Consultar ensayos de calidad


Influencia militar en el desarrollo de los medos de comunicación masivos



Republica Bolivariana de Venezuela
Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria
Universidad del Zulia
Facultad de Humanidades y Educación
Escuela de Comunicación Social
Cátedra: Historia del Periodismo

Influencia militar en el desarrollo de los medios de comunicación masivos

Autor

Daniel A. Vargas V.

Maracaibo, Enero de 2011

Esquema

Primera Parte: Influencia militar en el desarrollo tecnológico de los medios masivos.

1. Era Medieval
2. Revolución Francesa
3. Guerras civiles de secesión
4.
Primera Guerra Mundial
5. Segunda Guerra Mundial
6. Guerra Fría
7. Hace cuarenta años

Segunda Parte: Influencia militar en el desarrollo del uso de los medios masivos.



1. Primera Guerra Mundial: el nacimiento de una nueva arma bélica.
1.1 La propaganda como arte en la Primera Guerra Mundial.
2. El cine mudo como medio de manipulación.
3. Carteles de reclutamiento.
2. La Segunda Guerra Mundial: saturación, censura y alienación.
2.1 Propaganda blanca, negra, gris y otras técnicas.
2.2. Los medios de comunicación en la Segunda Guerra Mundial.
2.2.1. Los carteles en su esplendor.
2.2.2. La radio como arma de guerra.
2.2.3. El cine como medio de manipulación glamoroso.
2.2.4. La prensa manipulada.
3. La Guerra Fría: amenaza constante y competitividad peligrosa.
4. Guerra en el Golfo: otro fraude de los Estados Unidos.
5. Siglo XXI.

Referencias bibliográficas y electrónicas.

Influencia militar en el desarrollo tecnológico de los medios masivos

Primera Parte: Influencia militar en el desarrollo tecnológicode los medios masivos.

Los desarrollos tecnológicos militares y la necesidad de mejorar las condiciones de guerra nutrieron en ciertos momentos de la historia avances que transformaron los medios de comunicación masivos en la actual sociedad de la información y el conocimiento. Para referirse a estas contribuciones hay que ir muy atrás, desde la prehistoria hasta finales de la época medieval, cuando todavía las comunicaciones en el campo de batalla eran un asunto sumamente pesado.



1. Era Medieval

Cualquier forma de mensaje a distancia se hacia a través de una orden audible, señales musicales como tambores y cuernos; o visuales como banderas. Cuando se interponían kilómetros de por medio, hacia falta mensajeros a caballo, palomas mensajeras y faros. Dentro del Reino Unido, en la frontera Escocia-Inglaterra y en Gales se erigieron series de torres y atalayas para vigilar el movimiento enemigo. En caso de una amenaza de ataque prendían una llama que se podía atisbar en la lejanía. El caso más famoso fue una serie de almenaras colocadas sobre colinas durante el reinado de Elizabeth I (1533-1603) para advertir la llegada de la Armada Española (Winwar, 1954).

La urgencia de poder militar apuró el filo de las armas y su cantidad, pero no aportó mejora alguna en las técnicas de redacción, tipografía y divulgación de libros o de algún periódico. Aunque estos fueran los primeros medios de comunicación masivos, jamás se pudieron concebir como armas psicológicas en ese contexto, pues se carecían de materiales y conocimiento y el porcentaje de alfabetismosiempre se mantuvo al mínimo en todo el mundo. El movimiento cultural de la Ilustración luchó contra la ignorancia de las letras, pero no tuvo la fuerza masiva que brotó sin precedentes en el siglo XIX gracias a la abundancia de información y los métodos de enseñanza de las escuelas especializadas de Gran Bretaña fundadas a partir de 1790, un modelo que copió el resto de los países (Enciclopedia Británica, 1996). Japón dio el mejor ejemplo al alfabetizar toda la nación durante la era Meiji (1867-1912).
El factor que impulsó la evolución de la imprenta fue el huracán de la revolución industrial. La prensa y los libros marcharon sobre locomotoras, navegaron sobre barcos de vapor y surgieron masivamente en linotipias a la par de la rápida fabricación del papel en las máquinas Fourdrinier. No obstante, a efectos militares o por influencia de las mismas, la necesidad de medios de comunicación más eficaces para la guerra tuvo que esperar hasta la revolución francesa.

2. Revolución Francesa

Poco después de la revolución de 1789, los países vecinos, Prusia y Austria, amenazaron con invadir la nación francesa por oponerse al estado monárquico -tQué bárbaros!-. Ante la urgencia de la guerra, varios inventores propusieron mejorar la comunicación entre la capital y la frontera, pero sólo tuvo éxito el telégrafo semáforo de Chappe Claude, un dispositivo parecido a una T de dos metros, que podía mover sus brazos y un par de tablas a los extremos y crear, con estos, códigos que podían reconocerse en la distancia a través de un telescopio (Holzmann, 1995).El 15 de Agosto de 1794, este telégrafo óptico reportó hasta París noticias de victoria desde Lila, un estado en la frontera con Bélgica a 190 kilómetros de la capital francesa. Desde entonces, gracias al uso estratégico de Napoleón, fue creciendo una gran red de telégrafos alrededor de toda Francia y más allá (Holzmann, 1995). Los alemanes Carl Friedrich Gauss y Wilhelm Weber agregaron el electromagnetismo al dispositivo y transmitieron con dos espiras de cobre. En Inglaterra, William Cooke y Charles Wheatstone utilizaron los mismos principios y mejoraron la telegrafía eléctrica. Sin embargo, todo avance previo fue superado y descartado por la telegrafía Morse (Bellis, 1997).

