Consultar ensayos de calidad


2 De octubre no se olvida - Plaza de Tlatelolco



Plaza de Tlatelolco… 2 de Octubre no se olvida. La importancia del movimiento de 1968 crece en medida que avanzan los años y se evalúan sus profundas repercusiones, por lo que es importante estudiar el origen de este movimiento que se difundió a escala global y antecedentes en México. La información de la cual disponemos luego de casi mas de cuatro décadas permite presentar hipótesis bien sustentadas de los responsables de la represión y de sus móviles, así como evaluar la participación de los diversos actores de la gestación y desarrollo del movimiento mas importante de la segunda mitad del siglo XX en nuestro país. Hoy por hoy, el crimen de la plaza de Tlatelolco ha quedado impune y la situación actual de retroceso en México mantienen vigente las demandas levantadas hace ya 42 años y a que las banderas del movimiento democratico tengan actualidad. El proceso de democratización del país ha de seguir adelante, tomando por experiencia los sucesos de la plaza de Tlatelolco que conmovieron a México e impactaron al mundo. Los sucesos del año de 1968 hizo que el mundo entero pusiera sus ojos sobre México, la juventud levantó la bandera de la democracia y atacó las estructuras obsoletas, reivindicando su derecho a diseñar un futuro mejor. Años atras en los últimos lustros venían desarrollandosemovimientos laborales y estudiantiles que habían creado conciencia en los sectores populares y universitarios, creando condiciones para la defensa inicial contra la represión y el desarrollo del gran movimiento estudiantil popular.


La masacre fue planificada por las cúpulas del poder con el pretexto de evitar la subversión que supuestamente alimentaba la URSS y Cuba de cara a las tan deseadas Olimpiadas de 1968. Los movimientos estudiantiles en México La lucha popular en nuestro país tiene profundas raíces. El periodo en el que se alcanzaron grandes avances en la soberanía académica y el reconocimiento de derechos de obreros y campesinos fue durante la presidencia de Lazaro Cardenas. Posteriormente a partir de 1940 comenzó el viraje a la derecha con Avila Camacho y Aleman. Desde fines de los cuarenta, en que se desarrollaron los movimientos de ferrocarrileros y petroleros y se impuso por parte del gobierno de Miguel Aleman, el charrísimo sindical, así el estado mexicano fue endureciéndose en contra de los movimientos laborales y populares. Así pues la situación de la represión en México, ocasiono la rebeldía de la juventud consiente en todo el país. Entonces los estudiantes, muchos de ellos hijos de obreros y campesinos, tomaron la estafeta, oponiéndose al autoritarismo de los gobiernos del PRI. Lamovilización resumió decenas de luchas universitarias y educativas previas.




Las normas rurales, amenazadas desde finales del sexenio de Adolfo López Mateos, lucharon por su sobrevivencia durante los años 60. En esa misma década estallaron conflictos universitarios en Guerrero, Puebla, Michoacan, Durango, Sinaloa, Sonora y Tabasco.


De modo que la situación internacional y el ambiente de movilización y protestas previas a las jornadas estudiantiles de la ciudad de México, crearon un ambiente propicio a la toma de conciencia de los estudiantes. Esto tenia muy preocupado al gobierno de Gustavo Díaz Ordaz que se caracterizaba por su extremo autoritarismo, rigidez y falta de comprensión de los fenómenos sociales. Por su mentalidad, era proclive a creer en 'complots' y en la amenaza inminente del comunismo. También los círculos dominantes en Washington, temían que un movimiento revolucionario creciera en México. A mediados de 1967, la revista US News and World Report -cercana al Departamento de Estado- público un reportaje según el cual el Gobierno mexicano no podía responder a los retos que planteaba la pobreza y no tenia 'energía para actuar contra la creciente subversión', y que 'mexicanos prominentes' aseguraban que pedirían a Estados Unidos tropas para 'salvar a México del comunismo'. En1968, había la preocupación de que pudiese desarrollarse un movimiento subversivo de cara a las olimpiadas. Por lo que según mi estudio, desde inicios de ese año. Gustavo Díaz Ordaz se propuso 'aplastar todo alboroto' y 'erradicar la subversión desde el comienzo'. Incluso dio un 'golpe preventivo' para acabar con la rebeldía antes de que ésta se desarrollara y encarcelar a los 'subversivos'. Todo con la intención de lograr tener 'paz y completo orden' durante los Juegos Olímpicos en los que México sería un “escaparate” ante el mundo.


A un año del inicio de la sucesión presidencial con el 'destape' del candidato del PRI, el secretario de Gobernación Luís Echeverría Alvarez, el regente del DDF. Alfonso Corona del Rosal y el secretario de la Presidencia, Emilio Martínez Manatou se disputaban la Presidencia. En los 'golpes preventivos' que estaba dispuesto a propinar el Presidente, era importante para Corona del Rosal mostrar la 'firmeza' que le gustaba a Díaz Ordaz, de ahí que en cuanto tuvo oportunidad el cuerpo de granaderos hizo gala de violencia inaudita. Por su parte Luis Echeverría Alvarez, necesitaba propiciar un conflicto aún mayor, que no pudiese manejar el gobierno de la Ciudad de México, para desplazar a Corona del Rosal mostrando su incompetencia y su 'debilidad'.


Así que haciendo usodel aparato de la Secretaría de Gobernación, 'atizó el fuego' desde el principio con provocaciones bien instrumentadas por medio de sus agentes y le entregó a Díaz Ordaz, a través de la Dirección Federal de Seguridad y la División de Investigaciones Políticas y Sociales, la información que les interesaba para crear la impresión de que se preparaba un levantamiento armado y que eran necesarias medidas firmes. Las movilizaciones juveniles [] generaron una represión cuyo tono iría en aumento hasta llegar a la ocupación militar de los predios del Politécnico y la Universidad Nacional. En todo ello participaba Echeverría, cuidadoso siempre de mostrar fidelidad a su jefe, intuyendo o averiguando hacia dónde quería éste dirigirse para coincidir con él, para hacerle saber que en su reemplazante en Bucareli el presidente no sólo tenia un eficaz colaborador sino también, y sobre todo, un sucesor que continuaría su política de firmeza frente a la agitación 'comunista' y quien le evitaría cualquier intento futuro de revisar sus actos. En esa identificación plena con Díaz Ordaz fincó Echeverría el trabajo político que lo condujo a sucederlo. Por eso puede decirse que su triunfo al ser ungido candidato presidencial se erigió sobre las tumbas de las víctimas de Tlatelolco (Granados Chapa, 2008, p. 67).









Política de privacidad