Consultar ensayos de calidad


Apoyos visuales - existen tres tipos de apoyos visuales



Los Apoyos Visuales


Introducción.

Se dice con insistencia que las personas con Autismo son aprendices visuales y que, en consecuencia, la información presentada por ruta visual y de manera secuenciada es más fácil de comprender que aquélla presentada de manera auditiva y temporal. Esto se entiende con sencillez si tenemos en cuenta que todas las personas diagnosticadas con este trastorno tienen algunos rasgos comunes como son las dificultades para
• Anticipar acontecimientos y actividades cotidianas.
• Atender a aquello que les muestra otro niño u otro adulto (dificultades para la atención conjunta).
• Abstraer conceptos generales.
• Manejar el código lingüístico.
Estos rasgos, añadidos a una notable capacidad visoespacial (que es la que les permite resolver con rapidez tareas perceptivas o aprenderse itinerarios de memoria), son los que justifican por qué los apoyos visuales resultan tan adecuados cuando se trabaja con personas con Autismo.



Pero… sQué es un apoyo visual?

Un apoyo visual es una clarificación; es la forma con la que podemos traducir o transformar la información verbal a información visual. Es por tanto, un código alternativo al lenguaje oral (por ejemplo, cuando le decimos al niño “A cenar”) o al uso instrumental (por ejemplo, cuando cogemos al niño de la mano y le llevamos a la cocina), que persigue mejorar la comprensión.


Existen tres tipos de apoyos visuales
• La distribución ambiental: es la forma en que están distribuidos los espacios y contextos en los queel niño se desenvuelve y también la forma en que los distintos elementos de esos espacios determinan cada uno de los comportamientos significativos que se llevan a cabo en esos lugares. Por ejemplo, un contexto como el de la cocina tendría elementos distintivos como la mesa y las sillas que indican que ése es el lugar para sentarse a comer.
• Los objetos reales: consisten en informar visualmente de una actividad enseñando para ello la totalidad o una fracción de la misma; por ejemplo, para lavarse los dientes se enseña un cepillo, para bañarse una esponja, para cenar un tenedor, etc. A veces, por ser el objeto en cuestión demasiado grande (piénsese, por ejemplo, en el coche de papá) se pueden utilizar miniaturas.
• Las fotografías: son imágenes de una actividad, juguete o tarea (el coche, la puerta del cole, la TV). Deben ser relevantes, por lo que conviene omitir todos los detalles poco importantes (fondos, datos, accesorios…).


• Los pictogramas en color o en blanco y negro: se pueden trazar a mano (las personas con Autismo suelen tener una excelente capacidad para interpretar nuestros dibujos, incluso si somos pésimos dibujantes), aunque también existen algunos programas que se pueden comprar en el mercado, o incluso descargar gratuitamente de Internet, con una enorme variedad de ilustraciones .
• La palabra escrita: que se puede presentar en mayúsculas, minúsculas o letra de imprenta.
Todos estos apoyos visuales tienen la inestimable ventaja de estar presentes durante períodos muyprolongados de tiempo, a diferencia de lo que sucede con la información suministrada por un canal auditivo, que rápidamente se desvanece y sólo está presente durante un breve período de tiempo. Esto permite que la persona con Autismo pueda recurrir a sus apoyos visuales tantas veces como lo necesite.
sCómo seleccionar el apoyo visual más adecuado para cada niño?

Antes de comenzar a utilizar apoyos visuales, es conveniente tener en cuenta una serie de indicaciones fundamentales. Cada forma de presentación de apoyos visuales exige del niño una capacidad diferente de abstracción y de simbolización. No es lo mismo emplear palabras escritas que emplear fotografías, dado que las primeras demandan una capacidad de abstracción mayor que las segundas y, en consecuencia, son más complejas. Por esto motivo, es importante saber ajustar la dificultad de los apoyos visuales a la capacidad de abstracción del niño, de tal modo que sean comprensibles para él y no pierdan su valiosa finalidad. Si a un niño que todavía sólo es capaz de comprender objetos reales le presentamos apoyos visuales pictográficos, estaremos perdiendo una oportunidad excepcional para mejorar su comprensión. De esta forma, el punto de partida debería ser siempre valorar qué apoyo visual comprende el niño. Una forma de analizarlo consiste en pedirle que realice emparejamientos entre objetos reales y: fotografías, pictogramas y palabras escritas.
Por la ejecución del niño en esta tarea (sCon qué empareja adecuadamente el objeto real?) podremosconcluir qué apoyo visual es el que comprende. Es decir, si el niño empareja el objeto real con fotografías pero no con pictogramas, podemos concluir que los pictogramas son todavía demasiado complejos.
Para valorar realmente el grado de comprensión del niño en esta tarea y que los resultados no sean ensombrecidos porque no entiende qué es lo que se le está pidiendo, es importante familiarizarle primero con actividades de emparejar. Para ello, podemos realizar algunos ensayos con lotes de objetos idénticos, empelando la consigna verbal de “pon”, mientras se guía físicamente su mano.
No obstante, no podemos olvidar que, aunque los apoyos visuales se construyan con una forma preferente (fotografías, pictogramas, palabras u objetos reales), podemos combinar distintas modalidades, cuando así lo consideremos conveniente (por ejemplo, objetos reales y la etiqueta de sus cereales preferidos).
En este sentido, y dado que existen modalidades que facilitan el uso de los apoyos visuales ( es más fácil improvisar un pictograma del SPC que sacar sobre la marcha una fotografía con la que no contábamos), muchas veces vamos a asociar dos modalidades diferentes para una misma información (emparejar una foto con un pictograma a color). De esta forma, por medio de la asociación, estaremos promoviendo la transición de un tipo de apoyo más sencillo (la fotografía) a otro más complejo (el pictograma) y, finalmente, cuando el niño los haya asociado, podremos retirar la fotografía, dejando sólo el pictograma.