3. Guerras civiles de secesión

En 1844 Samuel Morse instaló la primera línea telegráfica con hilos entre Baltimore y Washington. La velocidad de dos letras por minuto del telégrafo óptico fue un chiste comparado con las 40 y 50 palabras que un operador Morse entrenado podía transmitir en el mismo minuto. El mundo absorbió el invento con entusiasmo. Se aprovechó para el servicio público, el comercio, la correspondencia familiar y, por supuesto, el ámbito militar.
Diez años luego de su creación, se tendieron unos 550 kilómetros de cable a través del mar negro para su uso operativo en la Guerra de Crimea. Esa cifra fue rebasada en la Guerra de secesión de Estados Unidos, donde ambos bandos se beneficiaron ampliamente de su eficacia con un millar de operadores y 24.000 kilómetros de cables tendidos (Briggs, 2002). En aras de acortar las distancias físicas, seinvirtieron grandes capitales en cables submarinos que atravesaron incluso los océanos Atlántico e Índico.



4. Primera Guerra Mundial

Amanecía el siglo XX y el mundo de la ciencia bullía en innovaciones, los aportes científicos de Edinson, Tesla, Popov, Maxwell, Hertz y Marconi, sirvieron para desprender nuevos límites, la telegrafía cortó sus hilos y el código Morse voló sobre los aires a través de ondas electromagnéticas, para ser recibido desde cualquier lugar. Tal libertad sirvió bien a los Aliados durante la primera Guerra Mundial. En Inglaterra, la Fuerza Aérea (The Royal Flying Corps) instaló modelos más compactos de receptores telegráficos dentro de los aviones para informar sobre la posición enemiga o prevenir las ciudades de los bombarderos enemigos (Simkin, 1997).

En el primer año de la guerra, 1914, las tropas Aliadas acomodaron sobre carretas y mulas los primeros equipos de telegrafía inalámbricas con destino al frente de la batalla. La prueba de los equipos de Marconi resultaron en muchos inconvenientes: interferencia entre señales amigas y enemigas, problemas de movilización y falta de operadores a causa de las bajas. Se optó por los cables de teléfono y telégrafo que enterraron por precaución, pero también había problemas de interferencia y los continuos bombardeos dañaron los cables (Beauchamp, 2001).

Al año siguiente, cambiaron en el telégrafo inalámbrico la manera de interpretar la señal. La pantalla donde una aguja magnética señalaba las fluctuaciones del código Morse se sustituyó por unos audífonos que producían untimbre al recibir la señal -el clásico “pipi” de las películas-. También diseñaron un dispositivo llamado Fullerphone, una versión análoga de un Firewall del tamaño de una impresora multifuncional, que se conectaba a los teléfonos y telégrafos para evitar interferencias espías de la otra facción (Meulste, 1989); pues estos también tenían telégrafos. Estos aparatos carecían de tecnología inalámbrica, pero ese año los alemanes fabricaron un modelo móvil parecido a una carroza (Beauchamp, 2001).

En el mar, la telegrafía inalámbrica tuvo un papel crucial para decidir las batallas navales entre Gran Bretaña y Alemania (White, 2003). Los aparatos receptores redujeron su tamaño para mejorar su transporte y se incrementó la capacidad de voltaje de las estaciones hasta conseguir una mayor cobertura. En 1914 el telégrafo transportado en batalla podía comunicar a una distancia máxima de 300 metros; en 1915 se instalaron estaciones de radio en Bagdad con el potencial de alcanzar 500 kilómetros (Beauchamp, 2001).

Para dar una idea de cuánto se explotaron las comunicaciones durante la primera Guerra Mundial, basta citar un fragmento del libro The History of the World War del corresponsal de guerra Francis Andrew March

“[…] Aproximadamente cien mil mapas y cuatro mil fotografías preparadas a partir de observaciones aéreas se usaron para guiar la artillería y la infantería. Estos mapas y fotografías detallaban todas las defensas naturales y artificiales en la saliente entera [St. Mihiel, Alemania]. Más de cinco mil millas de cable telefónico tendieronlos ingenieros americanos inmediatamente antes del ataque, y al paso del avance en la mañana de la batalla, septiembre 12, 1918, se conectaron seis mil instrumentos a este cable. Diez mil hombres fueron encargados a operar este sistema telefónico apuradamente construido; tres mil palomas mensajeras suplieron el trabajo.”
(March, 1918)

El texto relata con grandes cifras -no baja de mil-, y eso que sólo es una operación militar; en la guerra entera la cantidad de recursos en comunicación deben haber sido incalculables.

