturas. Así se creara el riquísimo y peculiar lenguaje delBarroco.

El Barroco como argumento convincente del poder
Podríamos resumir la situación europea del siglo XVII como un conjunto de Estados entre los que se da una problematica que conduce al establecimiento de dos tipos de poderes
Poder papal. La Iglesia Católica, después del Concilio de Trento, ira renunciando a las naciones protestantes, pero establece una férrea disciplina en la que permanecen dentro del catolicismo. Actúa de forma inteligente proponiendo como evidencia de la posesión de la verdad el oro y la riqueza de sus templos, de sus pinturas y de sus esculturas. Al pueblo ya no se le piden difíciles interpretaciones sobre la iconografía empleada y cegado por los múltiples dorados y el riquísimo lenguaje visual no dudara mas: la verdad tiene que estar donde existe tanta sensación de poder. Es importante considerar esta circunstancia para comprender lo distinta que resulta la iconografía barroca en los países protestantes.
Poder real. En los países de fuerte poder real, el monarca actuara con el pueblo, como la Iglesia con los fieles, le impondra la obediencia ciega a través de la convicción que procede del deslumbramiento de sus palacios y edificios de gobierno. Pero el absolutismo traera como consecuencia el establecimiento de una Corte y una administración inmensa, lo que hara aparecer un nuevo tipo de ciudad: la capital del Estado. El diseño de estas nuevas ciudades volvera a potenciar el urbanismo, desatendido durante el Renacimiento. Incluso en las ciudades viejas se derribanbarrios y se trazan plazas, creando magníficas perspectivas para las construcciones civiles o religiosas.
Italia: La permanencia de lo clasico
El estilo Barroco nace en Italia y los nuevos mecenas son principalmente los Papas. Así el arte barroco italiano mantiene unos esquemas que son clasicos y prevalece la iconografía religiosa. El Barroco italiano nunca llegara a la exhuberancia hispana ni a la frivolidad francesa. Italia impondra un nuevo modo pero siempre procedera con ponderación, quiza por su natural espíritu de equilibrio.

La arquitectura
Los antecedentes mas claros los encontramos en Vignola, Giacomo Della Porta y Carlo Maderna. Del primero ya vimos su iglesia del Gesú en Roma y de Della Porta la fachada de la misma iglesia, que incorpora ménsulas invertidas para unir el cuerpo atico con el resto, siento esta solución tema de inspiración de numerosas obras barrocas. Carlos Maderna es el arquitecto encargado de terminar la basílica de San Pedro. Deshace la primitiva idea de Bramante, mantenida hasta Miguel Angel, de la planta de cruz griega y alarga la nave mayor. El ideal de la unidad queda olvidado, y el de universalidad tiene otra vía de expresión mas acorde con el nuevo sentido de la Iglesia y que Bernini sabra interpretar magistralmente.
Pero el que lanza el manifiesto plastico que definira la arquitectura barroca es Juan Lorenzo Bernini (1680). Hombre moderno de amplio espectro de actividades plasticas, es escultor, pintor, decorador, urbanista y por supuesto arquitecto. Educado en elespíritu jesuítico alcanza profundamente el sentido contrarreformista y refleja admirablemente las pretensiones del poder de la Iglesia. En 1624 construye el baldaquino que cobija el altar mayor situado bajo el cimborrio de la basílica de San Pedro. Esta inmensa construcción de bronce apenas tiene una línea recta, gira y se retuerce como una gran llamarada. Bernini esta utilizando la arquitectura como un escultor, lo hace con fines expresionistas ya que en un interior no le parece tan necesario mantener la disciplina formal del clasicismo; en este sentido es el contrapunto de la cúpula de Miguel Angel, bajo la que se encuentra.


Pero su obra mas trascendental como arquitecto es la gran columnata que cierra la plaza de San Pedro en Roma. De planta elíptica, las columnas nacen de la fachada de la basílica como dos grandes brazos que acogen a la Humanidad. De la idea universalista de Bramante propia del Renacimiento se pasa a la idea paternalista de la Contrarreforma. En este punto la intuición de Bernini se manifiesta genial.
Francisco Castelli (1667) llamado El Borromini, comienza su actividad colaborando con Maderna y con Bernini. Conoce, pues, el fondo del nuevo lenguaje expresivo. En una de sus primeras obras, la Iglesia de Santa Inés en Roma, parte del aprendizaje con Maderna en el Vaticano, para crear la obra propia. Esta iglesia, situada en la plaza edificada sobre la planta de un circo romano, es toda una declaración de principios de la arquitectura barroca. Partiendo de una concepción todavíaclasica de división horizontal del espacio, el arquitecto logra crear un movimiento típicamente barroco de masas que se adelantan y se retraen.
Mucho mas audaz es la iglesia de San Carlos de las Cuatro Fuentes, también en Roma, de planta elíptica. La fachada maneja los cuerpos de espacios curvos con gran soltura, acusando valientemente las cornisas y destacando las columnas que en el Cinquecento hubieran sido adosadas y ahora se tornan exentas. En la iglesia romana de San Ivo, remata el cimborrio con muros ondulantes y la cúpula en una originalísima linterna en forma de hélice cónica que denota la inagotable inventiva del artista.
Felipe Juvara (1736) es el mejor representante del nuevo sesgo que toma la arquitectura tras las audacias de Borromini. El temple clasico de Roma reclama un reposo ante tanta dislocación. Su obra religiosa mas importante es la basílica Superga en Turín.

