Consultar ensayos de calidad


Dislipidemis - INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES, Respuesta inmune aplicada al trasplante de tejido



INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES

Objetivos

• Dar continuidad al maxilar: La mayoría de los pacientes que sufren de hendidura labio palatina, presentan deficiencia antero-posterior del maxilar superior, lo cual hace necesario el avance quirúrgico del maxilar por medio de la osteotomía Leffort I. El haber hecho injertos alveolares previamente, facilita este procedimiento ya que el maxilar sera una pieza y no dos o tres como ocurría de no haberlo hecho. Ademas, el injerto fija la premaxila en los casos bilaterales.

INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES

Objetivos

• Permitir la erupción dental: Generalmente la hendidura se aprecia entre en incisivo central superior y el canino superior, por lo tanto la erupción del canino permanente se ve comprometida ya que al no existir hueso, el diente no podra llegar al plano oclusal, El injerto óseo debe, al integrarse, proveer una vía de erupción para el canino.



INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES

Objetivos

• Facilitar los movimientos ortodónticos: La ausencia de hueso a nivel de la hendidura no permite la aproximación de los dientes adyacentes a ella; el injerto al rellenar el defecto debera actuar como corredor óseo para permitir dicho movimiento ortodóntico.

INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES

Objetivos

• Aportar soporte periodontal a los dientes vecinos a la hendidura: El efecto óseo afecta de manera importante el soporte periodontal de las estructuras dentales vecinas a él, por lo tanto, el injerto óseo alveolar ha de favorecer la salud periodontal de los dientes vecinos.

INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARESObjetivos

Cerrar la fístula oronasal remanente a nivel del vestíbulo oral: Generalmente se evidencia de una fístula oronasal remanente a nivel del sucro yugal, que persiste aún se haber realizado exitosamente procedimientos como la queilorrafia y palatorrafia, el injerto óseo obliterara la brecha y brindara soporte a los tejidos blandos para lograr el cierre de la comunicación.

INJERTOS ÓSEOS ALVEOLARES

Objetivos:

• Brindar sustrato para la colocación de prótesis dental (implantes de oseintegración): La hendidura afecta todas las estructuras que componen la anatomía normal de la apófisis alveolar, entre ellas las estructuras dentales, es por eso que en múltiples casos existe ausencia de formación o atípia del incisivo lateral superior, de tal manera que el espacio del incisivo lateral debe ser restaurado protésicamente ya sea por medio de un puente fijo o a través de un implante de oseointegración, para lo cual el injerto óseo debera ofrecer las condiciones necesarias en cuanto a grosor, altura y calidad para recibir el implante o la prótesis fija y soportar posteriormente su función.



Objetivos:

• Proporcionar soporte al ala nasal: La ausencia de soporte óseo contribuye al colapso del ala nasal del lado afectado de manera significativa a la gran mayoría de los pacientes que sufren esta patología; El injerto óseo alveolar pretende reconstruir no solo la apófisis alveolar sino también el extremo mas anterior del piso nasal y dar continuidad al reborde óseo (apertura piriforme), con lo que se consigue proyectar y elevarel ala nasal, preparando así al paciente para el retoque de nariz y de labio, procedimiento realizado por el cirujano Plastico y con el cual finaliza el manejo quirúrgico del paciente.