sQuénecesito para diseñar mis apoyos visuales?

Los apoyos visuales son recursos bastante económicos. Para realizarlos bastante conseguir
 Pegamento.
Velcro para pegar los marcadores visuales en el emplazamiento que se haya elegido (la pared de la habitación, cartulina,etc.).


Tijeras.
Cámara fotográfica.
Aeronfix para plastificar los apoyos visuales, evitando así que se deterioren rápidamente.
Etiquetas y un rotulador.

sCuándo emplear los apoyos visuales?

Vamos a emplear los apoyos visuales a lo largo de todo el día y cuando la situación lo demande, por lo que debemos estar siempre preparados para elaborar un apoyo visual; en este sentido, puede ser muy útil llevar una libreta a mano o las fotografías que hayamos previsto que podrían hacernos falta.
Además, los apoyos visuales van a resultar útiles a lo largo de toda la vida. Algunas personas piensan, equivocadamente, que los apoyos visuales son una alternativa para aquellos niños que todavía no tienen lenguaje o que no conocen sus rutinas, y que cuando una o ambas situaciones se solventa (y el niño comprende lenguaje o maneja las actividades relevantes de su día a día) ya son prescindibles. Esto no es así. Las personas con Autismo son aprendices visuales toda la vida, por lo que la información presentada por ruta visual será mucho más asimilable para ellos que la información presentada por una ruta auditiva, con independencia de la edad o de la competencia verbal.
Algunas consideraciones previas.

De manera general, existenuna serie de consideraciones iniciales que son importantes
• Cuando empiece a diseñar apoyos visuales para el niño con Autismo, puede que tenga la impresión de que el niño no los entiende. No se preocupe por eso. Sólo cuando el niño se haya familiarizado con los apoyos visuales cobrarán sentido para él (y esto puede llevarle algún tiempo).
• Sea consciente de su uso. Empléelos inicialmente para abarcar uno o dos objetos y, poco a poco, vaya explotando la potencialidad de este valioso recurso, aplicándolo a nuevas situaciones.
• Emplear apoyos visuales no significa eliminar el lenguaje. Siga hablando como lo hacía hasta este momento, pero refuerce sus emisiones verbales apoyándolas con información visual.
• Haga que los apoyos visuales sean significativos, omitiendo toda la información irrelevante.
• Etiquete los marcadores visuales con lenguaje escrito en la parte superior de los mismos, para favorecer la asociación entre ambos.
• No se preocupe por el interés inicial que los apoyos visuales despiertan en otros niños, hermanos o compañeros de clase, porque, tras la sorpresa inicial, ese interés suele desvanecerse con mucha facilidad y pasan a ignorar completamente todos aquellos apoyos que para ello no son necesarios.
sY si no funcionan?

Muchas veces los resultados no son tan inmediatos como habríamos deseado, y el niño no parece responder a los apoyos visuales que hemos diseñado. En esos casos, conviene seguir las siguientes indicaciones
• La primea consiste en no desilusionarsedemasiado deprisa. Los apoyos visuales necesitan su tiempo. Si transcurrido un tiempo suficiente observamos que el niño no comprende los apoyos visuales que habíamos preparado, es el momento de pensar en una alternativa visual diferente (por ejemplo, empleando apoyos visuales más sencillos y menos abstractos, como los objetos reales o las fotografías).
• Los apoyos visuales no solventan todos los problemas. Si un niño, por ejemplo, muestra una gran selectividad en las comidas no conseguiremos que dicha selectividad desaparezca sólo con emplear un anticipador visual del menú. Por este motivo, muchas veces será necesario simultanear este recurso con otros programas específicos para mejorar el aprendizaje de ciertas competencias.
sQué objetivos podemos trabajar empleando apoyos visuales?