La escultura
Bernini es con relación a la escultura del siglo XVII, lo que Miguel Angel fue a la del siglo XVI. Marca con su sello toda una época y basta su obra para comprender y sentir el Barroco italiano. Sus características principales seran: el movimiento extaltado, la búsqueda de calidades texturales no aceptadas antes como “escultóricas”, y un profundo naturalismo. En una de sus primeras obras, Apolo y Dafne, ya marca el sello característico de su arte. Mas adelante labrara su obra mas conocida, el Éxtasis de Santa Teresa. El tratamiento de las calidades es absolutamente pictórico, dando a los paños una ligereza casiinmaterial que contrasta con la sensación de peso de la Santa desvanecida. Se aborda la representación de las nubes, lo que es insólito en la escultura y que corresponde al deseo barroco de subvertir los valores genuinos de cada una de las artes.
Es importante la faceta de Bernini como retratista. El naturalismo característico del Barroco favorece el arte del retrato, que, aunque practicado en el Renacimiento, no había tenido gran predicamento. Es especialmente representativo el Busto de Constanza Buonarelli. Sin embargo done mejor pone de manifiesto su sentimiento escenografico barroco es en los sepulcros que realiza: el de Urbano VIII y el de Alejandro VII en San Pedro de Roma.

Francia
Las motivaciones que los artistas franceses podían recibir para su creación son muy distintas que las de Italia.
Francia ha permanecido católica, pero su situación política en el siglo XVI le hace atender mas a los asuntos de Estado que a los religiosos. Este país se desembaraza del cerco hispano-austríaco y se convierte en la primera potencia europea a finales del siglo XVII.
En arte, el signo de Francia sera palaciego antes que religioso. La arquitectura atendera a los palacios y jardines, la pintura a escenas míticas bucólicas y de género y la escultura a los retratos e inmortalización de los poderosos.
Otro aspecto singulariza el Barroco francés de los demas Barrocos europeos. Opone los exteriores y los interiores. El exterior se mantendra en una línea de relativa pureza clasica. El francés preferira siemprela majestad a la suntuosidad, al menos hacia fuera. El interior es todo lo contrario. Los espejos y los cielos decorados nos sumergen en un mundo refinadísimo y suntuoso. Se comprende ya que una suntuosidad exterior en un palacio hubiera sido un insulto a unos ciudadanos mal atendidos. Por otra parte, ya desde Luis XIV se fundan las Academias para que orienten la creación artística hacia los fines políticos.
La arquitectura
Claude Perrault (1688) define en su obra el sentido constructivo antes destacado. Levanta la columnata de la fachada exterior del palacio del Louvre de París, proyecto al que se había presentado Bernini, quien fue rechazado. Es un excelente conocedor de Vitruvio y sabe aplicar la solemnidad romana cinquecentista al espíritu real francés de su tiempo.
Jules Hardouin Mansart (1708), arquitecto de Luis XIV, levanta la iglesia de los Invalidos de París. Inspirada probablemente en El Escorial, emplea una cúpula miguelanesca, pero mas airosa. Sin ser de grandes dimensiones es la cúpula mas bella de Francia. Es un edificio clave para comprender el Barroco francés del siglo XVII.
Pero la obra que definitivamente consagra a Hardouin Mansart es el conjunto del palacio de Versalles. Aunque no es el único autor, él es quien configura su planta y alzados. De enorme extensión y con absoluto dominio de la horizontal, se distribuye en tres cuerpos, pero el inferior y el superior son basamento y coronación del principal o planta noble. Este señalamiento tan claro de esa planta nunca había sidotan evidente y crea el nuevo tipo de palacios que hara escuela en toda Europa hasta el siglo XIX.
Aquí mismo, en Versalles, Hardouin Mansart levanta la Capilla Real, cuyo interior es el paradigma del Barroco francés de interiores durante el siglo XVII. De dos pisos, resulta muy esbelta, y sus marmoles blancos y sobredorados le dan la buscada suntuosidad.
La escultura
La misma razón por la que en Francia el Barroco es un arte palaciego hara que la escultura se dirija, principalmente, a complacer a los poderosos. Los temas seran mitológicos pero también abundara el retrato. Como en la Roma antigua: el homenaje a los dioses y el culto a los señores.
Pedro Puget (1694) estudia en Italia y comienza su actividad como pintor. Mas adelante se interesa por la escultura y es atraído por el lenguaje pictórico-escultórico de Bernini, y en este mismo lenguaje labra sus primeras obras como el San Sebastian, de Génova. Ya en Francia madura su estilo tornandolo mas escultórico y acentuando el realismo sin olvidar un cierto énfasis clasico. De esta época es el conocido Milón de Crotona, del Louvre.
A pesar de los rígidos condicionamientos que las Academias imponían al arte, sobresalen algunos artistas muy personales como Francisco Girardon que trabaja sobre todo sobre asuntos mitológicos. Su mejor obra es Apolo y las ninfas, en Versalles.
Antonio Coisevox (1720) es de mayor fuerza creadora que Girardon. Gran retratista, recurre con frecuencia a lo que era la moda en Francia: retratar a los personajes como seresmitológicos. De esa forma la reverencia a la Antigüedad y la pleitesía a los poderosos quedaba aunada y potenciada doblemente.
El mas interesante de estos retratos míticos es el de María Adelaida de Saboya, como Diana cazadora. Retrató a los mas grandes personajes de las cortes de Luis XIV y Luis XV y, por supuesto, a los monarcas.
Su retrato, de honda captación psicológica, puede compararse con los antiguos retratos romanos. Ello hace que sea considerado como uno de los mejores escultores barrocos de toda la Europa del siglo XVII.

