Consultar ensayos de calidad


Svamos mÁs allÁ del capitalimo



sVAMOS MÁS ALLÁ DEL CAPITALIMO?

El autor dice confrecuencia a los ejecutivos que una razón de salarios de 20 a 1 es el límite más allá del cual no pueden ir si no quieren crear resentimientos y decadencia del espíritu de trabajo en su empresa.
Hoy nos dice el autor que es social y moralmente imperdonable que los altos ejecutivos cosechen inmensas riquezas para ellos mismos mientras a los trabajadores los echan a la calle.
El mercado, en efecto, no es un sistema predecible sino básicamente inestable; y si no es previsible, uno no puede basar en él su comportamiento.
Todo lo que podemos decir es que cualquier equilibrio a largo plazo es el resultado de muchas adaptaciones a corto plazo a las señales del mercado. Fuera del corto plazo, el mercado es inútil.
sQué tipo de problemas sociales tiene el Japón? Cuando uno llega a los 55años en ese país, prácticamente lo echan a la basura, aun cuando todavía tenga la probabilidad de vivir otros 30 años. Los jóvenes ya no cuidan de los viejos.


Fuera del Japón nadie parece saber que si bien el 20% de los estudiantes sobresale, el resto simplemente está olvidado. El sector social trata de atender a estos niños.

La crisis asiática
Fundamentalmente la crisis asiática no es económica sino social.
De muchas maneras vemos en Asia la misma clase de tensiones que se vieron en Europa como resultado de la gran perturbación y la rápida urbanización que trajo la revolución industrial que la acompañó.
Cuando conoció el autor Corea, por la década de 1950, era 80% rural y nadie tenía más que una educación de escuela secundaria, porque los japoneses que habíandominado el país no permitían otra cosa. No había industrias porque los japoneses no permitían que nadie tuviera más de unos pocos empleados.
Hoy Corea es una potencia industrial, su población es urbana en casi un 90% y tiene un alto nivel de educación. Todo en 40 años. Colectivamente, los chinos del exterior” se han convertido en una de las grandes potencias económicas del mundo. Son dueños de negocios dondequiera que estén; constituyen a menudo la clase profesional donde vayan, y ejercen influencia en los líderes. Con excepción de Singapur, Taiwán y Hong Kong, que son enteramente chinas, en ninguna parte los quieren.
Algunos calculan que unos 200 millones de campesinos forman una población flotante que anda de un lugar otro en busca de trabajo, y no es probable que lo encuentre.

Del Japón
La potencia líder de Asia es el Japón; pero esencialmente el Japón es un país europeo. Peor aún, es un país europeo del siglo XIX y por eso está hoy empantanado en la parálisis.


La idea de que la industria japonesa es competitiva eficiente es pura necedad. El país sigue teniendo el más bajo porcentaje de su economía en el comercio internacional (un 8% y en su mayoría automóviles y artículos electrónicos). Por eso tiene muy poca experiencia en economía mundial. La mayor parte de su industria está protegida y es ineficiente.
Por ejemplo, si el Japón abriera su industria del papel a las importaciones, las tres grandes compañías papeleras que hay en el país desaparecerían en 48 horas.
El negocio de divisas internacionales está totalmente en manos de compañíasextranjeras.
Así está hoy el Japón.
Debido a una costumbre que data de 1890, según la cual las compañías tienen que contratar personal de una lista de universidades para asegurar la oferta de graduados, hasta hace dos años las compañías seguían contratando gente cuando los negocios estaban declinando.

De la China
En los próximos diez años la China se habrá transformado. Si la historia nos puede servir de guía, se segmentará en algún tipo de descentralización regional.
Reformar estas industrias totalmente ineficientes sin producir impacto social es el problema más serio que tiene el país para los próximos años. La fábrica más grande de bicicletas está en Xi’an son de tan mala calidad que se desbaratan con sólo mirarlas, de manera que en Xi’an todo el mundo anda en bicicletas de Shanghai, a pesar de que se supone que está prohibido importarlas. Para la China hay tres respuestas.
La primera es la oficial: que se van a volver eficientes y modernos. Hay algunos ejemplos de esto, como la planta de bicicletas de Shanghai, pero no muchos.
La segunda respuesta proviene del antiguo proverbio chino: Para seguir en línea recta hay que salirse primero a un lado, luego al otro”. En la práctica eso es lo que la China ha venido haciendo durante los últimos siete años. Primero financian sus industrias con subsidios inflacionistas hasta que el peligro es un exceso de subsidios de desempleo; entonces podan un poco el personal de trabajadores en las grandes industrias estatales hasta que hay otra vez mucho desempleo, y luego inflan nuevamente. Cada vez puedenreducir un poco.
La tercera respuesta, que por muchos aspectos es la más realista, consiste en concentrarse en unas pocas áreas en las cuales pueden mostrar suficientes ejemplos de empresas que dan buenos rendimientos para atraer capital extranjero. Éste ha sido el método de la región de Shanghai, y en general ha funcionado.







Política de privacidad