5. Segunda Guerra Mundial

En el período de entreguerras, aunque el campo de batalla mejoró la eficacia de las comunicaciones, los avances realmente significativos siguieron estando a manos de los inventores. La radio transmitía programas hablados en onda de frecuencia modulada gracias a los enormes aportes de Lee De forest, Reginald Fessenden y Edwin Howard Armstrong. Los dispositivos eran baratos y en un par de años ya había millones de aparatos receptores en la mayoría de los países del mundo. Esta condición promovió su auge en la década de 1930 y 1940 y abrió las puertas a las propagandas y guerras psicológicas.

Otra innovación importante para la guerra fue desarrollada en Estados Unidos por la Oficina Postal en cooperación con la American Telephone & Telegraph Company. La llamaron teletipo. Era básicamente un telégrafo inalámbrico capaz de servir como ordenador central para varias terminales telegráficas separadas en canales. En el caso de una batalla, el operador podía dirigir y recibir informaciones de distintas tropas porseparado, las estrategias podían ser más precisas. De inmediato, fue adaptado al ejército y a las Fuerzas Aérea británicas y estadounidenses en la Segunda Guerra Mundial (Beauchamp, 2001).

Las principales fuerzas militares fabricaban su propio equipo de radio móvil para la comunicación entre los batallones. Se crearon distintos modelos británicos, estadouni-denses, soviéticos, alemanes y japoneses. Algunos equipos de radio, como el SCR-300, parecían armaduras; otros, como el WS No.38, se acercaban más a una batería de carro. El más popular fue el predecesor de los teléfonos celulares, el SCR-536, un gigante entre todos los celulares, pesaba 6 libras y sus funciones eran idénticas a las de un “Walkie talkie”: estaba limitado a un canal de comunicación exclusivamente con otro SCR-536 a pocas millas de distancia (Rottman G., 2010).

6. Guerra Fría

La Segunda Guerra Mundial acabó y se llevó consigo la Gran Depresión.
El ciclo económico cambió a la fase de recuperación como una enorme ruleta y marcó la era de la televisión, la nueva protagonista de la propaganda. Aunque ésta ocupa el foco de atención, la influencia militar sobre sus avances tecnológicos es mínima. La investigación militar dio fruto a otras nuevas invenciones. Una de estas es el ARPANET, un proyecto de redes de computadoras desarrollado por la agencia ARPA del Departamento de Defensa de Estados Unidos, como respuesta al lanzamiento del primer satélite del mundo, el Spútnik, una gran iniciativa de Rusia, el país rival de Estados Unidos en ese año, 1957. La idea de una red de computadorassurgió de la preocupación por una manera alternativa de comunicación en el caso de una gran emergencia (Aksoy, 2008).
7. Hace cuarenta años

ARPANET consiguió conectar varias computadoras, pero faltaron algunos ingredientes para invocar el Internet: el conmutador de paquetes, el protocolo TCP / IP y la World Wide Web. A finales de los 1960, el conmutador de paquetes creado por la corporación estadounidense RAND hizo posible que la red no dependiera de una fuente de control para dirigir la información de una computadora a otra, sino que la información misma se movía automáticamente hacia su destino. A finales de los 1970, ARPANET desarrolló el protocolo TCP / IP y permitió el uso comercial de la red; aunque, de todas manera, aún a inicios de los 1990 sólo un pequeño grupo de usuarios estaba interesado, la mayoría académicos, investigadores y comunidades gubernamentales. Finalmente, el toque final, la World Wide Web, lo ofreció Tim Beners-Lee de la European Organization for Nuclear Research (CERN), como una solución a un posible ataque nuclear (Aksoy, 2008). Básicamente, estos tres más la PC y Google, entre otras cosas, se transformaron en la Internet actual, el medio de comunicación masivo reinante en esta era.

Segunda Parte: Influencia militar en el desarrollo del uso de los medios masivos.

En lugar del uso de los medios como forma de comunicación, en esta parte interesa la práctica como arma de guerra, es decir interesa la propaganda. Antes siquiera de intentar describir qué provocó y cómo se explotó la propaganda de guerra, se debe tenerclaro lo que significa dicho concepto. Henry Conserva escribe en su libro Propaganda: A Question and Answer Approach:

“[…] La propaganda se refiere a cualquier técnica persuasiva, sea esta escrita, hablada, expresada en películas o en cualquier otro medio, que atente a influenciar las opiniones, emociones, actitudes o comportamientos de un grupo, en beneficio de la persona o la organización que la utiliza. Los propagandistas buscan implantar una idea, sea buena o mala, más que publicar la verdad a través de argumentos razonables y persuasión; siendo su meta el moldear las acciones en apoyo a una causa, sin preocuparse por los intereses o beneficios de la audiencia” (Conserva, 2009).
La propaganda es demasiado antigua, incluso si sus usuarios no estaban totalmente conscientes del concepto de la misma. Y quizás se pueda afirmar que es tan vieja como la guerra misma, ya que era utilizada indudablemente en todas los conflictos bélicos de la historia de cualquier país; ejemplos de emperadores como Alejandro Magno (356-323 a. C), Julio César (100-43 a. C) o Gengis Khan (1162-1227), quiénes manipularon su repu-tación e ingenio para hacerse con la fe de las personas que conformaban sus ejércitos y lanzarlas al enfrentamiento para el dominio de tierras y la conformación de sus imperios (Conserva, 2009).

