Consultar ensayos de calidad


Bases de alberdi - trabajo practico de historia constitucional



TRABAJO PRACTICO DE HISTORIA CONSTITUCIONAL

Después de Caseros, a Urquiza se le presentaban dos caminos: a derrocaba por la fuerza a los gobernadores partidarios de Rosas y los reemplazaba por otros que le respondieran, o reconocía las legales situaciones provinciales haciéndole conocer a los caudillos que se les respetaría. Se decidió por lo último, y encomendó a Bernardo de Irigoyen, la misión de convencer a las personalidades mas influyentes del interior y a los gobernadores, de la necesidad de organizar el país con la ayuda de todos.


Esta misión tuvo pleno éxito ya que todos los gobernadores manifestaron sus deseos de colaborar y delegaron en Urquiza el manejo de las relaciones exteriores. Así fue como el 6 de abril de 1852, en Palermo, Urquiza reunió a los gobernadores de Buenos Aires y el litoral para considerar la actual situación y resolver los problemas mas importantes.


Por el Protocolo de Palermo se resolvió encomendar a Urquiza el manejo de las relaciones exteriores hasta que se determine por el Congreso Nacional el poder a quien corresponda el ejercicio de ese cargo. En este, a su vez, se decidió dar cumplimiento al Pacto Federal de 1831, en cuanto a que se reuniera en Santa Fe la Comisión Representativa que establecía dicho pacto, con las facultades que el mismo atribuye, entre las que figuraba la de preparar un Congreso Constituyente.


Las disposiciones contenidas en el Protocolo de Palermo son:


1. Que el derecho público argentinodesde que se instaló el Congreso General en la Provincia de Tucuman y se declaró allí la Independencia Nacional de todo otro poder extraño hasta la celebración del Tratado del 4 de Enero de 1831 sobre el punto de la autoridad compete para la dirección de esos importantes asuntos, ha variado, según las diversas fases que ha tenido la dirección de la República.
2. Que esta parte del derecho público constitucional de la República pareció asumir un caracter mas definido desde que el Congreso General Constituyente promulgó la Ley Fundamental, por la que se encomendó provisoriamente y hasta la elección del Poder Ejecutivo Nacional, al gobierno de Buenos Aires, entre otras facultades, la del desempeño de todo lo concerniente a negocios extranjeros, nombramiento y recepción de ministros y la de celebrar tratados, quedando su ratificación sujeta a la autoridad del Congreso.




3. Que al disolverse el Congreso Nacional y con él la Presidencia de la República, reemplazandola con una autoridad provisoria hasta la reunión de una Convención Nacional, la ley de 7de Julio de 1827 declaró que las funciones de esta autoridad se limitarían a lo concerniente a la paz, guerra, relaciones exteriores y hacienda nacional y que posteriormente, por la ley provincial de Buenos Aires, de 27 de Agosto de 1827, se dispuso que hasta la resolución de las provincias, quedaba el Gobiernos de Buenos Aires encargado de todo lo que concierne a guerra nacional y a relaciones exteriores.4. Que aun cuando desde esa fecha hasta el 4 de Enero de 1831, las provincias confederadas estipularon entre sí diversos tratados, no se fijó en ellos, de un modo uniforme, la autoridad que debiera seguir cultivando esas relaciones, y estipulando en nombre de la República con los Poderes Extranjeros y que el mencionado pacto, denominado comúnmente de Liga Litoral, a que adhirieron todas las Provincias de la República, confirió a la Comisión reunida en Santa Fe las atribuciones que el Congreso General tenía en la época de su existencia, detallandolas por su artículo 16, y que esa misma comisión dejó al Gobierno de Buenos Aires la dirección de esos negocios exteriores sometiendo sus actos a la aprobación de ella, mientras que permaneció reunida.


5. Que posteriormente a su disolución y en la primera época de la administración del dictador don Juan Manuel de Rosas los pueblos y gobiernos confederados que habían aceptado expresamente ese tratado encargaron nuevamente al Gobierno de Buenos Aires la dirección de los negocios exteriores de la República, como consta de las comunicaciones que obran en los archivos del Departamento de Relaciones Exteriores del Gobierno de Buenos Aires, que han tenido a la vista, con cuya facultad ha seguido sin interrupción hasta que fue modificada por la casi totalidad de los mismos gobiernos confederados a quienes él les arrancó la concesión de que esa prerrogativa fuese delegada a la persona del Dictador; y no ya alGobierno de Buenos Aires, que no existía de hecho ni de derechos, pues aquél había conculcado todas sus leyes y arrebatado todos los poderes públicos en cuyo estado fue sorprendido por la grandiosa victoria de Monte Caseros, en tres de Febrero último.