Los injertos óseos son los únicos que tienen la particularidad de inducir de manera natural el proceso de regeneración ósea, que ocurre a partir de estos 3 mecanismos basicos
• Osteogénesis: depende exclusivamente de la supervivencia de las células trasplantadas, principalmente de los preosteoblastos y osteoblastos. Se origina principalmente en hueso esponjoso, debido a su rapida revascularización, que puede ser completa a las 2 semanas, mientras que en el cortical puede llevar varios meses.
• Osteoinducción: se inicia por medio de la transformación de células mesenquimales indiferenciadas perivasculares de la zona receptora, a células osteoformadoras en presencia de moléculas reguladoras del metabolismo óseo. Dentro de estas moléculas cabe destacar el grupo de las proteínas morfogenéticas, pero también se encuentran otra serie de proteínas implicadas en el metabolismo óseo, como son el PDGF16, 17, FGF18, 19, IGF20, 21, 22, 23, 24, 25, EGF26, 27, TGF14, 15 y VEGF15. La fuente de estas proteínas son los injertos autólogos, el plasma rico en factores de crecimiento y las proteínas morfogenéticas obtenidas mediante técnicas de ingeniería genética. La proteína morfogenética, que se deriva de la matriz mineral del injerto, es reabsorbida por los osteoclastos y actúa como mediador de la osteoinducción; esta y otras proteínas deben ser removidas antes del inicio de estafase, que comienza 2 semanas después de la cirugía y alcanza un pico entre las 6 semanas y los 6 meses, para decrecer progresivamente después.4-6
• Osteoconducción: es un proceso lento y prolongado, donde el injerto tiene la función de esqueleto. Este tipo de curación predomina sobre todo en los injertos corticales, donde el injerto es progresivamente colonizado por vasos sanguíneos y células osteoprogenitoras de la zona receptora, que van lentamente reabsorbiéndolo y depositando nuevo hueso.
Las 3 fases (osteogénesis, osteoinducción y osteoconducción), ocurren simultaneamente siempre y cuando se trate de un injerto autólogo trabecular, cortico-trabecular o cortical. El hueso trabecular induce el proceso de osteogénesis. El cortico-trabecular ademas de ser útil para la reconstrucción anatómica, provee la mayor parte de la proteína osteogénica, de gran importancia en la segunda fase de la cicatrización ósea. La cortical sola como injerto provee una estructura muy resistente, para su cicatrización se da únicamente la fase de osteoconducción, ademas puede actuar como barrera de invasión del tejido blando, comportandose de manera similar a una membrana microporosa utilizada para la regeneración ósea guiada. 5

Respuesta inmune

El proceso por medio del cual el huésped rechaza el material extraño injertado es una manifestación de una reacción tisular inmunológicamente específica denominada respuesta inmune. En el pasado se acostumbraba a explicar el proceso inmune dentro del contexto de la susceptibilidad a la enfermedad. El cuerpo humano no poseeinmunidad natural frente a muchos tipos de microorganismos invasores. El proceso inmune se inicia por la exposición del huésped humano a las bacterias, virus o parasitos invasores. La invasión general del huésped por parte de estos agentes trae como resultado la producción de sustancias específicas en los tejidos y en los líquidos organicos que son capaces de reaccionar con los agentes invasores y destruirlos. El agente invasor que provoca la iniciación de la respuesta inmune se denomina antígeno. La proteína específica desarrollada por el organismo en respuesta al antígeno se llama anticuerpo, o cuerpo inmune. Este anticuerpo específico esta disponible para combinarse con el antígeno iniciador en caso de que éste invadiera nuevamente el organismo del huésped. Esta reacción entre el antígeno y el anticuerpo, que se produce en la siguiente exposición e invasión de la sustancia antigénica, se denomina respuesta inmune.



Inmunidad tisular e inmunidad humoral

Se describen dos tipos de inmunidad en relación con el mecanismo de la liberación de anticuerpos en el huésped. La célula mas frecuentemente implicada en la producción de anticuerpos es el plasmocito. Se sabe que los grandes linfocitos y las células reticulares también producen cantidades moderadas de anticuerpos. Estas células son capaces de liberar el anticuerpo por ellas formado en los líquidos organicos circulatorios; de esta propiedad se deriva el nombre inmunidad humoral.
Otras células del huésped invadido pueden responder también a los antígenos extraños. Estas células, sin embargo, no liberan elanticuerpo hacia los líquidos intercelulares del huésped sino que reaccionan, a menudo violentamente, con el material extraño que contienen estos antígenos, dando lugar a la llamada inmunidad tisular que, como el nombre implica, actúa a nivel celular. La inmunidad humoral dura sólo tanto tiempo como persista el anticuerpo específico en los líquidos organicos. La inmunidad tisular puede durar indefinidamente.