En los años de la conquista española del continente latinoamericano se probaron distintos procedimientos de aculturación psicológica con los nativos de estas tierras. Fue parte del contacto con los indígenas; las enseñanzas de las “maravillas”tecnológicas traídas desde el viejo continente; las escuelas donde invitaban a los niños de los nativos y les inculcaban su idioma, cultura y religión, presionando la inserción de los ideales originales americanos (Del Pozo, 2002), en un claro ejemplo de alienación psicológica propagan-dística un tanto primitiva, para ganar territorios y poder en el continente.

Sin olvidar el espíritu revolucionario que provocó la Revolución Francesa y la elaboración de la primera constitución con carácter democrático que ello conllevó, en las tierras americanas. Por mucha opresión que obtuvieron de los imperios que les dominaban, a través del transporte clandestino, los líderes de las naciones de América, bajo el mensaje que les daban los libros de la ilustración europea y los mensajes de libertad, proclamaron su propio mensaje propagandístico y las encaminaron a las guerras civiles que comenzaron con la Guerra de Secesión de Estados Unidos en 1775 y culminaron con la liberación de la mayoría de las tierras americanas del control europeo. (Borrego Plá y co. 1993)

Sin embargo, no fue sino hasta las grandes guerras mundiales donde el rol de la propaganda estuvo por encima incluso hasta de las armas algunas veces, como la ventaja de la anexión de países como Austria en el frente nazi. Desde este período; nació la propaganda como ciencia sistemática específica para las guerras, denominada propaganda armada, la cual consiste en la ejecución de la propaganda en la planificación y elementos bélicos (Hidalgo, 1986).

1. Primera Guerra Mundial: el nacimiento de una nuevaarma bélica.

En este periodo de la historia se pueden ver al menos tres etapas importantes en la evolución de la propaganda y la fuerza que supuso como medio de control bélico. Los primeros meses de 1915 se determinaron por la censura de los medios, el dominio de la información y el enfrentamiento entre las organizaciones que vetaban el derecho a la información y los periódicos; de modo que la prensa comenzó a llenar las supuestas noticias con alegatos patrióticos e historias inventadas y empezó a aparecer lo que se le denominó la atrocity propaganda, la cual constaba de exagerar las acciones bélicas realizadas por el enemigo a favor de descreditarle, sin importar si eran verdaderas o falsas. Sin embargo, no se le llamaba todavía sistema propagandístico como tal, porque no había registros ni planificaciones previas definidas (Pizarroso, 2005).

Entre 1915 y 1917, comenzó la campaña inglesa dirigida a la opinión pública estadounidense, a favor de que rompiera su neutralidad frente a la guerra (Pizarroso, 2005). Cuando ya Estados Unidos hubo entrado en la guerra, se habían consolidado la definición propaganda, así como las estrategias de coordinación y eficacia para implantarla y las regulaciones entre las distintas potencias aliadas para desacreditar a Alemania a través de la atrocity propaganda. Viendo que la moral de su gente estaba por los suelos con el ataque psicológico de los aliados, el gobierno Alemán comenzó a planear lo que actualmente se llama la contrapropaganda, que enaltece las acciones bélicas del país para mantener un ánimopositivo en consideración a la guerra, pero no resultó porque no pudo seguir el ritmo del ataque psicológico de los aliados. (Pizarroso, 2005)

1.1.
La propaganda como arte en la Primera Guerra Mundial.

Ya se había determinado que la principal función de la propaganda consistía en dominar la psicología de las masas y presionarlas, de un modo no violento, a adoptar el mismo ideal de la organización que planificó dicha estrategia propagandística. Para lograr esto, no es extraño que los propagandistas hayan representado la guerra en los medios de comunicación más convencionales en la cultura del país. De modo que era frecuente que los carteles de reclutamiento militar estuviesen diseñados al más vivo estilo cinematográfico o que se hubiesen utilizado a las estrellas de cine, cantantes, deportista o incluso los dibujos animados para difundir los sacrificios que conlleva la guerra y de esa forma embellecerla hasta poder conmover la sensibilidad de las masas, con mensajes de identidad nacional y simbolismos de las tradiciones y su herencia.

2. El cine mudo como medio de manipulación

Con el éxito que habían tenido los documentales cinematográficos semanales del director francés Charles Pathé, bajo el nombre de la Pathé-Journal en Francia y la Pathé-Gazette en USA e Inglaterra, el entusiasmo por los noticiarios se generalizó en todo el mundo. El estallido de la Primera Guerra Mundial resaltó éste hecho e inmediatamente los países beligerantes comenzaron a producir a gran velocidad noticiarios muy marcados por interpretaciones parciales patrióticas de lossucesos internacionales que tenían que ver con la guerra (Clark, 2001).