Alemania y Austria
Austria y el Sur de la actual Alemania habían permanecido fieles a Roma.
Ello hubiera permitido, en principio, una difusión del arte religioso pareja a la de Italia, pero circunstancias económicas, políticas y religiosas hacen que esto no ocurra hasta bien entrado el siglo XVII. Sin embargo, el cambio de siglo marca un afianzamiento político y con ello un auténtico renacimiento artístico que tendra como modelos el arte italiano y francés. En líneas generales en Alemania de Norte y Austria la influencia es italiana, mientras que en Alemania del Sur la influencia sera mas francesa.
La arquitectura
Se puede hablar de Barroco aleman en el período que va desde 1680 a 1730. Tras la Paz de Westfalia, Alemania y Austria se habían reconstruido lo suficiente para crear una arquitectura que, aunque debera mucho a lo francés y lo italiano, ira logrando su propio vocabulario, que tendra su mas feliz eclosión en el último Barroco, es decir en el rococó. En el sigloXVIII el centro cultural de Alemania se fija en Dresde y allí destaca por su obra independiente Daniel Pöppelmann quien construye el Zwinger. Introduce un modelo que se hara clasico en Alemania del Norte y que consiste en trazar dos alas diagonales desde el pequeño pabellón central, lo que le confiere a éste el lugar de fondo de una perspectiva y con ello mayor grandiosidad.
Juan Bernardo Fischer Von Erlach, arquitecto de gran solemnidad, trabaja en Viena y Salzburgo. Aquí edifica el castillo de Klesheim, de gran inspiración y sentido de la medida al modo italiano. Es parco en la ornamentación, lo que sera una constante en su obra. En Viena, entre otras construcciones, realiza la iglesia de San Carlos Borromeo, la mas singular obra religiosa del Barroco germanico.
La escultura
En Alemania y Austria se realiza una escultura absolutamente ligada a la arquitectura. Asume, pues, un papel decorativo y se ciñe a los patrones franceses e italianos. Al lado de ella coexiste una escultura popular, generalmente realizada en madera, en la que se siguen los rasgos genuinos de la talla alemana.
Baltasar Permoser (1732) aprende en Munich y en Roma. Comunica el mensaje del dinamismo de Bernini a sus figuras, aunque la tensión dramatica es mucho mayor en las del aleman. Junto con su hermano realiza en Munich la iglesia de San Juan Nepomuceno, de la que Baltasar hace el altar mayor que constituye el conjunto mas representativo de su arte. Su obra es nerviosa, palpitante, agitada por una furia que sólo se encuentraen la escultura de Berruguete.

Inglaterra
En este país, como en Alemania, el lenguaje de formas clasicas se aceptara muy tarde, practicamente no existe Renacimiento. Por eso a principios del siglo XVII el nuevo vocabulario llega a las islas con los artistas ingleses que han ido a estudiar a Italia, impregnando de ciertos matices ornamentales que ya definían el Barroco romano. Sin embargo, en Inglaterra, el arte del siglo XVII siempre sera mesurado mas que en ningún otro lugar. Incluso podría decirse que es en este siglo cuando en Inglaterra comienza a sentirse, por primera vez en su historia, el espíritu clasico.
La arquitectura
Iñigo Jones, tras una larga estancia en Italia, sera el arquitecto que lleve a Inglaterra el espíritu palladiano. Su arquitectura es de asombrosa racionalidad eludiendo, casi por completo todo elemento decorativo.
Cristobal Wren (1723) es el mejor representante del Barroco inglés. Se encarga de varias obras, incluso urbanísticas, tras el incendio de Londres (1666). La obra mas representativa de Wren es la catedral de San Pablo de Londres. Quiere ser la respuesta anglicana a la iglesia de San Pedro en Roma. No llega a sus dimensiones, pero sí alcanza una gran monumentalidad. De planta muy larga, asienta una gran cúpula en el centro. Los tramos cubiertos por cúpulas, las pilastras agrupadas armoniosamente y la sabia distribución de los espacios exteriores en dos pisos, al modo francés, le dan un perfecto sosiego lleno de grandeza, característico de toda obra clasica.





Política de privacidad