Respuesta inmune aplicada al trasplante de tejido

Debido a que hay una tendencia a pensar la respuesta inmune en términos de proceso de enfermedades infecciosas, no siempre se aprecia que el material organico tomado de una persona como parte de un tejido injertado puede ser extraño para otro individuo. El rechazo de los injertos de tejidos que se hacen entre miembros no relacionados de la misma especie se denomina respuesta de aloinjerto. Este rechazo de un injerto homólogo o alogénico vivo es el resultado de la reacción celular del huésped a los antígenos trasplantados. Sin embargo, tal rechazo no es inmediato y un homoinjerto alogénico trasplantado a un animal normal disfruta de un período inmunológico latente durante el cual su cicatrización no puede distinguirse de la de un injerto autólogo.
La duración de este período latente depende de la disparidad entre el dador y el huésped, es decir, la relación genética de los dos. La similitud genética entre el dador y el receptor de un tejido trasplantado parece ser el principal factor responsable del éxito del injerto. Por ejemplo, los aloinjertos de piel trasplantados entre ratones íntimamente relacionados(isoinjertos en cepas endogamicas) pueden permanecer en su sitio durante mas de un mes; los aloinjertos de piel entre distintas líneas de ratones pueden, por otra parte, ser destruidos a causa de una reacción inflamatoria aguda producida en el término de unos pocos días.

Respuesta a la segunda provocación

La destrucción de un aloinjerto deja al huésped receptor en un estado de inmunidad específica, que es un estado de mayor resistencia que puede durar meses. Un segundo aloinjerto del mismo dador trasplantado dentro de este período es destruido mucho mas rapidamente que su predecesor; en verdad, estos segundos trasplantes (los llamados injertos blancos) son rechazados con poca o ninguna evidencia de un comienzo de revascularización. Esto se llama reacción de la segunda provocación, y ha sido demostrado en la mayoría de los trasplantes de tejidos, incluyendo el hueso y los dientes.
Toda la evidencia disponible en la actualidad indica que los anticuerpos humorales o circulantes no desempeñan un papel significativo en el rechazo del homoinjerto de tejido sólido.

Métodos utilizados para atenuar la respuesta inmune en los injertos

Al tratar de resolver los problemas de incompatibilidad en los injertos de un individuo a otro, se han empleado 3 enfoques. Uno de ellos intenta modificar los mecanismos inmunes del huésped para bloquear el rechazo del injerto. Se han utilizado varios métodos para realizar esta modificación en animales de experimentación, incluyendo timectomía, el uso de dosis altas y bajas de antígenos, el empleo de radiación y el recurso delas drogas inmunosupresoras. Un segundo enfoque intenta modificar las propiedades antigénicas inherentes al injerto, de manera que no se estimulan las defensas inmunes normales del huésped. (Por ejemplo, radiación, congelación y desecación, que tienden a disminuir la antigenicidad del hueso.) Un tercer método para atenuar las propiedades antigénicas de un injerto consiste en almacenar el órgano trasplantado en un huésped intermedio. Este método se ha usado en forma experimental. (Por ejemplo, se han almacenado riñones en huéspedes animales, que han recibido drogas inmunosupresoras durante el período de almacenamiento. Luego se retira el órgano y se lo trasplanta a un tercer animal receptor.)
El primero de los enfoques que se acaban de enumerar ha sido utilizado extensamente en forma de drogas inmunosupresoras en trasplantes de órganos mayores (por ejemplo, riñón y corazón). Este tipo de tratamiento ha sido utilizado clínicamente en procedimientos de trasplantes de cirugía bucal. El segundo método de pretratar un material injertado para modificar su antigenicidad ha sido empleado con éxito en el almacenamiento y la preservación de hueso y cartílago alogénico para ser utilizado en cirugía bucal. El tercer método sigue siendo altamente experimental.
Los procedimientos de tipificación tisular, por los cuales pueden identificarse los dadores individuales como teniendo tejidos histocompatibles con un receptor dado, han producido un marcado progreso en cierta cirugía de trasplantes de órganos, tal como la de trasplante de riñón. La caracterización del Locus HL – Aen la distribución genética de la compatibilización de este material genético, particularmente en las pruebas de citotoxicidad linfocítica, y otras técnicas serológicas, han producido técnicas de laboratorio efectivas para la evaluación de la histocompatibilidad.