Como la madurez de la cinematografía coincidió con la guerra, no hubo dudas de su fuerte vinculación desde el primer momento. Se considera la alemana superior a las del resto del mundo por su mayor realismo, a pesar de que ninguno de los países mantenía una objetividad absoluta. Sin embargo, fue la cinematografía inglesa la que mayor grado de manipulación tuvo, con sus descaros patrióticos y sus descripciones de la guerra como una visión global de las luchas y victorias de ese imperio, acostumbrando al público a no ver la verosimilitud de la información que se le estaba dando, ni a tener ningún respeto por la verdad con sus dramas sensacionalistas y comedias paródicas (Clark, 2001).

1.3. Carteles de reclutamiento

Los carteles no solamente fueron utilizados para el reclutamiento por supuesto, pero sí que era la mejor forma de convencer a los hombres de que se alistaran en el ejército. Millones de carteles fueron producidos por los países que participaban en la guerra entre 1914 y 1918, aunque sin duda alguna, el país que más dinero invirtió en este tipo de campañas fue Estados Unidos. El cartel definitivamente era un potente recurso de persuasión de masas y una eficaz herramienta de propaganda (Eguizábal, 1998).

Es imposible estimar la utilidad que tuvieron en comparación con el cine o la prensa, sin embargo, su utilidad se vio reflejada en la popularidad que alcanzaron algunos, como el de “You’re countrie needs you” de Alfred Leed en Inglaterra o el famoso Tío Sam deEstados Unidos, del cual se imprimieron cinco millones de copias (Eguizábal, 1998).

Los diseños cinematográficos de los carteles tenían un mensaje directo que parecía “hablar” al visualizador, con figuras apuntando hacia delante y mensajes con grandes “TÚ” en mayúsculas, eran tan efectivos que solamente en Estados Unidos se reunieron trece millones de voluntarios en un día (Eguizábal, 1998).

2. La Segunda Guerra Mundial: saturación, censura y alienación.

Este periodo de guerra fue el punto para el apogeo de la propaganda como aliado bélico esencial. Sobre todo en el gobierno nazi de Hitler, el cual había subestimado el poder de la manipulación pública en el primer enfrentamiento, decidió no solamente obtener lo mejor de lo mejor en sus tropas, sino en sus centros publicitarios también. Para ello contrató al famoso Paul Joseph Goebbels, a quien nombró Ministro de Propaganda del régimen nazi en 1933.

Una de las primeras medidas que instauró Goebbels fue el de obtener el control absoluto de todos los periodistas, escritores, artistas y demás medios de comunicación en general, de forman que estuvieran sometidos bajo su gobierno y apenas publicasen las noticias oficiales. Los discursos de Hitler eran minuciosamente preparados, de modo que consiguieran un mayor impacto emocional entre sus oyentes, empezando con palabras relajadas, casi monótonas y levantando la voz en los momentos cruciales. Se centraba principalmente en un tipo de mensaje emocional, dirigido especialmente a personas no demasiado cultas en política, impresionables y con unnivel alto de susceptibilidad emocional, que dejara de lado la racionalidad (Curros y co. 2004).

También, destacan los escenarios nazi de la época: los grandes desfiles, largas concentraciones en lugares cerrados, las canciones, los saludos, las antorchas, la profusión de banderas y antorchas, los desfiles militares, entre muchas otras estrategias propagandísticas.
El ejército nazi nunca efectuaba un ataque militar sin antes haber puesto en marcha su máquina propagandística; un ejemplo de esto está en que antes de la invasión a Checoslovaquia, se había transmitido por radio a todo el país que las minoría alemanas estaban siendo perseguidas en aquél país. De modo que los hechos se fabricaban para que fueran bien vistas las invasiones a las demás naciones. Con Francia hicieron algo parecido: los agentes alemanes habían estado anunciando la derrota francesa en aquél país, esparciendo el temor de las fuerzas alemanas entre su gente, así como la insatisfacción y las divisiones políticas; hasta que consiguieron el colapso de la resistencia francesa en mayo de 1940 (Curros y co. 2004).

En este tiempo Alemania también había competido contra los británicos para intentar llegar a la opinión pública norteamericana, haciéndose pasar el gobierno nazi por los defensores del mundo contra “el terror rojo”, en acciones que mantenían apartada a los Estados Unidos. Sin embargo sus esfuerzos fueron en vano cuando Japón atacó el Pearl Harbor. Norteamérica se pasó al bando de los aliados y formó dos organizaciones propagandísticas: la OWI (Office of WarInformation), encargada de distribuir la propaganda en el territorio y hacia el extranjero y la OSS (Office of Strategic Service) encargada de conducir la guerra psicológica contra los enemigos. (Curros y co. 2004)

2.1.
Propaganda blanca, negra, gris y otras técnicas

La propaganda blanca es la que proviene de una fuente bien identificada y abierta y se caracteriza por métodos de persuasión suave; tales como las técnicas de relaciones públicas estándar, los discursos y las presentaciones públicas (Conserva, 2009). Todos los países lo practicaron y Hitler no dudó en explotarlo y sobresaturar las exposiciones públicas.