6. Que la desaparición de la escena política de don Juan Manuel de Rosas, anuló de hecho esa facultad, que se había abrogado su persona y restituyó a los pueblos su respectiva parte de soberanía nacional, pudiendo en tal virtud delegarla en el Gobierno confederado que gustasen y estuviese en mejor aptitud de representar y defender sus derechos en el extranjero.


7. Que el ejército de este derecho fue desde luego puesto en planta por los gobiernos de Entre Ríos y Corrientes, autorizando plenamente éste en mayo de 1851, al Excmo. Gobernador y Capitan General de la Provincia de Entre Ríos para que lo representase en todo cuanto pudiese tener relación con los intereses políticos de la misma Provincia y de la Confederación Argentina, autorización que fue puesta en ejercicio en los convenios celebrados en mayo noviembre del mismo año, entre el Brasil, la República Oriental y las mencionadas Provincias.


8. Que la de Santa Fe con las demas signatarias del tratado de cuatro de Enero de mil ochocientos treinta y uno, pacto fundamental de la Confederación Argentina, autorizó al Gobierno Provisorio de Buenos Aires para que continuase en la dirección de esos negocios hasta un acuerdo posterior, en vista de losrespectivos pronunciamientos de las demas Provincias, a consecuencia del gran suceso ocurrido por la victoria del Grande Ejército en los Campos de Morón, lo que dicho Gobierno ha verificado hasta el presente; con aprobación de todos.


9. Que habiéndose pronunciado ya la voluntad de todas las Provincias Confederadas adhiriendo a la política pacífica y de orden inaugurada por el Excmo. señor General don Justo José de Urquiza, como resulta de las notas de sus receptivos Gobiernos y de las autoridades que se han recibido, confiando la dirección de los asuntos exteriores de la República y hasta la reunión del Congreso Nacional Constituyente a la persona del Excmo. señor General don Justo José de Urquiza.




La idea de reunir a los gobernadores para echar las bases de organización del Congreso Constituyente nace de inmediato, como consecuencia del éxito de las gestiones llevadas a cabo en las provincias. Con ello, se elimina la reinstalación de la Comisión Representativa que establecía el Pacto Federal de 1831, ya que la misma podía ofrecer dificultades practicas insalvables. También se había demorado la instalación del Congreso que, en conformidad con las disposiciones del Pacto Federal, era atribución de la Comisión y de caracter constituyente.
Por consiguiente, se elige el camino mas adecuado, al tratar directamente con los gobernadores acerca de la organización de la Republica, por medio de un acuerdo que tenía como objeto uniformar los criteriospreliminares de la Constitución a dictarse.