Aloinjerto irradiado
Ademas del proceso 'Allowash'®, CTS irradia todos los alo injertos.
Estos son irradiados dentro de su paquete final usando irradiación Gamma de una fuente de Cobalto 60 a una dosis de 15-25 kGy (1.5-2.5 Megarads) ofreciendo otra medida de seguridad.

Distracción osteogénica alveolar: una alternativa en la reconstrucción de rebordes alveolares atróficos. Descripción de 10 casos
Alveolar distraction osteogenesis: an alternative in the reconstruction of atrophic alveolar ridges. Report of 10 cases
P.E. Maurette O’Brien, M.E. Allais de Maurette, R. Mazzonetto
1
Odontólogo USM.Caracas -Venezuela. Residente del MSc en Cirugía y Traumatología Buco-Maxilo-Facial.
2 Odontólogo, Cirujano Buco-Maxilo-Facial. Profesor Asociado. Area de Cirugía y Traumatología Buco-Maxilo-Facial y Director del Curso de Especialización en Implantología
Facultad de Odontología de Piracicaba.Universidad Estadual de Campinas (FOP-Unicamp). Piracicaba-SP-Brasil.
Correspondencia
Prof. Dr. Remato Mazzonetto.
Universidade Estadual de Campinas.
Faculdade de Odontología de Piracicaba. Area de Cirurgia e Traumatologia Buco-Maxilo-Faciais. Av. Limeira, 901. Piracicaba. Sao Paulo. Brasil. CEP: 13414900
E-mail: pmaurette@cirugia-maxilofacial.net
Resumen: La distracción osteogénica alveolar (DOA) es unmétodo alternativo para la reconstrucción de rebordes alveolares atróficos que ofrece un resultado previsible y que disminuye los tiempo de espera entre la reconstrucción del reborde alveolar atrófico y la colocación de los implantes óseo-integrados, en comparación con los métodos tradicionalmente utilizados. Fueron atendidos 10 pacientes que presentaban deficiencia de reborde alveolar mandibular y/o maxilar por medio de distracción osteogénica, utilizando un dispositivo yuxtaoseo (Conexión Implant System® - SP-Brasil). Todos los pacientes fueron atendidos de forma ambulatoria, bajo anestesia local y sedación conciente, comenzando la activación del dispositivo a los 7 días posteriores a la instalación, con un patrón de activación de 1 mm diarios hasta alcanzar la altura ósea deseada. Posteriormente se aguardaron 10 semanas como parte del periodo de consolidación ósea y se realizo la colocación de los implantes oseointegrados y local y el retiro del dispositivo de distracción, pudiéndose comprobar clínica y radiograficamente la ganancia de la altura y volumen óseo necesario para la rehabilitación por medio de implantes.
Palabras clave: Distracción osteogénica; Aumento de reborde alveolar; Estabilidad; Implantes oseointegrados; Atrofia ósea.
Abstract: The alveolar distraction osteogenesis is an alternative method for the reconstruction of atrophic alveolar ridges with success, that decrease the time of wait between the reconstruction of the alveolar ridge and the placement of the osseointegrated implants in comparison with the traditionally used methods. 10patients that presented deficiency of the alveolar ridge in the maxilla and/or mandible were assisted by means of distraction osteogenesis, using a juxtaosseous device (Conexion Implant System® - SP-Brazil). All the patients were assisted of form ambulatory, under local anesthesia and conscientious sedation, beginning the activation from the device 7 days later to the installation, with a pattern of activation 1 mm diary until reaching the wanted bony height. Later on 10 weeks like part of the period of bony consolidation were awaited and one carries out the placement of the osseointegraded implants and the retirement of the distraction device, being able to check clinic and radiographic the gain of the height and necessary bony volume for the rehabilitation by means of implants.
Key words: Distraction osteogenesis; Alveolar ridge augmentation; Estability; Osseointegrated implants; Bone atrophy.
Introducción
Las técnicas tradicionalmente utilizadas en pacientes que presentan atrofia del reborde alveolar con el objetivo de lograr una altura ósea adecuada para la colocación de implantes osteointegrados, se basan principalmente en la utilización de injertos de hueso autógeno,1 así como en el uso de membranas y materiales aloplasticos.2,3 En el caso de utilizar hueso autógeno, esta ampliamente descrito en la literatura su alta tasa de morbilidad, y es de esperar una reabsorción ósea en la región.1-3,13
La utilización de materiales aloplasticos no nos ofrecen un lecho ideal para la rehabilitación con implantes osteointegrados.2,3 Adicionalmente, todos estos métodos noofrecen resultados previsibles, ademas de precisar de tiempo de espera entre la cirugía para aumento de reborde y la colocación de los implantes, de aproximadamente 6 meses.1,3