La propaganda negra surge de una fuente distinta de la que originalmente aclama venir. Puede parecer que la información la da un aliado, pero en realidad lo hace el enemigo (Hidalgo, 1986). Está caracterizada principalmente en el esparcimiento de información falsa o en la provocación de una reacción deseada en el territorio enemigo y es utilizada usualmente en operaciones militares encubiertas y terroristas (Conserva, 2009). Se dio cuando los mismos alemanes provocaron la derrota de las defensas de Francia, esparciendo falsos rumores entre sus ciudadanos y soldados.
La propaganda gris se reconoce cuando las fuentes enemigas pretenden ser aliadas o neutrales y presentan una información más insidiosa que la de la propaganda blanca (Conserva, 2009). Usualmente se encuentra sospechosa fácilmente y se desacredita la fuente de la que provino.

El lavado de cerebro es una forma de propaganda bastante particular. Se basa en eladoctrinamiento, generalmente político, utilizado para cambiar las convicciones básicas y comportamientos de las personas y reemplazarlos por una serie de creencias incuestionables y arregladas por el gobierno en cuestión (Conserva, 2009).

El giro se basa principalmente en la interpretación de las historias y las declaraciones en beneficio del gobierno aliado, o para atacar a un grupo o gobierno adversario. El Giro generalmente funciona cuando se hace un desacuerdo, en respuesta a un argumento crítico o una noticia negativa, que no necesariamente tenga que incluir mentir sobre los hechos (pero de todas formas, la parte que está haciendo el giro, sabe que el grupo que expuso los hechos por los que se les acusa no miente). (Conserva, 2009) Esta técnica también implica, aunque no siempre, unas tácticas poco honradas y altamente manipuladoras.

2.2. Los medios de comunicación en la Segunda Guerra Mundial.

2.2.1. Los carteles en su esplendor

Un ejemplo de la magnitud de carteles distribuidos en tiempos de guerra se puede observar en los Estados Unidos, dentro de la Oficina de Información de la Guerra (1942). Esta distribuyó sus principales carteles en muchas tiradas de millón y medio de ejemplares y cada mes pegaba 100.000 mensajes en el metro, los tranvías y los autobuses (Clark, 2001).

Se creaban carteles en los que demonizaban a sus enemigos y los ilustraban llevándose a mujeres hermosas y puras en simbología de la violación de los territorios del país, de modo que comenzaron a surgir avisos de todos los bandos en guerra representando al enemigo comoun tosco soldado inglés, un ruso bárbaro o un despectivo soldado prusiano, todos amenazando con violar a una mujer. Un cartel italiano representó un soldado negro estadounidense que mostraba una actitud y rasgos simiescos mientras se llevaba la estatua de la Venus de Milo, la cual no solamente representaba a una mujer, sino un símbolo cultural italiano y del mundo (Clark, 2001).

No solamente era la mujer ilustrada como un símbolo de vulnerabilidad y necesidad de protección, sino también como un modelo de “el enemigo en casa”, ya sea como cómplice inocente o traidora deliberada. Esto se hacía por la necesidad de todas las naciones beligerantes de hacer campañas en contra de las conversaciones imprudentes y la necesidad de alentar el control de la información confidencial, previniendo a los enemigos que pudieran estar escuchando. Un ejemplo de esto sería el cartel inglés “tSilencio, no está muda! La charla imprudente cuesta vidas” en la que se representaba a una mujer de rostro astuto, sentada y con una postura relajada, rodeada de hombres del ejército en un ambiente propicio a la conversación (Clark, 2001).

Una forma de propaganda negra utilizando los carteles bastante utilizada, fue el de “bombardear” a la población enemiga con mensajes insultantes, desmoralizadores o llenos de información falsa, que a menudo provocaban la rendición del enemigo, prometiéndole un buen trato. Era tan utilizado, que solamente Estados Unidos arrojó noventa millones de panfletos al Extremo Oriente, entre 1941 y 1945 y aunque pudiera parecer que no tuvieran efecto,esta táctica transmitía otro mensaje: si podían ser alcanzados por los papeles, también lo serían por las bombas (Clark, 2001).

2.2.2. La radio como arma de guerra

La radio ante todo fue un arma psicológica, no solamente por sus emisiones de información sino también por la intoxicación que producían a sus adversarios las radios negras, las cuáles ocultaban su país de origen, logrando manipular la opinión de enemigos y aliados por igual. Un ejemplo del amaestramiento de los ingleses en esta estrategia, se vio con el periodista Sefton Delmer; el cual estuvo en Berlín, transmitiendo emisiones venenosas camufladas, en una supuesta Radio-Secret clandestina hacia Alemania en su misma tierra. (Encyclopedia Britannica, Inc, 1996)

Alemania utilizó la radio más como medio de adoctrinamiento que de ofensiva militar; con sus emisiones racistas, nacionalistas y demagógicas al extremo, transformó y falsificó la información de tal forma que enardeció a las masas, convencidas en la superioridad de la raza aria y el uso de la violencia para imponerla (Encyclopedia Britannica, Inc, 1996).