a) El Acuerdo de San Nicolas fue firmado el 31 de mayo de 1852 por diez gobernadores: Justo J. de Urquiza (Entre Ríos), Vicente López y Planes (Buenos Aires), Benjamín Virasoro (Corrientes), Domingo Crespo (Santa Fe), Pascual Segura (Mendoza), Nazario Benavides (San Juan), Pablo Lucero (San Luis), Manuel Taboada (Santiago del Estero), Celedonio Gutiérrez (Tucuman) y Vicente Bustos (La Rioja). Catamarca designó representante a Urquiza, en tanto que Salta, Jujuy y Córdoba firmaron su adhesión mas tarde. El 29 de mayo se iniciaron oficialmente las deliberaciones.
b) Los artículos 1 y 3 se refieren a la organización del país sobre la base federal. En el artículo 1 se declara ley fundamental de la República al Pacto Federal del 4 de enero de 1831.
c) Los artículos 4 a 13 se dedican a la organización y funcionamiento del Congreso que dictara la Constitución. El artículo 4 establece que el Congreso funcionara durante el mes de agosto y las provincias elegiran a sus diputados de acuerdo a las normas de las Legislaturas provinciales. El artículo siguiente determina que siendo las provincias iguales en derechos como lo consagra el Pacto Federal, tendran una representación de dos diputados cada una.
d) El artículo 6 enuncian que el Congreso sancionara la Constitución a mayoría de sufragios, por lo tanto los diputados no deberan traer instrucciones especiales.
e) Por el artículo 12 se manifiesta quesancionada la Constitución sera comunicada por el Presidente del Congreso al Encargado de las Relaciones Exteriores y este la promulgara inmediatamente como Ley Fundamental de la Nación. Después se procede al nombramiento del Presidente de la Republica y el Congreso cerrara sus sesiones.
f) El Encargado de las Relaciones Exteriores es el que debe inaugurar las sesiones del Congreso conforme al art. 10 y promulgar la Constitución como Ley Fundamental de la Nación en virtud de art. 12. También por Artículo 14 se autorizaba a dicha autoridad a emplear todos los medios que fueran necesarios para restablecer la paz y las autoridades legalmente constituidas en los casos en los que la paz interior fuese perturbada. Este artículo implica la facultad de intervención en las provincias.
g) El Encargado de las Relaciones Exteriores recibía el nombre de Director Provisorio de la Confederación Argentina (art. 18).
h) El artículo 16 autorizaba al Encargado de las Relaciones Exteriores a reglamentar la navegación de los ríos interiores y demas vías de comunicación. El artículo 19 establece que para sufragar los gastos de la administración, mientras no esté organizada la Nación, concurriran las provincias proporcionalmente con el producto de sus aduanas externas.
3. las fuentes inmediatas de nuestra Constitución son dos: El proyecto de Alberdi y la Constitución de los EE.UU.
La influencia del proyecto de Alberdi es directa, ella trasluce no solo a través de susartículos, temas y sistematica, sino también en cuanto es una síntesis de las ideas de los hombres del Congreso. Esas ideas tenían como base una organización nueva que posibilitare el ingreso del país a la modernidad y el progreso.
Con referencia a la Constitución de los EE.UU se ha sostenido que nuestra Constitución copia de la muchas disposiciones, pero teniendo en cuenta nuestra realidad histórica.

Inmigración: Para Alberdi, la Argentina debía recibir, a través de los inmigrantes, 'el espíritu vivificante de la civilización europea'. Ellos introducirían habitos de orden y de buena educación, habitos de industria y de laboriosidad, y los transmitirían al conjunto de la población del país. Alberdi veía en la inmigración una de las claves para el desarrollo de la Argentina, ya que los habitantes de los países mas industrializados, es decir los de Europa del Norte, al radicarse en nuestro país harían posible que éste se transformara y se convirtiera en una nación avanzada.
Para fomentar la inmigración, Alberdi proponía una serie de medidas concretas. Por un parte, firmar tratados con países extranjeros que garantizaran los derechos de propiedad, de libertad civil, de seguridad, de adquisición y de transito. Veía a los tratados de amistad y comercio como 'el medio honorable de colocar la civilización sudamericana bajo el protectorado de la civilización del mundo. En segundo término, el gobierno debería fomentar la inmigración espontanea, otorgando alos inmigrantes 'franquicias que les hagan olvidar su condición de extranjeros”, siguiendo el modelo de los Estados Unidos. En tercer lugar, sostenía que la tolerancia religiosa era un elemento clave: y presentaba para América española un 'dilema fatal: o católica exclusivamente y despoblada; o poblada y próspera, y tolerante en materia de religión'. Excluir a los no católicos, principalmente los protestantes, era para Alberdi excluir a los pobladores que mas necesita este continente.
La atracción de inmigrantes y su distribución a lo largo de todo el territorio nacional sólo serían posibles contando con un adecuado sistema de transportes. El ferrocarril, la libre navegación de los ríos y la supresión de las aduanas interiores eran vistos por Alberdi como condiciones para que la acción civilizadora de Europa penetrara en el interior de nuestro continente.
Progresismo
El progresismo para Alberdi se constituye en virtud de:
Fusión de partidos:
Este concepto de unidad de partidos reaparece en el libro “Bases” cuando propone como forma de gobierno una federación mixta y rechaza como forma de gobierno la federación pura y la unidad pura y ademas analiza los antecedentes unitarios y federales de nuestra historia que aconsejan la adopción de una forma de gobierno mixta. También considero que nuestro federalismo debía ser distinto del norteamericano por que debía admitir un mayor grado de centralización porque en definitiva nuestro Estado Federal había surgidocomo desmembración de un Estado unitario como lo era el Virreinato a diferencia de Estados Unidos donde el Estado Federal tuvo como origen una primitiva confederación de estados.
La Constitución como instrumento de progreso económico
Alberdi hace un estudio comparativo de las constituciones vigentes en los países hispanoamericanos y afirma que todas ellas eran nocivas a la civilización de los países que regían, porque habían sido concebidas durante la época de la independencia, reflejaban la preocupación de que las naciones europeas pudieran atentar a su libertad, por lo tanto tenían como fines asegurar la libertad y la independencia. Afirmaba que eso estaba justificado en la época en que se sancionaron esas constituciones, pero consideraba que en una nueva etapa ademas de mantener los fines de libertad e independencia, con criterio practico se debía poner énfasis en los medios para llegar a esos fines.
Europeísmo:
La civilización de estas naciones americanas no era la indígena, cuya cultura desvalorizaba, para él su civilización era la de Europa, de donde había venido y seguiría viniendo la civilización. Somos europeos adaptados a vivir en América. Consideraba que América es un descubrimiento europeo y sera una realización europea. Para Alberdi cerrar nuestros países a la acción europea equivale a proscribir la civilización, pedir a Europa sus hombres, sus ideas, sus capitales, sus brazos, es pedirle su civilización, nivelarnos con ella, elevar elpromedio de nuestra cultura.
Inmigración
Alberdi afirma que las trabas y las prohibiciones del sistema colonial impidieron la población en gran escala y fecunda por los pueblos europeos que acudía a la América del Norte. Afirmaba que en Europa sobreabundaba la población hasta constituir un mal, en cambio en la América hispana era una necesidad vital, había que tratar de conciliar ambas necesidades, los estados europeos debían enviarnos por inmigraciones pacificas poblaciones, que los nuestros debían atraer a través de políticas correctas.