La distracción osteogénica alveolar (DOA) es un método recientemente introducido, basado en los principios descrito por Ilizarov,4,5 quien tiene el crédito de haber definido y establecido los bases biológicas para el uso clínico de la distracción osteogénica en el manejo de diferentes deformidades a nivel óseo. Block et al.,6,7 aplicaron estos principios a nivel experimental, siendo los primeros en publicar estudios sobre el uso de la DOA en animales en 1996. Ese mismo año, Chin y Toth8 reportan el uso clínico de la DOA como tratamiento en deficiencias de reborde alveolar en el maxilar superior. Recientemente, Ukan et al9 y Rachniel et al3 describen el uso de la DOA por medio de dispositivos intraóseos (Lead system®-Leibinger) en la reconstrucción de rebordes alveolares atróficos. Otros autores describen el aumento del reborde mediante el uso de un «Implante-distractor» (Gaggle et al. y Klein et al.).10,11
La DOA es un método que nos permite aumentar la altura del reborde alveolar promoviendo la neoformación ósea,3,9,12 así como conseguir un aumento significativo de los tejidos blandos circundantes, ofreciendo un resultado previsible, con bajas tasas de morbilidad e infección, y un periodo de espera significativamente menor para la rehabilitación con implantes (10 semanas), en comparación con los métodos tradicionalmente utilizados.3,13
A pesar de su uso extendido, existen pocosartículos clínicos en la literatura que nos hablen del uso de la DOA por medio de dispositivos yuxtaoseos14-16 y de sus posibles complicaciones y riesgos. El propósito de este estudio es presentar parte de nuestra experiencia en el uso de la DOA, por medio de un dispositivo yuxtaoseo desarrollado en Brasil, para el aumento de reborde alveolar y la posterior rehabilitación mediante implantes osteointegrados en una muestra de 10 pacientes atendidos entre Enero a Octubre del 2002, evaluando las complicaciones intraoperatorias y postoperatorias.
Material y método
Fueron atendidos 10 pacientes (7 mujeres y 3 hombres) que presentaban deficiencias de reborde alveolar en el centro quirúrgico de la Facultad de Odontología de Piracicaba-Unicamp. La edad promedio del grupo fue de 31 años, siendo todos ellos pacientes no fumadores y sin alteraciones sistémicas. Tres de los defectos estaban ubicados en la región anterior del maxilar, un defecto en región anterior de mandíbula y 6 en la región posterior. Las causas de la pérdida de reborde alveolar fueron la atrofia posterior a la extracción dental, la enfermedad periodontal y traumatismos dento-alveolares asociados o no, a fracturas de mandíbula y/o maxilar.
Todos los pacientes fueron intervenidos de forma ambulatoria, bajo anestesia local (solución de Lidocaina al 2% y epinefrina 1:100.000 IU) y sedación consciente vía oral (Normonid®-Midazolam). El distractor utilizado fue del tipo yuxtaoseo (Conexión Implant System®-SP-Brasil) y fijado al lecho oseo por medio de tornillos de titanio de 8mm. por 1 mm autorroscantes.Técnica quirúrgica
Posterior a la infiltración de anestésico local, se realizó una incisión horizontal 5 mm. por debajo de la cresta del reborde alveolar con la elevación de un colgajo de espesura total exponiendo la cortical vestibular (Fig. 1). Dos osteotomías verticales y divergentes entre si fueron realizadas por medio de una sierra circular con pieza recta y motor eléctrico a 30.000 RPM, bajo irrigación constante con solución fisiológica, abarcando la cortical vestibular hasta llegar el hueso medular y posteriormente completadas por medio de un cincel recto de Wagner, y cincel recto de Lucas. Una tercera osteotomia horizontal fue realizada apical a los dos cortes horizontales, obteniéndose el segmento de transporte. Esta osteotomia segmentaria fue realizada adyacente a los dientes que limitaban el defecto óseo, y respetando en la mandíbula el trayecto del conducto alveolar inferior. Posteriormente se procedió colocación del distractor y su adaptación a la superficie ósea (Fig. 2). Se realizó la fijación del mismo por medio de tornillos monocorticales de 8 mm, posteriormente se activa para determinar la ausencia de trabas y por ende confirmar el desplazamiento libre del segmento de transporte (Figs. 3 y 4). Se retornó el distractor a su posición inicial, y se realizó el reposicionamiento pasivo del colgajo y la síntesis por medio de sutura reabsorbible 4 (Cromic Gut-Ethicon®) mediante puntos simples. Se prescribió Paracetamol a dosis de 750 mg cada 6 horas durante tres días y Rofecoxib, 25 mg cada 12 horas durante 3 días también, ademas de enjuagatorioscon gluconato de clorexidina al 0 % 2 veces al día durante 3 semanas, comenzando el 2º día posterior a la cirugía.