Rusia fue, quizás, el que utilizó la radio con mayor impacto directo sobre las tropas de un enemigo en emisiones hacia el extranjero. Concentrándose en Alemania, el gobierno hacía que los prisioneros de guerra de este país hablaran, daban las listas de las ciudades bombardeadas y dirigían mensajes radiofónicos llamados el TicTac en los que repetían: “Cada siete segundos muere un alemán en Rusia sEs su esposo?, ses su hijo?, ses su hermano?”; con el propósito dehacer que los soldados desertaran y provocar la desesperanza general en la población alemana (Encyclopedia Britannica, Inc, 1996).

2. 3. El cine como medio de manipulación glamoroso

El boom del cine bélico se vio en esta época, sobre todo en Estados Unidos donde la Army Signal Corp produjo 3000 películas animadas y distribuyó unos 400.000 folletos anunciándolas, con ocho millones y medio de espectadores al mes. En una semana, los cines norteamericanos se llenaban de cincuenta millones de espectadores, que observaban los cortos de información oficial y en 1945 un poco menos de un tercio de las producciones de Hollywood eran de carácter bélico. Sin embargo, la política de este país combinaba esta inmensa producción de imágenes de guerra con una rigurosa censura que afectaba a todos los campos de comunicación (Clark, 2001).

4. La prensa manipulada

Los periódicos y revistas de todo el mundo se vieron inundados por millones de fotografías de guerras, procedentes de corresponsales y fotógrafos combatientes, sin embargo, antes de que llegaran a la prensa eran sometidas a un proceso de censura de “temas inadecuados”. Esto dio el paso de la transformación de los testimonios documentales en propaganda (Clark, 2001).

3. La Guerra Fría: amenaza constante y competitividad peligrosa:

Los protagonistas de este encuentro, La Unión Soviética y los Estados Unidos, continuaron el esparcimiento propagandístico incluso luego del término de la segunda guerra mundial, debido a un conflicto de intereses entre ambos. De modo que todos los aspectos de lavida cotidiana en ambos bloques fueron utilizados con estos fines, especialmente la televisión, la prensa, la radio, el cine y la literatura; para influenciar sobre sus propios ciudadanos, sobre los del gobierno opuesto y también sobre las naciones del Tercer Mundo.

La Agencia de Información Estadounidense (USIA) operaba la Voice of America como la radio oficial del país, la cual transmitía propaganda blanca mientras filtraban la propaganda gris en formato noticioso y de entretenimiento, por agentes de la CIA a través de las emisoras Free Europe, para Europa del este y Liberty, para La Unión Soviética. El bloque soviético también tenía su emisora oficial del gobierno, La Radio Moscow, que transmitía la propaganda blanca, mientras emitían la propaganda gris en todo el continente americano a través de las radios Piece y Freedom.

Otro suceso propagandístico durante la Guerra Fría fue la informal carrera espacial que experimentaron los dos bloques contendientes luego del lanzamiento del satélite Sputnik 1 por parte de la Unión Soviética en 1957. Ambos bloques consideraron estos avances como dignos de orgullo y moralización para las masas, de las que enviaban reportes y grandes noticias sobre los progresos que se obtenían, como el lanzamiento de chimpancés al espacio por parte de los norteamericanos o el del primer cosmonauta en entrar en la órbita terrestre a mano de los rusos. Sucesivamente se fueron logrando mayores adelantos en la ciencia cosmonáutica, hasta que USA declaró la victoria de la “carrera espacial” con el supuesto envío del primerhombre a la luna. Sin embargo, la URSS no pareció haber hecho caso al enunciado de su rival y continuó mejorando su tecnología y la contienda se fue haciendo cada vez menos real al llegar los términos de la Guerra Fría y la misión Apolo-Soyuz, en la que los dos satélites, norteamericano y ruso respectivamente, se acoplaron y sus tripulantes se encontraron para participar en experimentos combinados. (Martos, 2009)

Un detalle bastante curioso y la razón por la que está en este punto el tema de la carrera espacial, es que actualmente existe una extensa literatura estadounidense que afirma el fraude propagandístico que significó la llegada del hombre a la luna, por la promesa que el presidente Kennedy en ese tiempo había hecho a la población norteamericana para alcanzar en la competencia los avances que se estaban viendo en la Unión Soviética. Autores como Bill Kaysing, Ralph René o Bart Winfield Sibrel, afirman que se montó un estudio en el desierto de Nevada, a 150 kilómetros de Las Vegas y que desde allí se transmitieron las imágenes que todo el mundo creyó provenían de la luna. Además de que se notaron algunos errores en las imágenes y detalles en los videos que la NASA no había querido aclarar, lo que hace a los adeptos a la teoría de la conspiración más desconfiados (Palazzesi, 2008).

