Consultar ensayos de calidad


Acto Fundacion Santa Fe





“UN ARBOL NO CRECE SI NO TIENE RAICES”

ACTO EN CONMEMORACIÓN A LA PRIMERA FUNDACIÓN DE SANTA FE

Estamos aquí reunidos para conmemorar un año mas de la fundación de la ciudad de Santa Fe, la cual tuvo lugar hace 437 años, el 15 de noviembre de 1.573.

Banderas
Fue en esta provincia donde se enarboló por primera vez la bandera de la patria; recibamosla hoy con orgullo y respeto junto a la bandera provincial.
Portan la insignia nacional los alumnos: abanderada); .., . (escoltas).
En la bandera de Santa Fe: .. (abanderada); .., . (escoltas).
Nos ponemos de pie.

Himno:
Entonemos las estrofas de nuestro Himno Nacional Argentino, con el orgullo de sentirnos parte de este lugar, cuna de hechos históricos tan relevantes para nuestro país.



Reseña histórica con representación
Escuchemos y miremos con atención la reseña histórica que nos representaran los alumnos de 4º grado, para la que han dedicado mucho esfuerzo en su elaboración.

Poesía:
La alumna . de 4º grado leera la poesía “Romancillo de Santa Fe” que describe la gran expedición de Juan de Garay.

Canción:
Desfrutemos dela canción litoraleña “Santa Fe”, perteneciente a músicos de la región, a cargo de alumnos de 4º grado.


Dramatización de “La leyenda del Timbó”
Observemos atentamente la dramatización de “La Leyenda del Timbó”, arbol presente en el patio de la escuela y al que todos conocemos como oreja de negro.

Despedida de banderas
Con mucho respeto nos ponemos de pie y despedimos a nuestras banderas.























¿POR QUÉ SE FUNDÓ SANTA FE?
Durante mucho tiempo, Asunción fue la única población española sobreviviente en la zona del Río Parana. Esta ciudad tenía un serio problema: el río Parana era poco profundo y los barcos que venían desde Europa no tenían acceso a la aldea. Por ese motivo, el capitan Juan de Garay decidió fundar, mas al sur, otra población, donde pasarían los que viajaban desde la desembocadura del Río de la Plata hacia el Perú. Este camino era importante porque en el Alto Perú se encontraba la ciudad de Potosí, donde se habían descubierto minas de plata.


80 “mancebos de la tierra” (así se llamaban a los hijos de españoles nacidos en América), 9 españoles y muchos indígenas guaraníes partieron de Asunción con la expedición de Garay en 1573. Navegaban río abajo llevando víveres, municiones y armas; y por tierra, costeando el río, algunos hombresarreaban caballos y vacas. Esta expedición fue costeada por el propio Juan de Garay, quien vendió todo lo que tenía para conseguir el dinero que necesario.
Luego de largas y penosas marchas y exploraciones del terreno, por fin, sucedió el desembarco en la costa del río Quiloazas (hoy San Javier), afluente del Parana, en el mes de junio de 1573 donde hoy es Cayasta.
La zona elegida era tierra de calcines y mocoretaes. Había buenos pastos, abundante pesca, caza de venados y ñandúes, también madera para construir el fuerte.
Todos trabajaron afanosamente, limpiaron los terrenos, cultivaron la tierra, cuidaron el ganado, construyeron sus chozas de barro quinchado, vigilando incansablemente no ser sorprendidos por los aborígenes.
LA FUNDACIÓN DE SANTA FE
El acto de fundación se cumplió un domingo 15 de noviembre de 1573 en la Plaza de Armas, por Juan de Garay según las reglas establecidas para tal ocasión. Plantó un rollo (tronco de algarrobo) que significaba la autoridad del rey y la justicia, realizó la ceremonia de cortar hierbas y dar mandobles en el aire con su espada tomando posesión de la tierra en nombre del rey mientras decía
“Yo Juan de Garay, Capitan y Justicia Mayor en esta conquista y población del río Parana y Río de la Plata. Digo que… por virtud de los poderes que para ello tengo,fundo y asiento y nombro esta ciudad de Santa Fe en esta provincia de calcines y Mocoretaes, por parecerme que en ella hay partes y las cosas que convienen para la perpetuación de dicha ciudad, de agua y leña y pastos que quiera, y casa y tierra y estancias para los vecinos y moradores de ella…
La primera Santa Fe tenía seis manzanas de este a oeste y once de norte a sur. Cada manzana estaba dividida en cuartos que se llamaban solares.
Garay reservó unos solares para su vivienda, el Cabildo, la Iglesia Matriz, la iglesia San Francisco, la Iglesia San Roque, la Iglesia de los Jesuítas, la Iglesia de la Merced y la iglesia Santo Domingo. Repartió el resto entre sus acompañantes y luego distribuyó terrenos en las afueras de la ciudad, donde comenzaron a instalarse chacras y mas lejos, estancias.
BUSCANDO UN LUGAR PARA VIVIR: SANTA FE DE LA VERA CRUZ
El lugar elegido por Garay no resultó muy conveniente: estaba alejado de las aguas profundas del Parana y demasiado cerca de los peligrosos aborígenes del Chaco, que atacaban el poblado constantemente.
La vida de santa fe fue muy difícil al comienzo. La agricultura y la ganadería sólo eran practicadas en tierras cercanas al Parana, porque fuera de ese límite no había agua y habitaban aborígenes enemigos, así como animales feroces.
Los pobladores deSanta Fe decidieron trasladar la ciudad mas al sur. En 1653 comenzó la primera etapa del traslado, que finalizó en 1660.
Mas al sur, en el pago de la Vera Cruz, encontraron un lugar rodeado por agua, un poco mejor que el abandonado porque brindaba mayor protección frente a los aborígenes. Esta nueva ciudad se llamó Santa Fe de la Vera Cruz y es la que hoy estamos habitando.