Una vez familiarizado con el uso de los apoyos visuales, verá hasta qué punto es fácil, rápido y eficaz emplearlos. Existen innumerables objetivos que se pueden abarcar por medio de estos apoyos, entre los que quizás cabría destacar:
• Mejorar la independencia del niño con Autismo, dado que los apoyos visuales funcionan a modo de un recordatorio permanente que les permite manejarse con mayor autonomía.
• Mejorar la capacidad de anticipar acontecimientos previsibles.
• Mejorar la comunicación, aclarando las emisiones ofrecidas de manera verbal y permitiendo otras vías expresivas, por ejemplo a través del intercambio de imágenes, como propone el método PECS.
• Favorecer la comprensión de las expectativas quetenemos depositadas en el niño (qué es lo que debe hacer y cuándo).
• Disminuir algunos problemas de conducta.
• Mejorar la competencia social, dando claves acerca de cómo seguir interactuando con los demás; por ejemplo, especificando qué hacer o qué decir.
No obstante, el uso que haga de los mismos vendrá muy condicionado por cada niño con Autismo. Juntos descubrirán cuántas cosas se pueden hacer con este tipo de apoyos.
Algunas propuestas para el uso de apoyos visuales.

A continuación, veremos algunas sugerencias acerca de cuáles pueden ser las distintas finalidades que pueden cumplir los apoyos visuales.
1. Apoyos visuales para mejorar la estructuración temporal: rutinas y actividades cotidianas.
Las agendas visuales ayudan a los niños con Autismo a comprender las actividades que tendrán lugar a lo largo del día. Pueden ser tan extensas o breves como se considere necesario, abarcando todo el día o sólo una fracción del mismo. En algunos casos, sobre todo al principio, se puede diseñar una agenda con un único informador visual, enfatizando de esa forma la actividad más importante de ese momento del día.
Con independencia de la modalidad visual elegida (objetos reales, fotografías, pictogramas en blanco y negro, etc.), conviene ubicarla siempre en un lugar accesible para el niño. Es fundamental que la agenda le quede siempre a la altura de los ojos, de tal forma que la pueda consultar tantas veces como desee.
Del mismo modo, conviene colocar los marcadores visuales con el niño, dado queasí se estarán trabajando otros objetivos importantes como la denominación (nombrar cada una de las actividades) y la atención conjunta (compartir focos de interés). Por este motivo, la forma de trabajar con la agenda consiste en ir denominado las actividades de una en una, según vayan teniendo lugar, y retirar el apoyo visual (también puede tacharlo o darle la vuelta) al finalizarlas, mientras el adulto signa y dice oralmente “se acabó”. En el caso de que el niño todavía no tenga lenguaje o signos, será el adulto el que, con un vocabulario muy sencillo, vaya narrando la agenda.
Excepcionalmente, puede ocurrir que una de las actividades propuestas no se pueda llevar a cabo, por ejemplo, que se pueda salir a la calle porque llueva mucho. En ese caso es importante remitirse a la agenda y, con el niño presente, tachar con una X aquello que no va a tener lugar y mostrarle la alternativa.
2. Apoyos visuales para explicar días especiales
Los días excepcionales, en los que suceden muchas cosas infrecuentes, merecen una atención especial. Las excursiones o visitas a las casas de los familiares pueden generar mucho estrés a un niño con Autismo. Para anticipar este tipo de acontecimientos, se puede realizar una agenda en la que se resalten las actividades que se realizarán, siguiendo el procedimiento general. Esta agenda, no obstante, deberá tener la peculiaridad de ser transportable (poder llevarla de un sitio a otro), por lo que, para realizarla, se pueden emplear las páginas transparentes de un álbumesfotográficos o cuadernos de anillas.
3. Apoyos visuales para explicar las normas de conducta.
Debido a la inflexibilidad que caracteriza a las personas con Autismo, muchos problemas de conducta se extinguen cuando la persona es capaz de anticipar y prever las actividades que van a tener lugar. Otras veces basta con que comprenda cuáles son las expectativas que tenemos depositadas en él (sQué esperamos que haga?) o que comprenda a qué nos estamos refiriendo exactamente con las instrucciones que le estamos dando. Para todas estas situaciones los apoyos visuales suelen ser excelentes clarificadores, (por ejemplo, en una silla en un rincón pegarle la cara de un niño triste, donde le remitiremos durante unos minutos, siempre que haya hecho algo incorrecto, también, pictogramas para indicar donde colgar el abrigo, etc.)
No obstante, es importante no olvidar que, junto a los apoyos visuales, con frecuencia conviene aplicar otras estrategias de intervención específicamente dirigidas a modificar los problemas de comportamiento. El mero hecho de utilizar apoyos visuales no desvanecerá todos los problemas de conducta; por ejemplo, si un niño con Autismo todavía carece de un código expresivo que le permita comunicarse, es probable que aparezcan problemas de comportamiento, incluso cuando se hayan empleado todos los apoyos visuales necesarios para anticiparle y explicarle las rutinas. Sin embargo, esto ayudará a que los problemas se presenten con menos frecuencia.
4. Apoyos visuales para mejorar lamotivación.
Las personas con Autismo tienen un repertorio muy restringido de intereses, por lo que pueden realizar, una y otra vez, sin llegar a cansarse, las mismas actividades. Esto puede provocar que nos parezca complicado que lleguen a gustarle juguetes y propuestas diferentes a las que ya le gustan. Además de la metodología que normalmente se explica sobre el juego, una forma de conseguir mejorar su motivación consiste en atraer su interés hacia lo novedoso utilizando como medio de negociación sus juguetes y actividades preferidas. Para ello, se diseñará un apoyo visual en el que se le mostrará qué es lo que debe hacer ahora (una actividad poco motivante) y qué es lo que podrá hacer después, cuando termine (una actividad muy motivante). En este sentido, es fundamental que el niño realice en primer lugar aquello que le guste menos, de tal forma que la segunda actividad (que es la que ya le gusta) refuerce la ejecución de la primera y sea un premio para el niño, aumentando, en consecuencia, la frecuencia de aparición de la primera actividad.
5. Apoyos visuales para trabajar la elección.
Algunas personas con Autismo tienen grandes dificultades para saber qué elegir entre varias propuestas que le gustan. Esta dificultad se acrecienta cuando formulamos la pregunta de manera abierta (sQué quieres hacer?), sin dar opciones cerradas que le recuerden entre qué cosas podría elegir. Para plantearle esta pregunta de un modo simplificado se pueden utilizar apoyos visuales (entre los que el niño podráescoger aquél que más le apetezca; por ejemplo, en el panel de elección se le puede ofrecer la posibilidad de elegir entre comer sugus o chocolate). Estos paneles de elección se pueden poner por ejemplo, en la cocina para que elija los alimentos que más le gustan o en su habitación para la elección de juguetes.
6. Apoyos visuales para mejorar el orden en el colegio y en el hogar.
Una forma de conseguir que los niños con Autismo recojan sus juguetes, cuando han terminado de utilizarlos, consiste en etiquetar dónde se debe guardar cada cosa, una vez finalizada esa actividad.
No obstante, este recurso sólo se debe emplear cuando el niño ya esté familiarizado con su agenda, dado que, de lo contrario, podríamos correr el riesgo de darle excesiva información, generándole confusión entre los distintos apoyos visuales (sCuáles sirven para anticipar las actividades? sCuáles para elegir? sCuáles para guardar los juguetes etc.)
Lo que no sebe hacer cuando se utilizan apoyos visuales.