4. Guerra en el Golfo: otro fraude de los Estados Unidos

El poder de la televisión en el Conflicto del Golfo avanzó un paso más en el ámbito de la llamada guerra mediática. La alianza multinacional contra Irak “desplegó un eficaz aparato de propaganda, en el que sepusieron en práctica todos sus conocimientos de comunicación y opinión pública” (Gavaldà, 2002). La televisora CNN utilizó su prestigio y la transmisión en vivo del periodismo -categorizada como infalible- para falsificar los inicios de una guerra que al principio no existió, utilizó efectos avanzados de operaciones militares ficticias desde satélites, simuló paisajes de tres dimensiones (Baudrillard, 1995) y lanzó una batería de noticias seguidas una tras otra, intentando obtener la sensación de la continuidad de la guerra (Gavaldà, 2002).

5. Siglo XXI

Actualmente, dentro de la sociedad de la información y el conocimiento el mundo es menos susceptible a la propaganda de guerra gracias a la gran cantidad de información flotante en Internet y las herramientas como blogs, foros, comunidades, donde el control mediático es mucho menos dominante. Con la invasión estadounidense en Irak, el público reaccionó de forma muy negativa y respondió la propaganda con una campaña de paz. Lo que demuestra una vez más que para manipular a una población debe mantenerse ignorante y desinformada, algo que nos convendrá evitar en un futuro.

Índice de referencias

a–S Aksoy, P. Laura D. (2008) Information technology in theory.
Canada. Thomson.
a–S Baudrillard, J. (1995) The Gulf War did not take place. Bloomington. Indiana University
a–S Beauchamp, K.G. (2001).
History of Telegraphy. Londres. The Institution of Engineering and Technology.
a–S Briggs, A., Burke, P. (2002). De Gutenberg a Internet: una historia social de los medios de comunicación. Madrid. 1sedición, Taurus
a–S Borrego Plá, María del Carmen, Leopoldo Zea y el Congreso de la Federación Internacional de los Estudios de América Latina y el Caribe. (1993) América Latina ante la Revolución Francesa. Chile. Edición Ilustrada, editoriales UNAM.
a–S Clark, Toby. Arte y propaganda en el siglo XX: la imagen política en la era de la cultura de masas (2001). Madrid, España. Editorial AKAL: edición ilustrada.
a–S Conserva, Henry. (2009) “Propaganda: A Question and Answer Approach” Bloomington, Indiana. USA. Editoriales Authorhouse.
a–S Del Pozo, José. (2002) “Historia de América Latina y el Caribe: 1825-2001” Santiago de Chile. Editorial Lom ediciones.
a–S Encyclopedia Britannica, Inc (16 Tomos). Estados Unidos. Editorial Barsal Planeta (1996).
a–S Eguizábal Maza, Raúl (1998) Historia de la publicidad. Madrid. Editorial Eresma & Celeste Ediciones.
a–S Gavaldà, J., Rosselló R. X. (2002). La cultura mediàtica, modes de representació i estratègies discursives. Valencia, España. Universidad de Valencia.
a–S Hidalgo Calvo, César. (1986) Teoría y práctica de la propaganda contemporánea. Santiago de Chile. Editorial Andrés Bello.
a–S Holzmann, G. J, Pehrson B. (1995). The early history of data networks. IEEE Computer Society Press.
a–S March F. A. (1918). History of the World War. Estados Unidos. United Publishers of The United States and Canada. 280
a–S Martos Rubio, Alberto. (2009) Breve historia de la carrera espacial. España. Ediciones Nowtilus.
a–S Newcourt-Nowodorski, Stanley. (2006) La propaganda negra en la Segunda Guerra Mundial.Argentina. Editorial EDAF
a–S Pizarroso Quintero, Alejandro. (2005) Nuevas guerras, viejas propagandas: de Vietnam a Irak. España. Editorial de la Universitat de València.
a–S Rottman G. (2010). World War II Battlefield Communications. United Kingdom. Osprey Publishing
a–S Winwar, F. (1954) Queen Elizabeth and the Spanish Armada. New York. Random House.

Todos los libros, menos la Enciclopedia Hispánica, fueron consultados en books.google.com (Vista previa). Aún son disponibles.

Índice de referencias electrónicas

• Bellis, M. (1997) The History of the Electric Telegraph and Telegraphy.
Extraído desde https://inventors.about.com/od/wstartinventions/a/Wheatstone.htm
• Curros, Oscar y Leyte Nuno.
(2004) “La propaganda de Guerra” extracto de el artículo científico electrónico de la Asociación de Técnicos de Informático y desde el enlace web: https://www.ati.es/spip.php?article161
• John Simkin (1997). History of Aviation. Extraído desde https://www.spartacus.schoolnet.co.uk/FWWRFC.htm
• Media Warfare (n.d).
Extraído desde https://www.medievalwarfare.info/
• Meulste, L. (Noviembre de 1989).
The Fullerphone. The Old Timers Bulletin. Vol. 30. Extraído desde https://www.antiquewireless.org/otb/fullfone.htm
• Palazzesi, Ariel.
(2008) La llegada del hombre a la luna sfraude o realidad? Extracto del artículo extraído desde el enlace web: https://www.neoteo.com/la-llegada-del-hombre-a-la-luna-fraude-o-realidad.neo
• White, T. H. (2003). United States Early Radio History. Extraído desde https://earlyradiohistory.us/





Política de privacidad