Sin embargo Alberdi no solo quería un cambio cuantitativo de la población también buscaba un cambio cualitativo de la población a través de la inmigración por que considerara que la población nativa no era apta para la vigencia de un sistema republicano a consecuencia de los habitos culturales adquiridos a través de trescientos años de dominación colonial.
Educación:
Consideraba que no debía confundirse la educación con la instrucción, la educación que se produce por la acción espontanea de las cosas basada en el ejemplo de los habitos laboriosos y productivos, era mas útil que las nociones abstractas de la instrucción, Criticaba a Rivadavia porque había preferido las ciencias morales y filosóficas a las ciencias practicas y de aplicación, sin tener en cuenta que estas era el medio mas conveniente para el desarrollo de los pueblos que empiezan a crearse, pensaba que estos pueblos necesitaban mas de ingenieros,geólogos y naturalistas que de abogados y teólogos.
Pacifismo
Alberdi era consciente que la guerra no podía ser abolida, pero se preguntaba que se podía hacer para evitarla, entre los medios mas efectivos para lograr ese fin, mencionaba la moral cristiana, el comercio que creaba intereses comunes entre las naciones, la participación del pueblo en el gobierno y finalmente consideraba que un medio eficaz de prevenir las guerras era sancionar penalmente a los responsables que las causaban.

Constituciones Sudamericanas:
Alberdi expone en su obra “Bases” que todas las constituciones dadas en Sudamérica durante la guerra de la Independencia fueron expresión de la necesidad dominante de ese tiempo. Esa necesidad consistía en acabar con el poder político que Europa había ejercido en este continente, empezando por la conquista y siguiendo por el coloniaje. La independencia y la libertad exterior eran los vitales intereses que preocupaban a los legisladores de ese tiempo.
Consideraba que en ese período, en que la democracia y la independencia eran todo el propósito constitucional, todos los intereses económicos eran cosas accesorias, beneficios secundarios. Bajo ese espíritu de reserva, de prevención y de temor hacia Europa, se dieron las constituciones sudamericanas.
Agregaba que nuestra Revolución tuvo como modelo la Revolución Francesa y la Revolución de los EE.UU. En su redacción nuestras constituciones imitaban las constituciones de los países mencionados.





Política de privacidad