ROMANCILLO DE SANTA FE
Río abajo, río abajo
Con sus bravos asunceños
“sus mancebos de la tierra”,
va Garay tras de su sueño.
Partió un 14 de abril


¡Qué fecha para el recuerdo!

Por el río van sus naves
Por la tierra, con paso lerdo,
Va el ganado. Busca el sitio
Y el peligro no lo arredra,
Es que se han propuesto abrir
“nuevas puertas a la tierra”.

Varios meses navegando…
El indio tal vez lo acecha…
Frente al río Quiloazas,
Dónde éste sus aguas echa
Se para la expedición…
Garay mira la pradera
Busca lugar apropiado
Para plantar su bandera…

El campo es flor, buenos pastos
Agua abundante, alimento,
Hay caza y pesca y madera
Clima sano, abundamiento…

Y en un 15 de noviembre
Funda en tierra de “Calchines”
La ciudad de Santa Fe,
Cumpliendo uno de sus fines.
Autora: D. J. J. Yanuzzi
SANTA FE
Quiero izar esta bandera
Para que todos la vean flamear
Con su grandeza y altivez.Tiene colores sublimes porque
Es estrella invencible
Mi provincia la gloriosa
Santa Fe.

Santa fe la de la costa
De la pesca y arrocera
En el norte algodonera
Ganadera y forestal
En el oeste sos tambera
Y en el sur esta el cereal.

Santa Fe, Santa Fe
Hoy quiero cantarle
Con el alma un chamamé.
Y también cantaré
A mi paisanada que
Jamas olvidaré.
Santa Fe, Santa Fe
Donde tengo todos mis amores
Mis amigos y por eso
Yo les pido cuando me llame
El supremo que me entierren
En el suelo de mi linda
Santa Fe.




LA LEYENDA DEL TIMBÓ
 Era un viejo cacique indio: alto, musculoso, de melena tirando a gris y de plumas rojas bajo la vincha. La india que compartía su toldo le había dado varios hijos varones seguidos y recién al final, una hija, la cual fue criada como una princesa, salvaje, es cierto, pero con mimos de princesa. Al llegar a los quince años, esta se enamoró del hijo del cacique de la tribu vecina que era enemiga, y como por las leyes indígenas no podían unirse en matrimonio, se unieron ellos por voluntad de amor ante el maximo sacerdote de sus creencias primitivas, que era el Sol. Y la princesa, así, desapareció del toldo, o sea del hogar, pues el hijo del cacique, huyendo a su vez de los suyos, le había llevado lejos. El padre de la joven, desesperado, salió con ungrupo de guerreros a rescatar a su hija. En su busqueda cruzaron bosques, ríos, arroyos, escalaron serranías, andando durante meses bajo las lunas blancas.
Pero llegó el invierno, y los guerreros creyendo que el cacique había enloquecido de dolor y creyendo a la vez que la princesa no iba a ser hallada, lo abandonaron.
Continuó el viejo cacique la búsqueda él solo; pero ya no era el jefe, el tubicha, quien lo sostenía en su intento, sino su amor de padre. De tiempo en tiempo se detenía y apoyaba una de sus orejas en la tierra, siempre en la esperanza de oír, a lo lejos las pisadas de la princesa buscada.
Así pasó el invierno. Al llegar la primavera, los guerreros partieron en busca del cacique y luego de mucho andar lo hallaron muerto. Al intentar levantarlo, notaron que una de sus orejas estaba unida a la tierra como con raíces. Con cuidadoso esfuerzo lo levantaron, pero la oreja quedó unida al suelo.
Y de esa oreja nació una plantita que fue creciendo, creciendo hasta convertirse en un grande y hermoso arbol al que pusieron nombre de Timbó; y ese arbol tiene las semillas con la forma de la oreja humana de color oscuro, como fue la oreja del viejo indio, que murió pegada su cabeza a la tierra en la esperanza de oír los pasos de la hija que volvía.





Política de privacidad