Como sabemos, los apoyos visuales son una estrategia extremadamente útil y relativamente sencilla de aplicar. No obstante, y sobre todo al principio, se pueden cometer una serie de errores que conviene tratar de evitar
 Ubicar los apoyos visuales en lugares inaccesibles para el niño.
Los apoyos visuales son para las personas con Autismo una fuente de información permanente. Si los colocamos en lugares inaccesibles (por ejemplo, en la parte superior de la pared de la habitación del niño), estaremos provocando que nosnecesite para poder mostrárselos (por ejemplo, aupándole, o subiéndole en una silla). Por este motivo, es importante buscar un lugar al que él pueda recurrir de manera independiente y sin ayuda.
Hacer la agenda sin que el niño se encuentre delante
Frente a las agendas que ya están determinadas y colocadas cuando el niño llega (por ejemplo, las fotos en la pared o en el álbum) son mucho más adecuadas las agendas que se hacen con él. De esta forma, además de trabajar la anticipación y la flexibilidad, estaremos trabajando otros objetivos como la atención conjunta o la denominación.
Buscar los apoyos visuales cuando el niño ya está presente, esperando a ver su agenda.
En casi todas las familias o en casi todos los centros, guardan sus apoyos visuales en cajas. Debido a la enorme variedad de apoyos que poco a poco se van acumulando, conviene seleccionar cuáles serán los relevantes para un día o un momento concreto y después llamar al niño para hacer su agenda (en lugar de buscarlos cuando él ya esté presente, lo que sólo le generará impaciencia y confusión.)
Utilizar agendas demasiado largas al principio.
Hasta que el niño haya comprendido el funcionamiento de las agendas, es aconsejable que éstas sean breves. En algunas ocasiones, bastará con dos o tres informadores (pictogramas, objetos reales o fotografías)y, en otras, una agenda de una única actividad será suficiente. Conviene adecuar la longitud de los apoyos visuales a la comprensión del niño, para no abrumarle con demasiada informaci





Política de privacidad