[pic]
Figura 1. En las siguientes imagenes correspondientes al paciente H.G, se puede apreciar la atrofia del reborde alveolar tanto clínica (A) como radiograficamente (B).
Figure 1. In the following images corresponding to patient H.G, both clinical (A) as well as radiographical (B) alveolar ridge atrophy can be seen.
[pic]
Figura 2. A) Distractor alveolar (Conexión System®-SP-Brasil) ya adaptado y listo para su colocación. B) Levantamiento del colgajo y exposición del reborde.
Figure 2. (A) Alveolar distractor (System® Connection- SP- Brazil) already adapted and ready for placement. (B) Lifting of flap and exposure of ridge.
[pic]
Figura 3. A) Posicionamiento del distractor y realizacion de la osteotomia horizontal. B) Activación del distractor para comprobar el desplazamiento del segmento de transporte, así como la ausencia de puntos de traba.
Figure 3. (A) Positioning of distractor and performance of horizontal osteotomy (B). Activation of distractor to verify the displacement of transport segment as well as the absence of obstacle points.
[pic]
Figura 4. Radiografía panoramica correspondiente al postoperatorio inmediato.
Figure 4. Panorama X-ray corresponding to immediate post-operative period.
Se aplicó en todos los pacientes una versión modificada del protocolo descrito por Hidding y cols.14 A los 7 días posteriores a la colocación del dispositivo, se realizó la remoción de la sutura y se instruyó al paciente para realizarla activación del distractor por medio de la llave de activación, siguiendo un patrón de 3 activaciones diarias, correspondiendo a una vuelta completa de la llave (cada vuelta equivale a 0,33 mm), siendo la tasa de distracción de 0,99 mm diarios, hasta llegar al límite de activación del dispositivo, posteriormente se retira el distractor a las 10 semanas la retirada se realiza (Fig. 5). Se colocan bajo anestesia local, los implantes en el mismo acto quirúrgico (Figs. 6 a 9).
[pic]
Figura 5. Radiografía panoramica a las 10 semanas posteriores a la fase de activación, apreciandose el aumento de la altura del reborde alveolar así como la ganancia ósea obtenida.
Figure 5. Panorama X-ray at 10 weeks after the activation phase, observing the increase in the alveolar ridge height as well as bone gain obtained.
[pic]
Figura 6. (A) imagen radiografica ampliada, donde puede apreciarse la ganacia en altura y hueso en el reborde alveolar. (B) Imagen clinica apreciandose la ganancia en altura y en tejidos blandos. Puede observarse tambien la exposicion del distractor.
Figure 6. A) Extended x-ray image in which the bone height gain in the alveolar ridge can be observed. (B) Clinical image observing height and soft tissue gain. Exposure of the distractor can also be observed.
[pic]
Figura 7. Remoción del distractor a las 10 semanas posteriores a su activación y colocación de 2 implantes.
Figure 7. Elimination of distractor at 10 weeks after its activation and placement of 2 implants.
[pic]
Figura 8. Cuatro meses posteriores a la colocación de los implantes.
Figure8. 4 months after the placement of the implants.
[pic]
Figura 9. Radiografía panoramica correspondiente los 6 meses posteriores a la colocación de los implantes, apreciandose la completa oseointegración de los implantes.
Figure 9. Panorama X-ray corresponding to the 6 months after the placement of the implants, observing the complete osseointegration of the implants.
Resultados
El promedio de ganancia ósea en milímetros logrado en los 10 casos fue de 7 mm (5,3-9,4 mm) (Tabla 1). Se observo entre los principales problemas encontrados la exposición del dispositivo debido a dehiscencia de la sutura (2 casos), la cual fue tratada por medio de la utilización de un gel de clorexidina aguardando la cicatrización por segunda intención. No se observo inclinación del segmento de transporte, ni la formación de pseudoartosis o callo óseo en ninguno de los casos. Los implantes colocados presentaron una adecuada osteointegración en todos los casos. Tanto en los postoperatorios de la primera y segunda fase quirúrgica no se observo en ninguno de los pacientes atendidos evidencia de infección o reabsorción a nivel del reborde alveolar.
[pic]

Discusión
La utilización de la DOA en la reconstrucción de rebordes alveolares atróficos demostró ser un método que ofrece un incremento en la altura del reborde alveolar con una ganancia ósea y de tejidos blandos, adecuando el reborde para la posterior rehabilitación del paciente por medio de implantes, siendo un método previsible y con bajas tasas de reabsorción ósea, en comparación con el uso de injertos óseos o materialesaloplasticos.3,9,12 Adicionalmente ofrece un menor tiempo de espera entre la etapa inicial y la colocación de implantes (10 semanas) en comparación con los 6 meses que usualmente deben aguardarse para la rehabilitación con implantes, en el caso de utilizarse injertos de hueso autógeno.
Las principal complicación encontrada en nuestro estudio fue la exposición del distractor, no observandose una inclinación del segmento de transporte hacia lingual, producto de la tensión muscular y de los tejidos blandos, siendo esta la principal complicación reportada en estudios donde se utilizo un distractor del tipo intraoseo.3,9,12 Esto nos sugiere que el dispositivo de distracción del tipo yuxtaoseo ofrece una mayor estabilidad y guía del segmento de transporte durante el proceso de distracción.
La DOA, a pesar de ser un método capaz de ofrecer el éxito en cuando al aumento de altura del reborde alveolar, así como un aumento a nivel de los tejidos blandos, no es un sustituto del injerto de hueso autógeno en aquellos casos en que exista una deficiencia en cuando a espesor del reborde, pudiéndose realizar procedimientos combinados de DOA y posterior colocación del injerto autógeno.
Conclusiones
Podemos afirmar que la DOA es un método practico y previsible para la reconstrucción de rebordes alveolares, que no presenten grandes deficiencias trasversales, teniendo como resultado una adecuada ganancia en altura ósea en un menor tiempo, lo cual se traduce en una reducción en el tiempo de tratamiento para el paciente así como mayor confort, en comparación con otras técnicas.





Política de privacidad